Plan Recclaje Diputación de Granada.
El Proyecto Revierte, con el respaldo de la Fundación Biodiversidad, cuenta con un presupuesto de 1,7 millones

El proyecto Revierte, liderado por la UGR, impulsa el aprovechamiento forestal sostenible para combatir la despoblación en el noreste de la provincia

E+I+D+i - IndeGranada - Viernes, 19 de Abril de 2024
Gobierno de España, Junta, Diputación, Parque Natural de Sierra Nevada y ayuntamientos respaldan esta iniciativa para la transformación ambiental, social y económica de estas comarcas.
Jornada de presentación del proyecto.
F.J. Rescalvo
Jornada de presentación del proyecto.

El proyecto Revierte, liderado por la Universidad de Granada (UGR) y respaldado por la Fundación Biodiversidad, ha celebrado esta mañana la jornada ‘Personas, bosques, agua y madera. Una alianza indisoluble para el reto demográfico del noreste de Granada’, en la que diversos especialistas han abordado, a través de ponencias y debates, el uso sostenible y tradicional del agua para el desarrollo rural; el aprovechamiento del monte como motor económico para frenar la despoblación en las comarcas del noreste de la provincia; y la creación de una industria local de productos innovadores de madera de kilómetro cero de los pinares y choperas locales para la construcción sostenible en Andalucía. La actividad continúa este sábado con una jornada de campo en torno a la selvicultura y el uso de las acequias tradicionales en el Marquesado del Zenete.

El proyecto se desarrollará hasta finales de 2025 en cerca de 5.000 hectáreas de terrenos forestales, agrícolas y ganaderos 

El proyecto, con un presupuesto total de 1,7 millones de euros, se desarrollará hasta finales de 2025 en cerca de 5.000 hectáreas de terrenos forestales, agrícolas y ganaderos en los municipios de Baza, Benalúa, Castilléjar, Castril, Cortes de Baza, Guadix, Huéneja, Huéscar, Jérez del Marquesado, Orce, Puebla de Don Fadrique y Valle del Zalabí. El objetivo es que la bioeconomía forestal se convierta en el revulsivo de una transformación ambiental, social y económica de estas comarcas. 

"Granada es la provincia más forestal de Andalucía y necesita una industria que dé rentabilidad a los pinares y choperas. Hay que dar vida al monte", resalta Antolino Gallego

Su coordinador, Antolino Gallego, que dirige la Unidad de Investigación de la Madera Técnica de Andalucía (UIMA) de la UGR, ha explicado en una nota de prensa los retos de todo tipo que se plantea Revierte. Retos ambientales, como la gestión adecuada del agua, la protección de la biodiversidad y la prevención de los grandes incendios forestales mediante prácticas selvícolas; sociales, entre ellos "prevenir el abandono de los pueblos involucrando a sus habitantes, sobre todo los jóvenes" y fomentar el asociacionismo y la participación; patrimoniales, a través de la conservación de los parques naturales del entorno (Sierra Nevada, la Sagra, Castril y Baza) y del Geoparque; y económicos, mediante el impulso de una industria local de elementos de madera para la construcción que permita al sector de la edificación emplear productos locales en lugar de traerlos del norte de España, ya que actualmente las empresas del ramo se encuentran e Galicia, País Vasco y Cataluña. "Granada es la provincia más forestal de Andalucía y necesita una industria que dé rentabilidad a los pinares y choperas. Hay que dar vida al monte", ha concluido.

El proyecto tiene entre sus objetivos la creación de empleo verde, tanto en el sector primario, a través de los tratamientos selvícolas necesarios en una gestión forestal sostenible (claras, podas, cortas, etc), como en el secundario, en la industria de madera tecnificada. Además de exponer el ejemplo de Galicia, región líder en España en el sector maderero donde el aprovechamiento de los pinares está permitiendo retener población en los núcleos rurales, se ha puesto de manifiesto el desajuste entre el “crecimiento exponencial” de la construcción con madera -que se ha triplicado en los últimos años- y la falta de mano de obra especializada en el montaje de estructuras de madera. En ese sentido, diversos ponentes han demandado la puesta en marcha de módulos de Formación Profesional en este campo. 

Durante la jornada se ha destacado además la importancia de combatir el desconocimiento de la mayoría de la población sobre las innovaciones tecnológicas que incorpora actualmente la construcción industrializada con madera. “Construir con madera no es hacer una cabaña”, ha resaltado la arquitecta Belén Feijóo. "Ni deforesta el entorno, ni las casas se vuelan como la de los tres cerditos ni tienen bichitos. Construir bien es construir con lo que tenemos cerca", ha subrayado Irene Vallejo, de la plataforma Toca Madera.

Asimismo, se ha demandado a las administraciones que “prediquen con el ejemplo” promoviendo edificios públicos de madera, porque “lo que no se ve, no se vende”. En este sentido, Andalucía se ha incorporado recientemente al impulso de otras comunidades con la promoción de un edificio con estructura de madera destinado al apartamentos de alquiler social para jóvenes en La Azulejera, en Granada. 

