Piropos poéticos
Un reflexión sobre la renovación del Tribunal Constitucional

El Tribunal Constitucional: otra ocasión histórica desperdiciada'

Política - SalmerónB23 - Lunes, 23 de Enero de 2023
Una reflexión sobre la renovación del Tribunal Constitucional.
Tribunal Constitucional.
wikipedia
Tribunal Constitucional.

Ya han pasado algunos días desde la elección del Sr. Conde Pumpido como presidente del Tribunal Constitucional, y es un buen momento para exponer algunas reflexiones al respecto.

'Sic rebus stantibus', todas las personas de ideas avanzadas y, especialmente, las defensoras del feminismo y del justo equilibrio entre sexos, habrían (habríamos) esperado que resultara elegida la Sra. Balaguer, una persona inequívocamente progresista

En principio, ese acuerdo sería un excelente motivo de satisfacción, dadas las dificultades que debieron superarse para renovar tal órgano y conferirle una mayoría de carácter presumiblemente progresista. Fracasaron, pues, las maniobras y las infinitas dilaciones tramadas desde el Partido Popular para impedir la renovación.

Pero la cuestión no es tan sencilla ni tan placentera. Ni mucho menos. Recordemos que del sector progresista (integrado por siete de los once miembros del TC), dos optaron a su presidencia: el citado Sr. Conde, juez de profesión, y la catedrática de Derecho Constitucional María Luisa Balaguer. Y tampoco debemos olvidar una circunstancia especialmente novedosa y favorable para la igualdad: cinco de sus miembros son mujeres, una proporción nunca antes alcanzada.

Sic rebus stantibus, todas las personas de ideas avanzadas y, especialmente, las defensoras del feminismo y del justo equilibrio entre sexos, habrían (habríamos) esperado que resultara elegida la Sra. Balaguer, una persona inequívocamente progresista, avalada por una indiscutible solvencia jurídica y un notorio y reconocido compromiso por los derechos de la mujer.

Pues no ha sido así. Tras una serie de intrigas que hemos ido siguiendo por la prensa, el Sr. Conde se hizo con la presidencia, gracias, sobre todo, a los votos de las tres mujeres que participaron con la etiqueta de progresistas. Recordemos sus nombres: Inmaculada Montalbán Huertas, María Luisa Segoviano Astaburuaga y Laura Díez Bueso. Estas señoras, receptivas, según se ha publicado y comprobado, a las presiones de La Moncloa, se avinieron a respaldar al pertinaz Sr. Conde y a impedir así un hito histórico: un Tribunal Constitucional presidido por una mujer progresista. Van a tener muy difícil explicar semejante y culposa incoherencia.

Como las actuaciones chuscas suelen a menudo deparar resultados paradójicos, cuando no hilarantes, aquí tenemos un caso: la única mujer que votó a la Sra. Balaguer se encuadra en el sector conservador: la Sra. Concepción Espejel (la “querida Concha” de Cospedal). Huelga decir que ese apoyo, y el de los otros tres conservadores, a la candidatura de la Sra. Balaguer no obedecía, ni por asomo, a simpatía o afinidad con los postulados de la catedrática malagueña, sino al desafecto profundo que les inspira el Sr. Conde. Es bueno aclarar ese aspecto porque algunos personajes y medios afines a la candidatura del Sr. Conde trataron de descalificar a su adversaria deslizando sibilinamente, con la peor de las intenciones, que la Sra. Balaguer era “la candidata de la derecha”, esto es: que no estaba ungida del “impoluto progresismo” del antiguo Fiscal General.

La decisión ya es irreversible y, aunque en el seno del TC empiezan a surgir las primeras incompatibilidades por acciones o declaraciones inoportunas de algunos de sus miembros, es muy de desear que se solventen satisfactoriamente y que esta nueva etapa del TC sea fructífera para todos. Pero qué error, qué vergüenza, qué desperdicio y qué pena...

SalmerónB23, (Pseudónimo de un veterano republicano almeriense, integrante del colectivo cívico Granada Republicana UCAR).