Piropos poéticos
'Porque vosotros no sois pueblo, sois escoria'

'Dejadnos en paz'

Opinión - Juan I. Pérez - Domingo, 10 de Abril de 2022

Iros muy lejos de aquí y dejadnos en paz, sí. Los que os habéis aprovechado para enriqueceros de la pandemia, mientras la gente moría sin que sus familiares pudieran asistir a sus entierros y los hospitales se llenaban de pacientes, de miedo, de esfuerzo y valor. ¿Os atrevisteis a aplaudir a las 8 de la tarde?

Vosotros, con título nobiliario, y otros, con apellidos políticos, sus amigos, que cobrasteis comisiones millonarias al inflar los precios de mascarillas o guantes, dais asco. Como a los que aún no os han descubierto, también chantajistas y extorsionadores que, desde un puestecito en la Administración, habéis maniobrado a vuestro antojo. Seguid creyendo que no pasará nada. Porque así quedará menos para que os detengan.

Callaos, callaos de una vez. Dejad de contaminar las noticias y nuestro estado de ánimo. Dejad de hacer comunicados y ruedas de prensa, disolved todos los chanchullos, que si el primo o el hermano, deponed vuestros privilegios y salid con la cabeza bien baja y las manos en alto. Y pedid perdón

Y los que lo habéis permitido, cediendo al tráfico de influencias, que no sabéis como zafaros de vuestra mala práctica. La falta de vergüenza con la que habéis actuado ha llevado la nuestra hasta límites que jamás deberíamos haber conocido.

Callaos, callaos de una vez. Dejad de contaminar las noticias y nuestro estado de ánimo. Dejad de hacer comunicados y ruedas de prensa, disolved todos los chanchullos, que si el primo o el hermano, deponed vuestros privilegios y salid con la cabeza bien baja y las manos en alto. Y pedid perdón.

Y que os acompañen los consejos de administración de las grandes compañías de combustible y los dueños de gasolineras que nos habéis estafado subiendo los precios días antes de la entrada en vigor de los descuentos. Nos tomáis por imbéciles.

Y si aún queda sitio para este viaje sin vuelta, llevaos a los que mandan en las otras empresas energéticas, abusadores de vuestro dominio en un sector clave, que solo os interesa seguir siendo más ricos, sin empatía ni escrúpulos. Como los dueños de la banca que, en los peores momentos, nuevas y más comisiones.

Iros muy lejos de aquí y dejadnos en paz, sí. Pero antes, devolvedlo todo: el dinero, las propiedades, los cargos, las comisiones, la dignidad que os quede y la honorabilidad que algún día se os supuso

Dejad de desanimar a la sociedad. De decirnos que todo fue por nuestra culpa, que si había un vacío legal, un entorno corrompido y una dudosa moral. Y ni oséis declarar que sois reflejo de la sociedad, representantes del pueblo. Porque vosotros no sois pueblo, sois escoria.

Iros muy lejos de aquí y dejadnos en paz, sí. Pero antes, devolvedlo todo: el dinero, las propiedades, los cargos, las comisiones, la dignidad que os quede y la honorabilidad que algún día se os supuso.

Y por último, largaos, sí, pero sin dejar rastro. Ni se os ocurra nombrar sucesores, ni gestores, ni parientes que calienten vuestra silla. No tengáis la cara dura de intentar dejar un legado. Vuestro único legado será la vergüenza. Y tampoco os atreváis a interponeros nunca más entre la gente de bien y sus lícitos objetivos.

Porque en este país aún quedan ciudadanas y ciudadanos, empresas y políticas y políticos honrados que construyen, que siguen luchando por una provincia, una comunidad, un país mejor.

Dejadnos en paz.

 

También te puede interesar: