Ven, conoce la provincia de Granada.
Concluye sus once años en el cargo tras una reflexión 'meditada' y 'serena'

Villafranca se va, convencida de su inocencia, para no dañar a la Alhambra

Política - Juan I. Pérez - Martes, 7 de Julio de 2015
María del Mar Villafranca puso hoy fin a sus once años como directora del Patronato de la Alhambra y Generalife al presentar voluntariamente su renuncia al cargo para no afectar a la “proyección social” del monumento tras la querella de la Fiscalía contra ella y otros tres miembros de su directiva puso por la adjudicación hace ocho años del servicio de audioguías.
Mar Villafranca, en su última imagen como directora del Patronato de la Alhambra.
Miguel Rodríguez
Mar Villafranca, en su última imagen como directora del Patronato de la Alhambra.
La última comparecencia de Villafranca apenas duro cinco minutos, tras convocar a la prensa una hora antes. Visiblemente emocionada justificó su “renuncia voluntaria” convencida de su “honestidad” e “integridad” después de una "reflexión meditada y serena".
 
Antes de que compareciera, la secretaria general del PSOE de Granada, Teresa Jiménez, dejó entrever al responder a las preguntas de los periodistas sobre la querella de la Fiscalía. Sin adelantar la decisión de la directora de la Alhambra, Teresa Jiménez elogiaba su trabajo al frente del monumento y respaldaba la decisión que iba a adoptar minutos después.
 

Villafranca argumenta su marcha. Miguel Rodríguez

La renuncia, según expresó, se la comunicó ayer por carta a la consejera de Cultura, Rosa Aguilar. El motivo que esgrimió fue “ evitar cualquier daño a la proyección social del monumento", convertido en el “gran referente que hoy es”.
Sin aceptar preguntas, calificó en clave personal su prolongado mandato como “los 11 mejores años de” su vida, en el que la Alhambra, con dos millones de visitantes anuales, ha alcanzado las mayores cotas de proyección nacional e internacional y se ha convertido, demás, en un referente de la gestión cultural.
 
En la misiva a la consejera, subraya que durante toda su trayectoria siempre se ha guiado por "procedimientos administrativos transparentes" con la finalidad de “salvaguardar  siempre” la "conservación de los intereses públicos".
 
Convencida de su honestidad e inocencia, renuncia para poder ejercer su defensa con “absoluta libertad”. "Estoy convencida de que el tiempo y mi confianza en la justicia determinarán mi recto proceder", añade en la carta que leyó ante los medios de comunicación.
 
En su despedida, dedicó palabras de elogio a todo el personal y a su equipo en la Alhambra, lo que recoge también en la carta, para señalar que gracias al trabajo de todos la Alhambra “es el gran referente cultural que hoy es”.
 
Los agradecimientos los extendió a todos los miembros del Patronato y a la Comisión Técnica, por su apoyo. Así como a todos los consejeros de cultura durante estos 11 años, que han presidido el Patronato, así como a los tres presidentes de la Junta de Andalucía que contaron con su confianza: Manuel Chaves, José Antonio Griñán y Susana Díaz, a la que en especial mencionó con cariño.
 

La directora abandona el Palacio de Carlos V, tras comparecer ante los medios. Miguel Rodríguez

"Esta es una decisión responsable. Ha sido un honor estar al frente de esta institución, de la que tengo los recuerdos de los mejores años de mi vida", concluyó ya entre lágrimas la hasta hoy directora del Patronato.
 
La renuncia voluntaria al cargo se produce un día después de que la Fiscalía de Granada anunciara una querella tras la denuncia presentada por la Agencia Tributaria. Tras la investigación de la Policía Nacional, que llegó a tomar declaración como detenidos a Villafranca, otros tres directivos del monumento y dos empresarios, la Fiscalía advierte inicialmente,  "sin perjuicio de lo que resultare posteriormente", la presunta comisión de diversos delitos de "especial trascendencia y gravedad" como un delito continuado de prevaricación administrativa, un delito continuado de malversación de caudales públicos y un delito de blanqueo de capitales.
 
Pese a que la directora de la Alhambra dijo tras declarar ante la Policía en calidad de detenida que dimitiría si un juez le imputaba por este caso. No ha esperado a que la querella sea admitida por el juez ni a que decida su imputación,  le ha bastado con la acusación del fiscal.
Además de Villafranca, la Fiscalía ha denunciado a la secretaria general del Patronato, Victoria Chamorro, el jefe de la Sección Económica y de Contabilidad de la Sección de Gestión y Contabilidad de Ingresos y actualmente, de la Sección de Comercialización, José María Visedo, el interventor delegado del Patronato, el administrador único de la empresa adjudicataria del servicio, Stendhal Museum Solutions SL, antes GTP Museum Solutions SL, y a su director general.
 

El PP se cobra a su víctima predilecta

Con la renuncia de Villafranca el PP se cobra su víctima preferida contra la que puso en marcha toda su maquinaria con el fin de cercarla y desgastar al Gobierno andaluz y al PSOE, partido en el que milita la hasta hoy directora del Patronato, que llegó a estar en la Ejecutiva Federal como responsable de Educación con Alfredo Pérez Rubalcaba.
Aunque siempre ha estado en el foco del PP, en campaña el acoso se intensificó hasta el punto que se convirtió en casi el único argumento de los populares, junto a socavar la imagen del líder de Ciudadanos, Luis Salvador, gracias al que ahora gobierna el Ayuntamiento.
La inoportuna presentación del Atrio, por su elevado coste y no excesivamente bien defendido, dio alas a los populares que anunciaron un inédito referéndum. Entre los estiletes del PP, el concejal de Cultura Juan García Montero, con quien se cruzó mensajes privados. Villafranca, cuya gestión le avala, utilizó en plena polémica por el Atrio las redes sociales para criticar al PP, con subidas de tono, incluida, como cuando aludió a “tontos del culo” a los que se creían las “mentiras” de los populares.
La principal queja es el “alejamiento” de la Alhambra con la ciudad, lo que a juicio de los populares no permite “rentabilizar” a Granada el gran flujo de visitantes. Pero las propuestas del PP para conectarla han sido tan disparatadas como escaleras mecánicas, o un funicular desde el Albaicín.
El PP, por activa y pasiva, ha pedido la dimisión de la directora de la Alhambra, que siempre ha contado con el apoyo de su partido, y una buena parte de la sociedad civil que, incluso, conformó una plataforma en su apoyo cuando declaró como detenida.
Ayer mismo, tras el anuncio de la Fiscalía, el PP, que anunció que llevaría su dimisión al Parlamento, volvió a insistir en la situación era “insostenible”.
 

11 años en cinco minutos

María del Mar Villafranca sustituyó en el cargo a Mateo Revilla, quien también renunció al cargo pero por motivos personales y para volver a la docencia, después de 19 años en el cargo.
 

La directora se prepara para su última comparecencia. Miguel Rodríguez

Difícil era sustituir a Mateo Revilla, quien estuvo al frente del actual Patronato desde su creación. Pero Mar Villafranca enseguida marcó el camino y tras conformar a su equipo trabajó para situar a la Alhambra en otro nivel, en un escenario nuevo con máxima competencia cultural.
Aunque imposible resumir con brevedad sus 11 años, la comparecencia de casi cinco minutos puede servir para una aproximación. Compareció sola, asumiendo toda la responsabilidad, ahora que tan de moda está comparecer junto a los equipos en política. Agradecimientos. Salvaguarda del interés público y proyección social del monumento.