Medidas adoptadas por la Diputación de Granada ante la pandemia del Covid-19

UPyD quiere que los vecinos tengan voz en los plenos para que haya “una participación ciudadana real”

Política - IndeGranada - Viernes, 15 de Mayo de 2015
La creación del Sillón del Ciudadano, para defender propuestas en las sesiones plenarias, y la derogación del Reglamento Orgánico Municipal, principales propuestas de la formación magenta en participación ciudadana.

UPyD aspira a que cuando se hable de participación ciudadana se haga de algo real, que los granadinos intervengan de forma activa en la vida municipal y en el Ayuntamiento, porque eso es un pilar básico de la democracia y así lo recoge la Constitución.

A eso se ha referido el número tres de la candidatura de UPyD por Granada, José Juan Ramírez, al presentar las principales propuestas de la formación para las elecciones del día 24. En su opinión, UPyD ha intentado desde su creación fomentar la participación ciudadana “pero en Granada no nos lo ha puesto nada fácil el equipo de gobierno”.

No obstante, UPyD se compromete a “abrir espacios” para que los granadinos intervengan “eficaz y directamente” en lo que les atañe. “Hay que darles voz y también voto para la gestión del bien común”, recalca Ramírez.

Añade que para eso es necesario “un verdadero giro político” que, entre otras cosas, revitalice las juntas municipales de distrito. A su juicio, lejos del espíritu con el que se crearon, “no son eficaces ni representan a la ciudadanía, sino a quienes las sostienen”.

Entre las propuestas de la candidatura que encabeza Mayte Olalla en Granada, destaca la creación del Sillón del Ciudadano, una figura que permitiría a los granadinos defender en el pleno las iniciativas populares que se presentaran en los órganos vecinales. