'Antonio Rosales, Enrique Santaella y Juan Lorente. Los enfermeros de la Diputación de Granada asesinados en Víznar'

Blog - Foro de la Memoria - Silvia González - Sábado, 14 de Agosto de 2021
Excepcional trabajo de investigación de Silvia González, de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica, que ha logrado recomponer el trágico final de tres profesionales sanitarios de la Diputación granadina.
Antonio Rosales, Juan Lorente y Enrique Santaella (de izquierda a derecha).
Imágenes cedidas por sus familiares.
Antonio Rosales, Juan Lorente y Enrique Santaella (de izquierda a derecha).
“Son menos cuarto, ya solo faltan quince minutos para que la hora llegue de marchar, de marchar a aquel caserón grande donde los curas con sus capas negras tapan a los sumisos soldados como si fueran las enaguas de una mesa camilla; muchos confesaran de nuevo, porque igual que mi compañero habrán pecado. Yo no me confieso, creo que soy bueno en el sentido de la palabra; a nadie ofendo con nadie me meto, ¿para qué confesar? No he tenido ningún remordimiento y sÍ un sentimiento quebrantado y que mucho me hace sufrir; yo quisiera oír una confesión de aquel que sin padre me dejó. ¿Qué diría?, en su alma tendrá remordimiento, que sufra, que pene por lo que hizo es lo único que quiero…(cómo me voy a confesar si precisamente el que confiesa debe perdonar a sus enemigos..).”[1]

Es 8 de abril de 1938, Miguel Rosales Machado está en algún punto del territorio español movilizado obligatoriamente con el Ejército sublevado, 17 curas confesaban ese día a la tropa, pero a él solo le ocupa el recuerdo de su padre asesinado en 1936 en el barranco de Víznar.

Un hecho acontecido en el Hospital de San Juan de Dios será determinante en la situación de Antonio Rosales Ruiz enfermero desde 1929 de esta institución[2]. Estando atendiendo a un herido se presentó alguien que le exigió a él y al médico que dejaran morir al “rojo”. Como dice su nieto Alejandro: “Ambos, como manda el juramento hipocrático, hicieron su trabajo con honor”, a pesar de recibir amenazas de muerte. Al día siguiente el médico advirtió a Antonio para que no volviera ese día al trabajo por el peligro que corría, él sostenía que no había hecho nada y por tanto no tenía nada que temer. 

Antonio Rosales Ruiz en la puerta del Hospital con un compañero vigilante.

Pero el trágico destino de Antonio Rosales está entrelazado con el de otros compañeros; Enrique Santaella Puga[3], enfermero también de San Juan de Dios y Juan Lorente Lorente[4], enfermero del Hospital San Lázaro, que, junto a José Jiménez García[5], formaban parte de la Junta Directiva Sociedad Obrera “La Sanidad” adscrita a la Unión General de Trabajadores[6]. Todos detenidos los primeros días del golpe.

El Defensor de Granada de 12 de enero de 1932.

Josefa Téllez, mujer de Juan Lorente, describe estas detenciones, llevadas a cabo por “Agentes de la Autoridad” que tuvieron lugar a finales de Julio de 1936: “Como viera que mi marido no venía a casa me apresuré a ir al Hospital, para informarme de las causas que motivaban su ausencia, y entonces pude comprobar que, en unión de otros empleados del referido Hospital, había sido detenido y conducido a la Comisaría de Vigilancia de esta capital, donde permaneció algún tiempo, pasando después a la cárcel de Granada (..).[7]

“Habiendo sido detenidos por la Autoridad Gubernativa como sospechosos (..) acuerda suspender a todos de empleo y sueldo, debiendo comunicarle al Interventor sus efectos"

Estas son corroboradas por un documento de 10 de agosto de 1936 de la Comisión Provincial en la que se dice que “Habiendo sido detenidos por la Autoridad Gubernativa como sospechosos (..) acuerda suspender a todos de empleo y sueldo, debiendo comunicarle al Interventor sus efectos.”[8] La resolución aparecerá en el BOP de 15 de agosto del mismo año. Han comenzado las primeras depuraciones en la Diputación de Granada.

Boletín Oficial de la Provincia de 15 de agosto de 1936.

SESIÓN DE LA COMISIÓN PROVINCIAL DE 10 DE AGOSTO DE 1936

Habiendo sido detenidos por la Autoridad Gubernativa como sospechosos, Melchor Pulido Guzmán, vigilante de personal subalterno, Ramon Ramos Robles, Portero, Fernando Martin Jiménez, Ayudante de cocina, Juan Martin García, enfermero, Enrique Santaella Puga, enfermero, José Jiménez García (mayor) enfermero, José Jiménez García (menor), enfermero, y Antonio Rosales Ruiz, enfermero, todos ellos del Hospital de San Juan de Dios, así como José Sánchez Medina, mecánico, Juan Lorente Lorente, enfermero y Tomas Torrente Rueda, Ordenanza de la Administración, pertenecientes al Hospital de San Lázaro.

