Ven, conoce la provincia de Granada.
El Ayuntamiento vuelve a reclamar a la Junta una reunión y le insta a velar por una educación pública de calidad

Moclín y su comunidad educativa se movilizan por los recortes en su escuela pública rural, que tendrá un maestro menos

Ciudadanía - IndeGranada - Lunes, 13 de Julio de 2020
Las familias han comenzado una recogida de firmas y tiene previsto concentrarse ante la Delegación de Educación. "Dicen que van a reforzar los colegios con miles de maestros y profesores, pero es mentira", lamentan.
Imagen de archivo de la manifestación del pasado enero en contra del cierre de escuelas rurales.
IndeGranada
Imagen de archivo de la manifestación del pasado enero en contra del cierre de escuelas rurales.

La Delegación de Educación y Deporte de la Junta  en Granada ha comunicado al Colegio Público Rural Las Atalayas de Moclín que tendrán un maestro menos el próximo curso.

"Nuestro colegio se compone de una unidad en el pueblo de Tózar con tres niños más que el año pasado y Puerto Lope con todas sus unidades completas, y con niños suficientes para no tener que mezclar cursos y menos aún dividir clases para repartir los niños en cursos diferentes", explica la AMPA La Sierra.

Tras muchos intentos de la comunidad educativa de que la delegada recibiera a sus representantes, sólo han conseguido la siguiente respuesta: "eso es lo que hay; son órdenes de Sevilla". 

La única alternativa que plantea la Delegación a las familias, a través de su servicio de Planificación, son dos opciones. Una primera en la que "los padres del centro eliminen la unidad de Tózar, ya que ellos se comprometieron a no cerrarla y por lo tanto no pueden hacerlo. Si no eliminamos la unidad de Tózar, los niños de 4 años de infantil de Puerto Lope se tienen que dividir en dos, metiendo una mitad en 3 años y la otra mitad en 5 años". Y otra, "remota", en la que el maestro de apoyo que llega como recurso de ayuda al centro se ponga como maestro de este curso, sin saber en qué condiciones va a llegar ese maestro y menos aun sin saber si llegará o no".

"Nos negamos a este chantaje y maltrato", advierten las familias. 

La AMPA exige la misma plantilla del pasado curso y recuerda que ha aumentado el número de alumnos en las unidades afectadas. 

"Que asuman su responsabilidad y que tomen las decisiones ellos como Delegación y en base a las leyes que nos amparan como colegio rural que somos, quieren que seamos nosotros los que asumamos la eliminación de la unidad de Tózar a cambio de la división de la unidad de 4 años de infantil de Puerto Lope. Con esta propuesta nos están dando a elegir entre la muerte del pueblo de Tózar o la educación de nuestros hijos", exponen las familias que critican el planteamiento de Educación, con el que entienden que "quieren cargarse los colegios rurales de una forma indirecta y eximiéndose ellos de tal responsabilidad".

A juicio de la AMPA, "están aprovechando el caos del COVID 19 para hacer y deshacer a su antojo sin que nadie se dé cuenta de que quieren acabar con la educación rural y por consiguiente la despoblación de los núcleos rurales".

"Se llenan la boca con noticias en las que van a reforzar los colegios con miles de maestros y profesores, todo mentira, y ahora con artimañas de esta clase quieren conseguir sus propósitos".

Las familias subrayan: "Si nuestro centro este año están en mejores circunstancias en cuanto a matriculación de alumnos en las unidades afectadas, deberían dejar la plantilla en las mismas condiciones del año pasado o incluso mejorarlas, ya que estamos ante una situación excepcional ocasionada por el COVID 19. No entendemos este tipo de decisiones y menos aún que inspectores de educación acepten esta aberración contra la educación rural".

La decisión "perjudica y agrava la situación de despoblación que sufre el medio rural", advierte el alcalde

El Ayuntamiento de Moclín se ha dirigido, de nuevo, a la Junta para solicitar una reunión en la que abordar la situación provocada por los recortes en la escuela pública rural. En la carta enviada a la delegada, el alcalde, Marcos Antonio Pérez Mazuecos, le traslada su preocupación porque la eliminación de unidades y disminución de la dotación de docentes "perjudica y agrava la situación de despoblación que sufre el medio rural".

"No podemos compartir que la dotación de maestros disminuya, obligando a hacer dos unidades mixtas en el CPR Las Atalayas, dividiendo la clase de Infantil de 4 años en dos, para unirlos, sin criterio alguno, a los de tres años por un lado y a los de cinco por otro, contando la unidad de 4 años de niños y niñas suficientes para mantenerse, de igual forma, ni compartimos ni comprendemos que sea una decisión con los suficientes argumentos pedagógicos ni organizativos para tomarla", agrega el escrito.

Respecto a Tózar, reclama que se mantenga la unidad mixta existente, "evitando así el cierre de un colegio y sus efectos negativos en la población". Con decisiones como ésta, agrega el alcalde, "parece que el objetivo sea cerrar el colegio de Tózar por la vía de los hechos". 

El alcalde pide a la Junta que no olvide la situación extraordinaria provocada por la pandemia, y el consiguiente "riesgo para la salud" del alumnado.

Por todo ello solicita al Gobierno andaluz que "dote de los recursos necesarios a los colegios" del municipio y que vele por "la continuidad de una enseñanza de calidad en nuestros pueblos". En concreto, añade, "dotando de maestros y maestras para que la unidad de Infantil de cuatro años continúe como estaba en años anteriores".