Plan Recclaje Diputación de Granada.
Los nuevos baremos, que rebajan a la mitad los máximos actuales, entrarán en vigor en 2030

Europa aprueba nuevos límites más estrictos a la contaminación atmosférica, que Granada supera año tras año

Ciudadanía - J. M. M. - Domingo, 28 de Abril de 2024
Granada es la segunda ciudad española con mayor incidencia en partículas finas PM2,5 y también supera los nuevos máximos del resto de partículas en suspensión y de dióxido de nitrógeno.
Boina de contaminación en un día de calima en Granada, en imagen de archivo..
IndeGranada
Boina de contaminación en un día de calima en Granada, en imagen de archivo..

El Parlamento europeo ha aprobado esta semana los nuevos límites de contaminación atmosférica para la mejora de la calidad del aire, que entrarán en vigor en 2030. Las nuevas normas establecen límites y valores objetivo más estrictos, en comparación con las normas actuales, para varios contaminantes, incluidas las partículas (PM2,5, PM10), NO2 (dióxido de nitrógeno) y SO2 (dióxido de azufre).

Para los contaminantes con mayor impacto documentado en la salud humana, las partículas PM10 y PM2,5 , y el NO2, los valores límite anuales se reducirán a más de la mitad: de 25 µg/m³ a 10 µg/m³ para las partículas más finas, PM2,5, y de 40 µg/m³ a 20 µg/m³ para las PM10 y para el NO2, unos nuevos límites que Granada incumple año tras año.

También habrá más puntos de muestreo de la calidad del aire en las ciudades (Granada capital cuenta con dos estaciones de medición: Granada Norte, en la Avenida Luis MIranda Dávalos, y Palacio de Congresos, en el Violón, más la estación de Armilla, en la Ciudad Deportiva, y la de Motril), y los índices de calidad del aire actualmente fragmentados en toda la UE serán comparables, claros y accesibles al público. Si se violan las nuevas normas nacionales, los afectados por la contaminación atmosférica podrán emprender acciones legales y los ciudadanos podrán recibir una compensación económica si su salud ha resultado perjudicada.

La votación en el Parlamento europeo para la nueva normativa contó con 381 votos a favor, 225 en contra (entre ellos, de los representantes del PP y Vox) y 17 abstenciones.

Si nos fijamos en los últimos datos disponibles de calidad del aire, del periodo enero-marzo de este año, a partir de las estaciones de medición de la Junta, Granada supera los nuevos límites de contaminantes aprobados por Europa.

CONCENTRACIÓN DE PARTÍCULAS PM10 (MICROGRAMOS/M3)
Estación Enero-marzo 2024  Máximo actual Máximo 2030
Granada Norte 31 40 20
Palacio Congresos 26
Armilla 26

En partículas PM10, el nuevo límite será de 20 microgramos por metro cúbico de media anual, y entre enero y marzo la estación de Armilla registró 36 microgramos, cerca del doble, y las de Granada Norte y Palacio de Congresos, 26 microgramos en ambos casos, tambén por encima del nuevo máximo.

Se trata de datos provisionales a los que, una vez que sean anuales, se les descuenta el efecto de las intrusiones de polvo sahariano, al considerarlas fuente de contaminación naturales, y no computan para comprobar si se incumple el máximo de la legislación. Pero, aún así, Granada suele rebasar el límite de partículas PM10 con los datos ya definitivos. Por ejemplo, en el último informe anual de calidad de aire de la Junta, de 2022, la estación de Armilla registró un valor definitivo de 29 microgramos/m3, muy superior al nuevo límite de 20. También lo rebasó la estación de Granada Norte (22 microgramos/m3) y la de Palacio de Congresos se quedó justo en el límite de 20 microgramos. 

CONCENTRACIÓN DE PARTÍCULAS PM2,5 (MICROGRAMOS/M3)
Estación Enero-marzo 2024 Máximo actual Máximo 2030
Granada Norte 11 25 10
Palacio Congresos 8

En partículas PM2,5 Granada solo cuenta con dos estaciones que midan este contaminante, Granada Norte y Palacio de Congresos. De forma incomprensible estas partículas finas no se miden en la estación de Armilla, que es donde las partículas suelen registrar el valor más alto (como así sucede con las PM10). En el periodo enero-marzo la estación de Granada Norte ha alcanzado 11 microgramos/m3, por encima del nuevo tope máximo aprobado, de 10 microgramos. Y la estación de Palacio de Congresos se ha quedado en el límite de 10 microgramos/m3. 