La COMISIÓN ACUERDA suspender a todos de empleo y sueldo, debiendo comunicarle al Interventor sus efectos.

EL SECRETARIO 13 DE AGOSTO DE 1936-Cumplido el anterior acuerdo.

El acuerdo se publicará en el BOP en forma de extracto el día 15 de agosto de 1936

Según relataría años después a su nieta, tras la detención de Enrique Santaella, su mujer María Jiménez que había trabajado como enfermera del Hospital de San Juan de Dios[9], se dirigió a la comisaría con una amiga y allí lo encontró. Este al ver a su hijo Enrique “le dio tal abrazo que le dejó marcas”. Embarazada de su segundo hijo, Juan, estuvo acercándose a la cárcel Provincial a llevarle víveres hasta que a finales de agosto le dijeron que ya no estaban allí.  Desesperada, llorando y gritando salió decidida a saber qué había ocurrido con su marido.

Enrique, antes de morir, había entregado el reloj, el anillo y la foto de su hijo y de su mujer a uno de sus captores para que se los diera a su familia. Tras el fusilamiento las fotos serían quemadas al pie de un olivo guardándose el asesino el reloj y el anillo

Días más tarde coincidiría en el Zacatín con un compañero vigilante del Hospital a quien suplicó que le diera noticias de su marido, este le confirmó que se lo habían llevado a fusilar a Víznar. Enrique, antes de morir, había entregado el reloj, el anillo y la foto de su hijo y de su mujer a uno de sus captores para que se los diera a su familia. Tras el fusilamiento las fotos serían quemadas al pie de un olivo guardándose el asesino el reloj y el anillo.

Fueron varias las visitas que recibió de las autoridades para revolver y registrar su casa, sin duda, buscando información subversiva con la que justificar el asesinato de quien era el vicesecretario del sindicato “La Sanidad”.

Antonio Rosales y Enrique Santaella Puga serían fusilados, el día 24 de agosto de 1936. Según contaría María Alcalá Castillo, una de las testigos en el expediente fuera de plazo de Antonio, ella “fue al campamento de prisioneros de Víznar acompañada de María Jiménez Flores (esposa de Enrique Santaella) y en un pequeño barranco próximo a la carretera de dicho pueblo vieron cinco cadáveres[10]".

Antonio Rosales.
Enrique Santaella.
Juan Lorente.

¿Estaban entre esos cinco cadáveres los de Juan Lorente, José Jiménez García y su hijo? Sabemos que Josefa Pérez declaró que su marido permaneció en la cárcel “por espacio de veinte días aproximadamente y a esta iba yo a llevarle alimentos y correspondencia a diario, pero pasada esta fecha un día me dijeron que allí no se encontraba e ignoraban el paradero (..)” y por las declaraciones del masón Antonio Mendoza Lafuente que hizo las funciones de enterrador en Víznar: “Al ser de día nos montaron en tres coches y nos llevaron al barranco. Esto ya era el día 25, allí enterramos a 17, entre ellos un maestro de Pinos Genil; a dos enfermeros de San Juan de Dios; padre e hijo (..)”.[11]

La suerte de sus mujeres e hijos sería muy dispar

Para Josefa Téllez, esposa de Juan Lorente, la vida fue un camino lleno de “espinas y abrojos” que solo sus hijas le ayudarían a sobrellevar y que le pasarían factura en forma de enfermedad mental al final de sus días.

Josefa Téllez y Juan Lorente.

Se quedó sin trabajo al enterarse sus empleadores de la “desaparición” de su marido y tuvo que buscar otro gracias al que pudo dar de comer a sus hijas. La mayor, Paquita, moriría con 28 años en el mismo pabellón de antituberculosos en el que había trabajado su padre. Mercedes murió también tempranamente. Ángeles, la mediana, se colocó con siete años en el negocio de unos familiares y falleció, hace apenas unos meses, recordando en sus últimos momentos al padre arrebatado violentamente de su vida.

María Jiménez, esposa de Enrique Santaella, dará a luz a su segundo hijo y pasará una temporada vendiendo higos chumbos en Puerta Real frente a la sede de la Falange. Mujer de gran belleza, más de una vez tuvo que zafarse del acoso de los falangistas con los que se encaró. Mientras trataba de salir adelante sus hijos estaban internos en el colegio de San Rafael. Años más tarde volvería al Hospital como cocinera.

