Nueva reordenación del transporte público en la capital.
Tribuna de Opinión de José Antonio Molina Cortés, presidente de la AGRAFT

'Tres años de bochornoso aislamiento'

Ciudadanía - José Antonio Molina Cortés, presidente de la AGRAFT - Miércoles, 4 de Abril de 2018
Artículo de opinión que firma José Antonio Molina Cortés, presidente de la AGRAFT, en el que analiza las consecuencias del indignante aislamiento ferroviario que sufre Granada desde hace ya tres años y aporta soluciones. Recomendado.
Vías vacías.
P.V.M.
Vías vacías.
Es difícil, a estas alturas, hilar un discurso con ideas nuevas o, al menos, no demasiado desgastadas para expresar lo que, tras estos últimos años de aislamiento ferroviario de Granada, cualquier ciudadano puede opinar del problema, mucho más si como en este caso, la Asociación Granadina de Amigos del Ferrocarril y del Tranvía, que presido, ha venido manifestándose con regularidad a través de los distintos medios al mismo tiempo que procuraba, como quien más, buscar soluciones efectivas. Podría optarse por un tono machaconamente quejumbroso o, por el contrario, por otro airado y furibundo. No creo que ninguno de los dos aportase nada nuevo pues en este tiempo ambos han sido empleados hasta la saciedad.
 

El desmantelamiento del ferrocarril granadino, con la desaparición de instalaciones y puestos de trabajo, viene a sumarse a otros signos que atestiguan la pérdida de importancia de Granada y su retroceso social (véase lo ocurrido en el terreno de lo judicial, lo militar, lo postal, banca, sanidad, etc, etc) sin que parezca que todo ello sirva de revulsivo para que la sociedad reaccione y se oiga un “Basta ya!” que ponga fin a estas situaciones

Lo que sí vamos a hacer una vez más, aprovechando esta triste efeméride, es manifestar nuestro parecer para que la ciudadanía conozca la opinión de que quienes nos definimos como “Amigos del Ferrocarril” sin más, ello sin perjuicio de no olvidar que esta situación de aislamiento es única y sin precedentes en España: de todos es conocido ya el enorme perjuicio ocasionado a la economía de Granada, perjudicada gravemente en los asuntos que hoy son vitales para nosotros como es el turismo y sus derivados, por lo que estamos perdiendo competitividad frente a otros destinos con mejores comunicaciones. Se han hecho cálculos que intentan valorar las pérdidas económicas y las sitúan en torno a los 450 millones de euros, estimación que no tiene en cuenta sino las más evidentes. Eso sin mencionar por nuestra parte que el desmantelamiento del ferrocarril granadino, con la desaparición de instalaciones y puestos de trabajo, viene a sumarse a otros signos que atestiguan la pérdida de importancia de Granada y su retroceso social (véase lo ocurrido en el terreno de lo judicial, lo militar, lo postal, banca, sanidad, etc, etc) sin que parezca que todo ello sirva de revulsivo para que la sociedad reaccione y se oiga un “Basta ya!” que ponga fin a estas situaciones. Por todo esto, prolongar esta absurda situación no sólo carece de toda lógica, sino que está produciendo incalculables daños de todo tipo.
 
Pero no todo está perdido si sabemos lo que queremos y nos empeñamos en ello. ¿Turismo? Sí, claro: hay un tipo de turista (por ejemplo, el japonés) que prefiere el tren para sus desplazamientos y todos necesitan comodidad y facilidad. Nosotros creemos que, en lo tocante al ferrocarril, Granada debe asistir al cese del desmantelamiento progresivo del ferrocarril y debe aspirar (cómo no) a un tren de Alta Velocidad con las prestaciones que ya son estándar (nunca menores) pero esta modalidad no debe excluir ni destruir al ferrocarril tradicional pues ambos pueden coexistir perfectamente. A este respecto, nos parece fundamental la reposición de las circulaciones de trenes, vía Moreda, hacia Madrid y Barcelona, con trenes nocturnos a largas distancias. No hay que preocuparse si se tarda un poco más: hay personas a las que les agrada viajar en tren y seguro que lo harán a un precio más económico que en el AVE. Y necesitamos cercanías: la vía convencional podría aprovecharse para cercanías a Loja y hacia Guadix. También habrá que contemplar con urgencia la oportuna variante de Loja, tan necesaria como discutida. Todo esto generaría un importante flujo de circulaciones de viajeros, y aún de mercancías, que harían posible establecer en Granada un Mantenimiento Integral de los trenes utilizados.
 

Nos parece fundamental la reposición de las circulaciones de trenes, vía Moreda, hacia Madrid y Barcelona, con trenes nocturnos a largas distancias. No hay que preocuparse si se tarda un poco más: hay personas a las que les agrada viajar en tren y seguro que lo harán a un precio más económico que en el AVE. Y necesitamos cercanías

 
Todo ello con la mirada dirigida hacia Almería, siempre olvidada por los granadinos, sin querer ver que la conexión con Levante a través del Corredor Mediterráneo pasa por intereses ferroviarios comunes con la provincia hermana.
AGRAFT ha venido proponiendo durante todos estos años pasados la discusión de las necesidades ferroviarias granadinas y ha ofrecido en numerosas ocasiones iniciativas encaminadas a solucionarlas y nos reiteramos en ello. Aprovechemos este triste aniversario para promocionar una mayor implicación de todos los sectores sociales de Granada para que, esta vez sí, no perdamos el tren definitivamente.
 
José Antonio Molina Cortés es el presidente de la AGRAFT