Si atendemos al último informe anual definitivo de 2022, la estación de Granada Norte superó el límite, con 13 microgramos/m3 de media anual, y la de Palacio de Congresos se quedó por debajo, con 8 microgramos/m3.

Las partículas en suspensión, según el Ministerio de Transición Ecológica son "son los contaminantes del aire más importantes en términos de peligrosidad para la salud humana, ya que pueden ser inhaladas y penetrar así en el sistema respiratorio; las de menor tamaño (de 2,5 micras) pueden incluso alcanzar los alveolos pulmonares, lo que les permite de este modo llevar sustancias nocivas a zonas muy sensibles y agravar patologías que pueden conducir incluso a una muerte prematura. De este modo, las partículas (en especial las PM2,5) pueden estar implicadas en el incremento de la mortalidad y de la morbilidad por causas respiratorias y cardiovasculares. Además de PM10 y PM2,5, las partículas ultrafinas (inferiores a 0,1 micras, UFP) pueden incluso alcanzar el flujo sanguíneo y afectar por tanto a diversos órganos, y afectar al sistema nervioso central y al sistema reproductor, entre otros".

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, Granada es la segunda gran ciudad española con mayor concentración de partículas PM2,5, con 14,1 microgramos/m3, solo por detrás de Castellón (15,3 microgramos/m3), de acuerdo con un informe que evalúa 375 urbes europeas, con datos recogidos entre 2021 y 2022.

Además, una reciente investigación del Instituto de Salud Global de Barcelona, publicada el mes pasado en la prestigiosa revista científica Nature Communications, sitúa a Granada como la ciudad española que más días respiró niveles de partículas PM2,5 por encima del máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), fijado en 5 microgramos/m3 (la mitad del nuevo baremo aprobado por Europa). Fueron 169 días al año de promedio durante el periodo analizado, 2003-2019. Es decir, casi la mitad del año la ciudadanía granadina respiró aire con más partículas finas de las recomendadas por la OMS para la protección de la salud humana. 

CONCENTRACIÓN DE NO2 (MICROGRAMOS/M3
Estación Enero-marzo 2024 Máximo actual  Mäximo 2030
Granada Norte 36 40 20
Palacio Congresos 23
Armilla 16

Por su parte, en dióxido de nitrógeno la nueva normativa europea aprobada rebajará de 40 a 20 microgramos/m3 el límite máximo de media anual. En el periodo enero-marzo de este año las dos estaciones de la capital han superado ese límite: 36 microgramos en el caso de la estación de Granada Norte y 23 en la de Palacio de Congresos. Y también los rebasaron en 2023. 

Una estación cuestionada

El NO2 está causado fundamentalmente por el tráfico y la estación que mide mayores niveles de dióxido de nitrógeno, la de Granada Norte, ha sido repetidamente cuestionada por no ser suficientemente representativa de la afección del tráfico en Granada, ya que la otra estación, la de Palacio de Congresos, se encuentra ubicada en un pequeño parque infantil frente del Paseo del Violón, frente al Palacio de Congresos, pero a 50 metros del tráfico, por lo que se considera una estación "de fondo", según la Junta en su nuevo Plan de Mejora de la Calidad del Aire. 

La Granada Norte es una "estación urbana influenciada por el tráfico", describe la Junta. Sin embargo, está ubicada en la Avenida Luis Miranda Dávalos, en un amplio bulevar peatonal central, y rodeada de árboles, lo que plantea dudas sobre su utilidad para medir la contaminación real que produce el tráfico rodado en Granada. 

Hace poco más de un mes el Grupo de Física de la Atmósfera de la Universidad de Granada dio a conocer una campaña de medida de la calidad del aire que está desarrollando en diversos emplazamientos de la ciudad con el objetivo de explorar "la representatividad de las estaciones de calidad del aire de la Junta de Andalucía, de modo que se pueda saber si cubren las situaciones tan variadas que puede presentar la calidad del aire en el entorno de la ciudad". De momento, según informa la UGR, los primeros resultados apuntan ya a que, en ciertas localizaciones, "determinados contaminantes pueden superar ocasionalmente los valores medidos en la estación de tráfico Granada Norte". 

Estación de medición de calidad del aire Granada Norte, rodeda de árboles, en una imagen de google maps de 2018. 

