Piropos poéticos
El poema rítmico de la peruana Victoria Santa Cruz abrió una espectacular sesión

'¡Me gritaron Negra!': Ellas cantan Blues

Cultura - Juantanamera García - Domingo, 18 de Diciembre de 2022
Si te gusta la buena música, una crónica para no perderte de un espectáculo a ritmo de blues.
Suzette Moncrieff y La Blues de Gas Band, en el Isabel La Católica.
J.T.M.
Suzette Moncrieff y La Blues de Gas Band, en el Isabel La Católica.

"El 10 de agosto de 1920 Mamie Smith grabó, por casualidad, la canción Crazy Blues. Vendió 75.000 copias el mes de su lanzamiento. Ante semejante éxito, en los años siguientes, se sucedieron numerosas grabaciones de intérpretes femeninas a la vez que aparecían diferentes sellos discográficos. Sin embargo, la mayoría de ellas, a pesar de sus extraordinarias realizaciones artísticas, son desconocidas para el público", quien dice esto es el periodista y escritor Paco Espínola, autor y editor del libro Blues de Gas, una enciclopedia con 266 biografías de las mujeres que practicaron la música del diablo desde esa fecha. Y su redactor puntualiza: "Si los hombres gobernaron en el blues, fueron mujeres cantantes, instrumentistas y compositoras, quienes sacaron el blues del profundo Sur y lo introdujeron en las ciudades más cosmopolitas del Norte: Kansas City, Chicago y Nueva York". Y además lo llevaron a Europa.  

 Así el año uno antes de la pandemia saltó a los escenarios con un concierto colorista e ilustrado, en un formato de conferencia concierto muy nutritivo, que ahora se ha recompuesto en el espectáculo ‘¡Me llamaron negra!’, que se estrenó en el teatro Isabel la Católica

Este trabajo podía ser un libro más en las estanterías musicales de las librerías, pero ha tenido una feliz prolongación en tres dimensiones. Así el año uno antes de la pandemia saltó a los escenarios con un concierto colorista e ilustrado, en un formato de conferencia concierto muy nutritivo, que ahora se ha recompuesto en el espectáculo ‘¡Me llamaron negra!’, que se estrenó en el teatro Isabel la Católica.

Es uno más de los títulos que han nacido aquí, y me acuerdo del musical My Way sobre Frank Sinatra puesto en marcha por la Oolyakoo Big Band, o el que inspiró María Dolores Pradera a Ángela Muro: La flor de la canela, por citar un par de ellos, con recorrido estatal luego. ‘¡Me llamaron Negra!’ se acerca ahora más al formato concierto que en su versión beta, sin perder sus características didácticas, pero con ritmo ya de directo. Una gran, muy original y necesaria propuesta en torno al blues de mujer en una ciudad donde este género es muy apreciado, como se desprende solo viendo la película Granada Blues, o asistiendo a las numerosas jams que se realizan semanalmente en nuestros locales. Interesante también porque pone sobre el escenario componentes de orgullo racial, poder feminista y de libertad sexual, yendo por este lado mucho más allá en su reivindicación de una serie de canciones meramente interpretadas en vivo.

Suzette Moncrieff, espectacular el Isabel La Católica. J.T.M.

El poema rítmico ‘¡Me Gritaron Negra!’ de la peruana Victoria Santa Cruz, en una presentación dramatizada y escalofriante, más con su iluminación oscura de luces verticales como rayos, fue la apertura de la sesión

El poema rítmico ‘¡Me Gritaron Negra!’ de la peruana Victoria Santa Cruz, en una presentación dramatizada y escalofriante, más con su iluminación oscura de luces verticales como rayos, fue la apertura de la sesión. En el centro estuvo la cantante estadounidense/andaluza Suzette Moncrieff, especialista en blues, soul y jazz residente en la Costa del Sol a la que hemos escuchado en formaciones como la Lito B.B. o los Southern Cats en el festival de Jazz. Pletórica en sus interpretaciones y ajustadamente seria en sus poderosas presentaciones. Por detrás de ella La Blues de Gas Band, compuesta por Javier Avilés (guitarras), Agustín Puertas (bajos) y Luismi Jiménez (batería) armando la base sonora con eficacia y conocimiento de causa de todos los palos del Blues, desde el sureño y rural con retrosabor a baquelita al eminentemente roquero de las últimas damas aludidas. Además más o menos cronológicamente: de Mamie Smith o Ida Cox, hace un siglo ya, a la más cercanas Janis y Etta James, o la arrolladora Beth Hart anteayer mismo. Hubo momentos para recordar a Memphins Mininie, Li Green, Big Mama Thornthon,  Nina Simone, Billie Holiday…o Rosetha Tharpe, a cuyos conciertos ingleses de 1963, como relató Suzette, acudieron unos imberbes Eric Clapton, Jeff Beck y Keith Richards, y el resto es historia (y reconocida). Como adaptación más personal, entre una quincena de aludidas, añadieron en el primer bis una funkeada Macorina de Chavela Vargas.

Suzette Moncrieff  y La Blues de Gas Band, saludan al público tras la brillante actuación. J.T.M.

Un teatro prácticamente lleno en su platea aplaudió este espectáculo en su estreno granadino. Lujosa premier de un título que sin duda será también ovacionado en otras plazas porque lo merecen todas estas ‘sin sombrero’ del Blues y el elenco que lo pone en pie con tanta intención.