El proyecto ha recibido el respaldo de todas las administraciones. La subdirectora general de Políticas Urbanas del Ministerio de Vivienda, Sonia Hernández; el delegado territorial de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de la Junta de Andalucía en Granada, Manuel Francisco García; el diputado provincial de Agua, Promoción Agroalimentaria y Medio Ambiente, Antonio Mancilla; el director del Parque Nacional de Sierra Nevada, Francisco A. Muñoz; y el jefe de Planificación Hidrológica de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Víctor J. Cifuentes, han coincidido en la clausura de la jornada, que ha estado presidida por el vicerrector Enrique Herrera, en destacar el papel que puede jugar en la revitalización del noreste de Granada y revertir su despoblación. 

Acciones y objetivos

Los socios del proyecto -las universidades de Granada, Santiago de Compostela (USC) y Pablo de Olavide (UPO), la Asociación de Propietarios Forestales de Andalucía Oriental para el Desarrollo Sostenible y Conservación de la Biodiversidad (Foret), la Asociación Española para la Sostenibilidad Forestal (PEFC España) y el Instituto Geológico y Minero de España del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IGME-CSIC)- han explicado las acciones y objetivos que se plantean durante el desarrollo del mismo.

El profesor José María Martín Civantos, coordinador del Laboratorio de Arqueología Biocultural de la UGR, ha anunciado que, en el marco del proyecto, se recuperarán acequias de careo y se diseñarán rutas culturales a través de senderos por las acequias de las vegas de Guadix, Baza y Huéscar, con un alto valor ambiental, paisajístico y patrimonial. Las rutas serán señalizadas para dar a conocer al visitante el cultivo tradicional de las choperas y su importancia ecológica y social.

"Es fundamental que se entienda que conservación y gestión forestal es lo mismo para revertir el abandono de los pueblos", asegura la presidenta de la Asociación de Propietarios Forestales de Andalucía Oriental

La presidenta de Foret se ha mostrado convencida de que "habrá un antes y un después" de este proyecto "pionero en Andalucía" y ha destacado las acciones de educación comunitaria que se van a llevar a cabo en las poblaciones rurales implicadas, para lo que ya ha empezado a reunirse con todos los alcaldes de la zona. "Es fundamental que se entienda que conservación y gestión forestal es lo mismo para revertir el abandono de los pueblos", ha asegurado Marian Núñez. 

Pablo Narváez ha anunciado que su objetivo dentro de Revierte es sumar 1.500 hectáreas de pinares y choperas del noreste de Granada con certificación PEFC de gestión sostenible y certificación de la cadena de custodia, lo que garantiza que el producto final de madera cumple todos los requisitos de sostenibilidad ambiental. Además, se propone dotar a los propietarios forestales de “estrategias de marketing innovadoras” para comercializar mejor sus productos gracias a esta certificación, ya que la sostenibilidad es un valor en alza en los mercados.    

Raúl Sánchez ha señalado que el laboratorio de ciencias de la madera de la Universidad Pablo de Olavide (Dendrolavide) realizará un estudio pionero para conocer las existencias maderables de estas comarcas desde un punto de vista cuantitativo y cualitativo. Además, llevará a cabo ensayos para determinar qué cuidados selvícolas (podas, claras, riego, etc) son necesarios para obtener el mejor producto final. 

Sergio Martos ha apuntado que el IGME desarrollará una investigación sobre el papel de las choperas en la recarga de los acuíferos, mientras Francisco Rescalvo ha explicado el funcionamiento del aserradero-secadero que la UIMA está montando en la nave de la Azucarera de San Isidro para el desarrollo de productos contralaminados (CLT) de pino, chopo y mixtos chopo-pino.

La arquitecta Belén Feijóo ha resaltado que la Plataforma de Ingeniería de la Madera Estructural (Pemade) de la Universidad de Santiago de Compostela será la encargada de realizar los ensayos mecánicos de los productos que desarrolla la UIMA y ha presentado la spinoff IberoLam, que pretende convertirse en la primera industria andaluza de madera técnica para la construcción con baja huella de carbono.

En la inauguración de la jornada, el alcalde de Jérez del Marquesado, José Ángel Pereda, ha agradecido esta iniciativa que permitirá “poner en valor la riqueza natural y paisajística” de su municipio y contribuir a la vez a su desarrollo económico, mientras el director de la Escuela Técnica de Ingeniería de Edificación, Juan M. Santiago, ha recordado que el sector de la construcción, responsable de un 25% de la emisión de CO2 a la atmósfera en España, “tiene mucho que aprender” de la construcción en madera, que está experimentando un crecimiento enorme en todo el mundo desarrollado. 

Revierte cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU. El proyecto es complementario con la labor iniciada en 2021 por LIFE Wood for Future (Madera para el Futuro), centrado en la recuperación de las choperas en la provincia de Granada y otras comarcas andaluzas.