También Ecologistas en Acción ha cuestionado el emplazamiento de esa estación de medición e igualmente lo han hecho ciudadanos particulares como el químico Javier Gómez, que lleva tiempo estudiando los niveles de contaminación de Granada y sus efectos sobre la salud, y que, en un amplio escrito a la Delegación de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul en Granada enviado a finales del año pasado, advierte de que los árboles que rodean a la estación de medición de Granada Norte -ejemplares de melias muy frondosos- "obstaculizan y restringen el flujo de aire alrededor del punto de entrada de muestra de gases y partículas de la estación de medición", ya que "están muy cerca de la estación" y "además no dejan un espacio despejado en un arco de al menos 270º alrededor de la entrada de la toma de muestra". "En otras palabras, se están incumpliendo los criterios de microimplantación establecidos en el Anexo III del Real Decreto 102/2011 relativo a la mejora de la calidad del aire", explica en su escrito. 

Vista aérea de la estación, en círculo rojo, donde se observa que está rodeada de árboles a escasos metros. google maps

Javier Gómez señala que la normativa indica que la distancia entre los árboles y la toma de muestra de las estaciones de control de contaminación atmosférica deberá ser de varios metros, aunque no se precisa cuántos, pero estima que los árboles, al estar tan cercanos a la caseta de medición, "afectan a los patrones normales de circulación del aire y proporcionan superficies de absorción y/o reacción para el NO2, SO2, O3 y CO, y superficies de deposición para las partículas PM10 y PM2,5. En consecuencia, los datos de los contaminantes atmosféricos proporcionados por la estación Granada Norte no reflejan con precisión la calidad del aire ni el grado de cumplimiento de los límites legales establecidos por el Real Decreto 102/2011 para la mejora de la calidad del aire". 

En su escrito, pide a la Delegación de la Junta "conocer las acciones que va a tomar" para "limitar la influencia" de los árboles "en los valores de los contaminantes atmosféricos registrados por la estación de medida de Granada Norte". 

La Dirección General de Sostenibilidad Ambiental y Cambio Climático de la Junta le contestó a inicios de este mes de abril y en su respuesta el jefe de Servicio de Calidad del Aire, Juan Contreras, afirma que "se ha solicitado al Ayuntamiento de Granada una poda de la vegetación próxima a la cabina y en la actualidad se está en conversaciones con esta entidad para limitar al máximo posible la influencia de la vegetación". 

La contaminación mata

La correcta medición de la calidad del aire es fundamental para proteger la salud ciudadana, aduce Javier Gómez en su escrito a la Junta, ya que la contaminación mata. 

La contaminación atmosférica es la causa medioambiental número uno de muertes prematuras en la Unión Europea, con alrededor de 300.000 fallecimientos cada año. Y en Granada su alta incidencia provocó que los efectos de la pandemia fueran más graves y causaran más muertes que en el resto de provincias andaluzas, tal y como publicó en su día este periódico. 

En su escrito a la Junta, Javier Gómez adjuntó cuadros de cifras comparativas sobre la incidencia del coronavirus en Andalucía: 

Como se observa en los cuadros, la capital granadina encabeza claramente las cifras por cada 100.000 habitantes tanto de hospitalizados como de ingresos en UCI y fallecimientos por covid, respecto al resto de capitales andaluzas. 

Dentro de la provincia de Granada, los habitantes del área metropolitana (o aglomeración urbana de Granada), están expuestos a mayor contaminación que los del resto de la provincia, lo que también se refleja en la incidencia de la pandemia, tal y como muestran los siguientes cuadros elaborados por Javier Gómez: 

Las cifras de hospitalizados, ingresos en UCI y muertos por cada 100.000 habitantes son claramente superiores en la Granada y su área metropolitana que en el resto de la provincia, una circunstancia en la que la peor calidad del aire que soporta la aglomeración urbana de Granada tiene mucho que ver, como demuestran cada vez más estudios científicos. 

Como cuenta Javier Gómez en su escrito a la Junta, hace un año el ISGlobal (Instituto de Salud Global de Barcelona) publicó una investigación en Nature Communications en la que dejaba claro que la exposición crónica a la contaminación atmosférica está asociada a un mayor riesgo de padecer Covid-19 grave, de ser hospitalizado por ello, ingresar en la UCI y de fallecer, un estudio que se llevó a cabo sobre 4,6 millones de personas adultas en Cataluña. 

Y según Octavio Ranzani, principal autor de la investigación, "nuestros hallazgos añaden más pruebas convincentes sobre la importancia de reducir los niveles de contaminación atmosférica para mejorar la salud de la población en general y la infección respiratoria aguda grave en particular".