Recicla la ropa que ya no usas. Es un mensaje del Ayuntamiento de Granada

Los Reyes Magos llegan por adelantado a Cáñar

Ciudadanía - A.F. - Lunes, 6 de Abril de 2020
En un bando municipal, el alcalde agradece a los más pequeños su buen comportamiento durante el estado de alarma y anuncia que los Reyes Magos han dejado un obsequio para ellos.
El alcalde agradece su comportamiento a los más pequeños.
turgranada
El alcalde agradece su comportamiento a los más pequeños.

Los tres Reyes Magos llegaron con mascarillas y guantes y dejaron una bolsa de chucherías para cada uno de los niños del municipio. Así lo explica el alcalde, Manuel Álvarez, en el bando dirigido a los más pequeños, en una iniciativa con la que quieren animarles durante el confinamiento.

"La pasada noche llegaron Melchor, Gaspar y Baltasar a nuestro Ayuntamiento, todos ellos con guantes y mascarillas, siguiendo las recomendaciones sanitarias ante el coronavirus y dejaron una bolsa de chucherías para cada uno de los niños del pueblo, dejándonos encargados de su reparto cuando acabe este confinamiento. Así, una vez acabe esta situación, os haremos llegar a cada uno de vosotros el presente dejado por Sus Majestades".

Surgió de una conversación informal con un funcionario del Ayuntamiento y se ha plasmado en un escrito que se entregará a cada pequeño elogiando su conducta durante el confinamiento, según explica el alcalde, Manuel Álvarez, que agradece a todos los vecinos, especialmente a los más pequeños, el "gran comportamiento" y el "respeto" a las restricciones de movilidad implantadas por el Gobierno para la lucha contra el coronavirus. "Lucha que, gracias a vuestro buen hacer, seguro que vamos a acabar ganando".

El texto aprovecha para recordar normas básicas en esta crisis sanitaria: "nos dejaron el encargo de recordaros que no olvidéis lavaros bien las manos varias veces al día, si necesitáis toser, lo hagáis sobre el codo, tengáis precaución y respetéis el encierro mientras dure esta situación".

El municipio alpujarreño de Cáñar tiene unos 350 habitantes censados, de los que 200 viven habitualmente en el pueblo. Son cerca de medio centenar de niños y niñas.