El Marrón Más Caro del Mundo

En homenaje a Manuel Rodríguez Gámez, 'El Romo'

Blog - Foro de la Memoria - Redacción El Independiente de Granada - Sábado, 26 de Junio de 2021
Fue asesinado en 1936 por los golpistas y, pese al intento de los largos años de dictadura franquista de borrar la memoria de las víctimas, la familia se aferra a los delicados recuerdos que han podido recomponer para rendirle tributo.
Manuel Rodríguez Gámez y Resurrección Román Serrano, en la única fotografía que conserva la familia.
Fotografía familiar publicada en 'Historias desenterradas. Las Gabias 1936'
Manuel Rodríguez Gámez y Resurrección Román Serrano, en la única fotografía que conserva la familia.

Esta es la historia de Manuel Rodríguez Gámez, 'El Romo', un labrador al que los golpistas fusilaron en Víznar. Son los trazos que su familia, ayudada por la investigación de personas comprometidas con la recuperación de la Memoria Histórica como Manuel Izquierdo Rodríguez, autor de 'Historias desenterradas. Las Gabias 1936', ha podido recomponer. Porque al dolor por el asesinato y a las consecuencias que tuvo para su esposa y los seis hijos de la pareja, se suma la otra dura represión, la del silencio que sufrieron durante los largos años de dictadura franquista. Un silencio impuesto para tratar de borrar la memoria de las víctimas del franquismo. 

Pero mucho más fuerte que esa desmemoria que se pretendía imponer es el afán de su familia por recordarle. Aferrados a la única imagen que conservan de Manolo 'El Romo' y a los recuerdos de quienes le conocieron y oyeron hablar de él, la memoria sigue abriéndose paso. 

Conocido por Manolo "El Romo", hermano de Juanillo "El de Velas".

Nació el día 5 de septiembre de 1889 en Gabia Grande, y fue asesinado cuando contaba con 47 años de edad.

Según el libro "Los últimos días de Lorca", aparece su nombre en la relación de fusilamientos en Víznar, según las listas originales entregadas por el Gobierno Civil de Granada al puesto de mando del sector de Víznar, siendo fusilado por orden de la Comandancia Militar el día 5 de noviembre de 1936 en Víznar.

En dicho libro se le cita como vecino de Gabia Grande, de profesión Carrero, aunque en realidad lo cogieron en Santa Fe, donde estaba viviendo en el año 1936.

Sin embargo, en la inscripción de su fallecimiento en el Registro Civil de Las Gabias al Tomo 30, Folio 68, efectuada fuera de plazo, los datos son erróneos, pues aparece como fecha de su muerte el día 12 de marzo de 1938 en Pulianas, cuando en realidad, según los datos antes expuestos fue fusilado y enterrado en una fosa común en Víznar el día 5 de noviembre de 1936.

Su verdadera dedicación era la de labrador y estaba domiciliado en Santa Fe, donde llevaba poco tiempo viviendo.

Su esposa era Resurrección Román Serrano y a su muerte dejó 6 hijos: Carmela, Manuel, Miguel, Nieves, Josefa y José Rodríguez Román.

Perfil de Manuel Rodríguez Gámez recogido en el libro "Historias desenterradas. Las Gabias 1936", cuyo autor es Manuel Izquierdo Rodríguez. 



El acta de defunción forma parte de la extensa documentación recopilada por Manuel Izquierdo Rodríguez para su trabajo. 

"En aquellos tiempos no se hablaba de nada, no ya en mi casa, en ningún sitio", recuerda Carmelo Rodríguez, nieto de 'El Romo', que tiene muy presente ese repetido "No habléis, que os puede escuchar alguien"

En una conversación con El Independiente de Granada, Carmelo Rodríguez, uno de los nietos de Manuel, cuenta lo que sabe de su abuelo. "Muy poco", admite con desazón. "Me pesa", asegura. Porque Carmelo, de 73 años, recuerda que "en aquellos tiempos no se hablaba de nada, no ya en mi casa, en ningún sitio". Y tiene muy presente ese repetido "No habléis, que os puede escuchar alguien". 

Manolo 'El Romo' "procedía de Gabia, mi abuela también. Era agricultor y vivían cómodamente. Era muy conocido". Según su nieto, "llevaba las cuentas de UGT". 

De su abuelo le habló un compañero de trabajo en la Fábrica de Harinas. Era bastante mayor que Carmelo y le contó lo poco que sabe de él. Como que un día, en El Americano, el bar que estaba frente a las dependencias que se utilizaban como cárcel, un preso reconoció su voz y le pidió tabaco. Hizo cinco o seis intentos y logró hacérselo llegar. 

Después de ese episodio llegaría "un chivatazo". "Lo cogieron, se lo llevaron y desapareció". "Mi abuela eso lo sufrió mucho, imagínese", cuenta Carmelo, que perdió a su madre a los seis años y se crió con la abuela Resurección. Tras el asesinato a manos de los golpistas la familia, "bien situada", como recuerda su nieto, lo perdió todo. "A mi abuela la obligaron a firmar en el Registro la venta de las tierras y de los bueyes. La dejaron sin nada". Fue una hermana de Resurrección, que tenía una fábrica de harina, la que "le ayudó mucho". 

Carmelo, que ha pasado 40 años de su vida en Barcelona y regresó hace 9 a Santa Fe, donde está ahora instalado, recuerda que Resurrección Román "perdió la cabeza". "Mi abuela, la pobretica, sufrió mucho".

Manuel Rodríguez Gámez y Resurreción Román Serrano en la única fotografía que conserva la familia. 

La fotografía y documentos de Registro, como una partida de nacimiento, son "el único recuerdo" documental que queda de los abuelos, transmite a este diario otro de los nietos, Juan Daniel Gómez, que explica lo que han significado los trabajos para la exhumación de víctimas del franquismo en el Barranco de Víznar desarrollados por un equipo de la UGR y de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica. "Se viven con inquietud y con las ganas de encontrarlo". Porque como bien resalta, su madre, ya fallecida, "no se pudo llevar la tranquilidad" de haberlo encontrado. Habría sido "un regalo" para ella. "Poder despedirse de él, poder llevarle unas flores". 

"Era de izquierdas y luchó por los derechos de los trabajadores", enfatiza Juan Daniel, otro de sus nietos

Manuel Rodríguez Gámez 'El Romo' "era de izquierdas y luchó por los derechos de los trabajadores", enfatiza Juan Daniel. Recuerda que, cuando murió Franco, en su casa "lloraron". Y él lo pudo comprender después, porque "pudieron quitarse ese peso tan grande", el de "disimular" y "tapar" que había sido víctima del franquismo, "por miedo a la represión".

Por ese motivo, la localización de las fosas y la excavación para exhumar a las víctimas supone "cerrar un círculo". Las familias de las víctimas del franquismo, enfatiza, "no queremos dinero, queremos un reconocimiento a esas personas que murieron por tener lo que tenemos ahora". "Y agradecemos el inmenso trabajo por poner luz y cara a un hecho tan dramático". 

Este es un espacio para el recuerdo y el homenaje a las víctimas del franquismo.

Para que nunca se olvide. Para que nunca se repita. 

En colaboración con y las asociaciones memorialistas de la provincia de Granada. 

Puedes leer aquí los reportajes de la nueva temporada del Foro de la Memoria:

Si no tuviste oportunidad o quieres volver a leerlos, estos son los reportajes de la segunda temporada del Foro de la Memoria:

Puedes consultar también los reportajes de la primera temporada del Foro de la Memoria en los siguientes enlaces:

----------------------------------------------------------------------