María Jiménez, esposa de Enrique Santaella.

Un día el pequeño Enrique se perdió, no tendría más de 5 o 6 años, según contaría el niño cuando lo encontraron, se había subido a un tranvía “para ir a buscar a su padre”.  Enrique heredó esa inquietud paterna por la participación ciudadana y siempre trató de ayudar a su comunidad.

Mientras Presentación Machado, esposa de Antonio Rosales, sufrió un durísimo golpe al ser reclutado forzosamente su hijo Miguel incorporándose al ejército sublevado. Partió hacia la guerra el 8 de diciembre de 1937.

Presentación Machado con sus hijos, Miguel y Antonio Rosales.
“El día 9 dejo mi casa, dejo a mi pobre madre, ella llora y sufre y yo por mi parte, aunque no lloro llevo el corazón destrozado (..). Por mi parte un fraternal abrazo de mis amigos y del padre de uno de ellos se me queda grabado en la memoria recordándome que perdí a mi padre. Pero la fatalidad quiso otra cosa, y esta mañana he de sufrir por dos cosas. La de marcharme ya es secundaria con los pensamientos que me están pesando y también en la madre que se queda sola y abandonada en medio de la miseria. A las seis de la mencionada mañana ha partido el tren y vamos saliendo de la estación cuando tengo que sufrir un nuevo golpe. Allá donde la vía está mi hermano que se devora por ver si echa la vista encima, el pobre no me ve, yo lo veo y no tengo que hacer sino ocultarme en el fondo del vagón para que no vean mis lágrimas.”[12]

En 1953 Miguel, convertido en enfermero como su padre, decidió emigrar a Argentina. Según le diría a su hijo Miguel Rosales para escapar de esa España que sentía como una “cárcel”, buscando la libertad que habían perdido. Le seguiría su hermano Antonio. Veinte días antes del viaje fallecería su madre Presentación.

Nunca olvidaría su país ni su Granada a la que volvería muchos años después. Pero esta es otra historia.

INSTALACIONES SANITARIAS DE LA DIPUTACIÓN DE GRANADA DONDE TRABAJAN LOS TRES ENFERMEROS

Las dos imágenes superiores corresponden al Hospital San Juan DiosPabellón de tuberculosos. Fachada principal y jardines.Solarium de mujeres.

Todas estas imágenes han sido extraídas del Archivo Fotográfico de Beneficencia.
Este artículo no sería posible sin los recuerdos de los nietos: Alejandro Rosales desde Argentina, Miguel Rosales desde Alfacar, África Santaella desde Granada, y María Josefa Barrientos desde el Prat. Gracias a todos por vuestra confianza.

No hay palabras para dar las gracias al Archivo de la Diputación de Granada, especialmente a Álvaro Ortega, Ángela Congost y su directora Pilar Parra Arcas por la atención y ayuda que me han prestado para este artículo.

Citas bibliográficas:

____________________________________________________________________________________

[1] Rosales Machado, Miguel. Memorias 1937-1939. Pag. 1

[2] AHDPG, Libro de Personal 1928-1929

[3] AHDPG, Expediente Enrique Santaella Puga

[4] AHDPG, Expediente Juan Lorente Lorente

[5] AHDPG, Expediente José Jiménez García (mayor)

[6] El Defensor de Granada, 12-01-1932, pág. 1.

[7] ACHGR, Expediente fuera de Plazo Juan Lorente Lorente

[8] AHDPG, Libro de Actas de la Diputación de Granada. Acuerdo de 10 de agosto de 1936.

[9] AHDPG, Expediente de María Jiménez Flores.

[10] ACHGR, Expediente fuera de Plazo de Antonio Rosales Ruiz.

[11] Molina Fajardo, Eduardo. Los últimos días de García Lorca. Granada, 1983. Pág. 258.

[12] Rosales Machado, Miguel. Memorias 1937-1939

____________________________________________________________________________________

Silvia González es vocal de Familias e Investigación de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica.

____________________________________________________________________________________

Este es un espacio para el recuerdo y el homenaje a las víctimas del franquismo.

Para que nunca se olvide. Para que nunca se repita. 

En colaboración con  y las asociaciones memorialistas de la provincia de Granada. 
________________________________________________________________

Puedes leer aquí los reportajes de la nueva temporada del Foro de la Memoria:

Si no tuviste oportunidad o quieres volver a leerlos, estos son los reportajes de la segunda temporada del Foro de la Memoria:

Puedes consultar también los reportajes de la primera temporada del Foro de la Memoria en los siguientes enlaces:

________________________________________________________________

 

 

Imagen de Silvia González

Vocal de Familias e Investigación de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica.