El Patronato Provincial de Turismo de Granada, en Fitur 2022
El plan fue avalado por el Consejo de Memoria en julio, pero la Junta dejó pasar todo el año antes de aprobarlo

La Junta consuma su desinterés por recuperar la Memoria Democrática al aprobar a tres días de finalizar el año el plan para 2021

Política - María Andrade - Lunes, 10 de Enero de 2022
El gesto del Gobierno andaluz supone una falta de sensibilidad hacia las familias de las víctimas del franquismo que luchan desde hace décadas para recuperar su memoria, y el desprecio al trabajo de investigadores y colectivos memorialistas.
Detalle del Memorial a las víctimas del franquismo junto a las tapias del cementerio de Granada, Lugar de Memoria Histórica de Andalucía.
IndeGranada
Detalle del Memorial a las víctimas del franquismo junto a las tapias del cementerio de Granada, Lugar de Memoria Histórica de Andalucía.

La inacción de la Junta para recuperar la Memoria Democrática en Andalucía, por su manifiesto desinterés y el deseo de no molestar a la ultraderecha de Vox, ha quedado completamente al descubierto, si aún no era suficiente la denuncia de las asociaciones memorialistas andaluzas, al aprobar a tan solo tres días de que finalizara el año el plan con las medidas a ejecutar en 2021.

El Plan Anual de Memoria Democrática para 2021, elaborado por la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, que es la que tiene ahora esas competencias, entró de urgencia en la sesión del Consejo de Gobierno del 28 de diciembre de 2021, la última reunión del Gobierno andaluz del año, y fue publicado en BOJA el 31 de diciembre, el último día del ejercicio. Su aprobación no fue mencionada en la rueda de prensa, ni recogida entre los asuntos que destaca la Junta de los tratados en la sesión.

El gesto resume a la perfección la actitud del Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos, siempre bajo la supervisión de Vox en políticas como la Memoria Histórica o la igualdad, en esta materia. En noviembre pasado, una multitudinaria manifestación en Sevilla denunció el incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica por parte de la Junta de Andalucía y el retroceso en las políticas de Memoria por exigencia de la ultraderecha de Vox al Gobierno de Juan Manuel Moreno.

Tras la aprobación de la Ley andaluza de Memoria Histórica y Democrática, quedó diseñado el primer plan para ejecutar estas políticas al amparo de la nueva legislación y darle el necesario impulso para indagar, localizar y exhumar los restos de las víctimas del franquismo que aún yacen en fosas comunes repartidas por todo el territorio. Ese plan tenía vigencia desde 2018 a 2022 y establecía medidas específicas y recursos para su ejecución. A su vez planteaba la aprobación de planes anuales para desarrollar los objetivos concretos de cada anualidad. Eso es lo que el Gobierno andaluz ha aprobado antes de cerrar el año.

El propio acuerdo del Consejo de Gobierno especifica que el Plan Anual de Memoria Democrática para 2021 aprobado ese día lo que hacía era "priorizar" las actuaciones encaminadas a la exhumación de fosas y posterior identificación genética, en los casos que sea posible, de los restos recuperados. Difícil tarea llegando en el último día del año.

Además, ese documento había recibido el preceptivo visto bueno del Consejo de Memoria andaluz, en el que están representadas las asociaciones para la recuperación de la Memoria Histórica en Andalucía, universidades, agentes económicos y representantes de la Administración. Esa reunión del Consejo de Memoria se celebró el 27 de julio, según consta en el expediente. En esa reunión, según las consultas realizadas por El Independiente de Granada, la Consejería de Cultura y Patrimonio trasladó a sus integrantes que la aprobación por parte del Consejo de Gobierno de la Junta era cuestión de días. Desde el seno del Consejo de Memoria lamentan la "poca sensibilidad" demostrada por la Junta y "el desmantelamiento" de las políticas ya planificadas desde 2018.

Según el informe de la Coordinadora Andaluza por la Memoria Histórica y Democrática, en las cuentas previstas para el año 2021 se produjo "un recorte global de más del 13 por ciento respecto al año anterior y de un 44,7 por ciento respecto a lo previsto para esta anualidad en el Plan Cuatrienal de Memoria Democrática para Andalucía (2018-2022)". A ello se suma la escasa ejecución presupuestaria. Así, según los datos de la Coordinadora, la ejecución presupuestaria durante el año 2019 no llegó al 50 por ciento, la del año 2020 ni siquiera alcanzó el 17 por ciento. 

La Junta de Andalucía ha perdido 2021 para dar un impulso a estas políticas, que han salido adelante con el respaldo del Gobierno central, bien a través de aportaciones propias o vía Federación Española de Municipios y Provincias

Entre el recorte presupuestario de partida y el bajo porcentaje de ejecución por no promoverse más actuaciones, la Junta de Andalucía ha perdido 2021 para dar un impulso a estas políticas, que han salido adelante con el respaldo del Gobierno central, bien a través de aportaciones propias o vía Federación Española de Municipios y Provincias. 

Al respecto, según el balance que hizo público a principios de diciembre la Coordinadora Andaluza por la Memoria Histórica y Democrática, de 49 intervenciones en fosas que se estaban llevando a cabo en ese momento en Andalucía, solo en una participaba la Junta con financiación, la de Pico Reja, en Sevilla, "y porque estaba comprometida por convenio desde 2017". "Las 49 intervenciones en las que se está trabajando está sufragadas por financiación del Gobierno de España y por diputaciones y ayuntamientos".

Y como trasladan desde el Consejo de Memoria a este diario, la participación de la Junta ni siquiera se hace con recursos propios, sino a través de transferencias que llegan del Estado. 

En el caso de Granada los fondos llegados del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, bien directamente o a través de la FEMP, han permitido llevar a cabo importantes intervenciones durante 2021, como la intervención en las fosas de Víznar -con una segunda fase pendiente de la aportación que debe llegar a través de la Junta-, o en el cementerio de Padul, entre otras muchas. 

Trabajos en una de las fosas de Víznar el pasado año. subdelegación del gobierno

No solo no se ha actuado decididamente por parte de la Junta para impulsar proyectos sobre exhumaciones, tampoco en la inscripción de nuevos Lugares de Memoria Histórica de Andalucía. Son 34 los que esperan la inscripción, ya tramitada. También está pendiente la constitución del comité para la retirada de la simbología franquista. Dos pasos que evidencian con más claridad aún el desinterés de la Junta. 

Todo ello ocurre en un contexto en el que el propio presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, ya ha expresado su intención de derogar la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía para sustituirla por una Ley de Concordia. PP y Ciudadanos han evitado que esa Ley de Concordia lleve únicamente el sello de Vox, y no respaldaron en el Parlamento el texto que llevó la ultraderecha. No obstante, Moreno trasladó en sede parlamentaria que su objetivo es derogar la Ley de Memoria, que considera una ley "de parte", para sacar adelante una de Concordia. 

Cabe recordar que, al inicio de la legislatura y para complacer a la ultraderecha, el Gobierno andaluz sustituyó la Dirección de Memoria Democrática por un Comisionado para la Concordia. 

Más información: