Ven al Parque de las Ciencias

Después de 37 meses sin tren, Granada espera respuestas

E+I+D+i - IndeGranada - Lunes, 7 de Mayo de 2018
La reunión de la comisión de seguimiento del próximo 23 de mayo no puede concluir con las mismas incógnitas respecto al fin del aislamiento y la puesta en servicio del AVE.
'Lavado de cara' a la estación de Andaluces para la futura llegada del AVE.
P.V.M.
'Lavado de cara' a la estación de Andaluces para la futura llegada del AVE.

 

Granada encara la próxima reunión de la comisión de seguimiento del AVE, convocada por el Ministerio de Fomento para el próximo 23 de mayo, con la misma incertidumbre que la última reunión celebrada hace siete meses y merece, de una vez, respuestas y certezas respecto al fin del aislamiento, que cumple este lunes 37 meses, y también sobre la puesta en servicio del AVE.

El Gobierno dio por concluidas a finales de noviembre las obras, aunque reconociendo que faltaban trabajos por rematar que a día de la fecha prosiguen, lo que puede comprobarse en Loja, y comenzó las pruebas en el trazado. El tren laboratorio que se encarga de probar la línea ha circulado dos veces entre Antequera y Granada. 

Fomento pide perdón, pero sigue descartando la alternativa de Moreda y mantendrá el aislamiento hasta que llegue el AVE

El ministro Íñigo de la Serna ya avisó en diciembre del pasado año que la entrada en funcionamiento tardaría bastantes meses. Y a los mismos meses se seguía refiriendo el mes pasado el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, que una vez más pidió perdón por la situación de desconexión ferroviaria. El Gobierno insiste en explicar que los cinco meses iniciales se han convertido -por ahora- en 37 por los problemas con las adjudicatarias que después de haber conseguido estos contratos a la baja en plena crisis, reclamaron más dinero por su ejecución. Como en otros puntos de España las obras se pararon. Pero en este tiempo y pese a ese inconveniente, Fomento se ha negado a utilizar la línea de Moreda por la que sí circulan otros trenes, y por la que llega a Granada el lujoso Al-Ándalus, reservado a unos pocos. 

De esas palabras del secretario de Estado, en un desayuno informativo celebrado en Sevilla, parecía también desprenderse que hay nuevos problemas. "Estamos haciendo todo lo posible"; "lo que humanamente podemos hacer", dijo entonces según recogió Europa Press, para añadir que las empresas encargadas de las comunicaciones, control del tráfico, y seguridad y mantenimiento, entre otros trabajos de los que resultaron adjudicatarias Siemens y Thales, están aplicando sus recursos tecnológicos "para resolverlo todo de la mejor manera posible". 

Pendientes de Loja, donde el túnel de San Francisco es una de las mayores preocupaciones para conseguir la autorización de la Agencia de Seguridad Ferroviaria, instituciones granadinas, sindicatos, empresariado, Marea Amarilla y partidos políticos piden compensaciones por una situación que ha perjudicado al turismo, uno de los principales motores económicos de Granada.

Según los cálculos de la Diputación, desdeñados por el PP, que se ha atrevido a poner fecha a la llegada del AVE y ha asegurado que no será hasta finales de 2018. Lo hizo el presidente provincial, senador y ya candidato del PP a la Alcaldía de la capital, Sebastián Pérez. Fomento ha evitado hasta ahora dar fechas. De hecho, el ministro aseguró en Antequera que sería "irresponsable" darla, y si alguien lo hacía, no tendría "ninguna validez". Y aunque no las da, los contratos para prolongar el servicio de autobús, renovados hasta octubre, al menos dan una pista, que en este caso coincide con lo señalado por Pérez hasta en dos ocasiones. 

De la reunión de la comisión de seguimiento, de la que ha informado el secretario general de Infraestructuras, Manuel Niño, que presidió la anterior, se espera que se aclare la fecha. Y también una propuesta respecto a lo que Fomento señala como segunda fase: el soterramiento y la Variante. Del primero hay un estudio informativo licitado con un plazo de redacción y entrega de dos años. Es tiempo de que las administraciones que deben financiarlo, Gobierno, Junta y Ayuntamiento, al menos comiencen a hablar de cómo se afrontará, dado que fue descartada una macrooperación urbanística para hacerlo. De la Variante de Loja, hasta el momento, ni rastro, pese a que su construcción es vital para que esta línea sea de verdad de Alta Velocidad. En Loja, el paso por túnes del siglo XIX llevados al límite para adaptarlos al paso del AVE, obliga a afrontar la construcción de la Variante.