Medidas adoptadas por la Diputación de Granada ante la pandemia del Covid-19
Polémica ceremonia en el Palacio de Carlos V con Torres Hurtado de alcalde

Sean Hepburn defiende su "simulacro de boda" y pedirá a Villafranca 100.000 euros por daños a su imagen

Política - María Andrade - Viernes, 3 de Julio de 2015
Acompañado por el concejal Juan García Montero, que ha llegado a participar en la rueda de prensa, tras pedirlo él mismo, para contestar a las insistentes preguntas de los periodistas, el hijo de Audrey Hepburn ha acusado a la directora de la Alhambra de utilizar esta "falsa noticia" para presionar al Ayuntamiento en su "batalla política" y ante los problemas a los que se enfrenta. Fue "una representación escénica con música", defiende, para agasajar a sus invitados y el atuendo, incluido los honores de alcalde de Torres Hurtado, formaban parte de la escenografía de una celebración que fue autorizada y por la que se pagaron las tasas correspondientes. Ha respaldado sus argumentos García Montero, amigo personal y que ayudó en la celebración, "agradecido" por el trabajo que Hepburn hace por la promoción de la imagen de Granada.
Hepburn, sentado, entre su abogado Pablo Luna y el concejal Juan García Montero.
IndeGranada
Hepburn, sentado, entre su abogado Pablo Luna y el concejal Juan García Montero.

Como si rodaran una película de Hollywood, la ceremonia que Sean Hepburn y su esposa celebraron el pasado agosto en el Palacio de Carlos V fue, en palabras de su protagonista, un "simulacro de boda", en la que José Torres Hurtado encarnó el papel de alcalde y Juan García Montero, el de vicealcalde. Esta ha sido la descripción utilizada por Hepburn para defender la ceremonia, insistiendo en su legalidad, porque no fue una boda en el estricto sentido, y contaba con el permiso del Patronato de la Alhambra y el Generalife, al que se pagó las tasas oficiales por la celebración del evento, según ha explicado junto a su abogado, Pablo Luna. 

Por ello, el hijo de la actriz Audrey Hepburn ha emprendido acciones legales contra la directora del monumento. Ve dañado su honor por la publicación de esta noticia y ha interpuesto un acto de conciliación previa. En él le solicita a María del Mar Villafranca que admita que utilizó con fines "personales y políticos" su nombre y su reputación y que pida disculpas. Además, que pague los costes del abogado. En función de que haya conciliación o no, decidirán si proceden por la vía penal, acusándola de injurias, o con una demanda por lo civil por protección del honor y la imagen.

La indemnización que reclama: 100.000 euros por los daños a su imagen, vinculada a las obras de caridad y a organizaciones como Unicef, como ha recordado Hepburn, que ha llegado a citar también cómo esta polémica incide en la imagen de su madre, la recordada actriz, para subrayar que el daño es "doble". 

Tras recordar su larga vinculación con España, los últimos siete años como presidente del Festival Retroback de Granada, y también con Marbella, donde pasaba los veranos y fraguó una amistad con Alfonso de Hohenlohe uno de los impulsores de la imagen internacional de la localidad costasoleña, ha asegurado que su intención fue casarse en este país y para ello comenzó a organizar la ceremonia. Pero las leyes se lo impiden y finalmente e matrimonio por lo civil se hizo en Gibraltar. Pero el plan de agasajar a los invitados en Granada se mantuvo. 

Para ello se había tramitado el permiso ante el Patronato. Ha reconocido Sean Hepburn que Villafranca, a la que conoció en un acto en el que recibió un premio como embajador del turismo granadino, le advirtió de que "nadie se puede casar" en la Alhambra. Pero el permiso tramitado, para el que se le llegó a ofrecer un descuento que según él rechazó, era solo para una ceremonia "especial". En su argumentación, se ha llegado a comparar con la representación del Carmina Burana de La Fura dels Baus, en el seno del Festival Internacional de Música y Danza en los escenarios de la Alhambra, para decir que, pese a la prohibición de ir desnudo y beber alcohol en la Alhambra, "yo he visto a una mujer desnuda en una copa de vino". 

Se ha esforzado una y otra vez en defender la legalidad de la celebración, argumentando que no fue una boda en toda regla, estaba en todo caso autorizada y era conocida por Villafranca. Pero ante la insistencia de las preguntas y para sorpresa de los periodistas, el portavoz del gobierno municipal, el concejal Juan García Montero, ha pedido responder él mismo a algunas de esas cuestiones. Según ha dicho, porque era "bueno aclarar algunas circunstancias, al tener la sensación de que alguno preguntaba como si estuviésemos en un juicio, para esclarecer un hecho delictivo". 

Y tras esa aclaración ha tomado las riendas de las respuestas. Ha respaldado la versión de Hepburn asegurando que se informó "pormenorizadamente" a la Alhambra y enmarcando la difusión de esta noticia en "la tanda de amenazas" de Villafranca al PP, pues las primeras acciones advirtiéndoles del expediente que abrió el monumento llegaron, según García Montero, cuando él mismo denunció supuestas compras millonarias por parte de la responsable de la Alhambra, y tras llamar "tontos del culo" a los votantes del PP. 

Una estrategia, ha defendido, para "perjudicar al PP; ella, que es socialista de carné", ha dicho a los periodistas el portavoz municipal en la rueda de prensa celebrada en un hotel granadino. No hay ningún resquicio de ilegalidad, ha insistido señalando "la normalidad" de la ceremonia, como tantas otras que se celebran en distintos espacios de la ciudad, como el Palacio de los Córdova, donde celebraron un ágape. 

Mobiliario municipal y cuestión de imagen. En su defensa de la legalidad del "simulacro de boda", García Montero ha recordado la vinculación de Hepburn con la ciudad, de la que es embajador turístico. "Estamos muy agradecidos por su trabajo", ha manifestado tras admitir que, como señalaba el informe de la Seguridad de la Alhambra, se utilizó mobiliario del Ayuntamiento, que fue trasladado hasta el Palacio de Carlos V. "Es habitual, en algunas ceremonias, que se utilice material como alfombras, sobre todo en el caso de personas que, como Sean Ferrer, son colaboradoras de la ciudad de Granada", ha justificado el concejal, quien lo ha considerado "una cuestión de imagen". 



 

Sean Ferrer es hijo de Audrey Hepburn y Mel Ferrer, en el primer matrimonio de la actriz, que tuvo otro hijo, Luca, de un segundo matrimonio con Andrea Dotti. Los dos herederos de la actriz mantienen un litigio por su legado, según el Daily Mail, que cita al portal especializado en información de famosos de Hollywood TMZ.com.