Recicla la ropa que ya no usas. Es un mensaje del Ayuntamiento de Granada

Mujeres de Huétor Tájar cosen a diario 150 batas homologadas para el personal del Clínico San Cecilio

Ciudadanía - IndeGranada - Sábado, 4 de Abril de 2020
La iniciativa, en la que colaboran multitud de asociaciones y colectivos, está coordinada por profesionales del hospital.
Una mujer cose batas en el salón de su casa.
Ayto. Huétor Tájar
Una mujer cose batas en el salón de su casa.

Un grupo formado por 60 mujeres de los municipios de Huétor Tájar y Salar están confeccionando cada día más de 150 batas de material homologado y esterilizado para el personal sanitario del hospital Clínico San Cecilio de Granada, según informa el Ayuntamiento de Huétor Tájar.

Esta iniciativa solidaria ha sido impulsada por el servicio de Ayuda a Domicilio de Huétor Tájar, bajo la coordnación del Departamento de Calidad y Cuidados del Hospital Clínico San Cecilio, responsable del reparto del material.

Así, diferentes colectivos de Huétor Tájar, como las AMPAS del Instituto Américo Castro y los colegios San Isidro y Padre Manjón, la Asociación El Quinto Pino, la Asociación de Comerciantes y la Asociación La Pirámide, y también muchos vecinos a título particular, están haciendo pedidos y pagando los rollos de tela para la realización de las batas para el hospital granadino.

En la iniciativa también colaboran la Asociación de familiares y enfermos de Alzheimer y otras demencias del Poniente granadino (ALPOGRA) y la Asociación de comerciantes y empresarios Ribera Baja del Genil (ACEM).

Al mismo tiempo, varios talleres de costura de Huétor Tájar y Salar, junto a las mujeres voluntarias, están cortando las batas y donando elástico y velcro para la realización de las batas.

Mujeres que colaboran en la iniciativa descargan tela para confeccionar las batas. ayto. h.t.

La directora de los Servicios Sociales Comunitarios de Huétor Tájar, Paqui Fernández Mantas, destaca que en este grupo de voluntarios “hay una médica del hospital Clínico San Cecilio, Mari Angustias Gallego, que me sugirió la idea de hacer estas batas, y desde nuestro centro pusimos en marcha la maquinaria de voluntariado y de apoyo de colectivos para combatir entre todos el COVID19”.

Fernández Mantas agradece a todos los vecinos y vecinas que están colaborando en esta iniciativa solidaria su trabajo, y a la empresa hueteña APEMM que también colabora, “porque  nos ayudan a mejorar la seguridad del personal sanitario frente al coronavirus”.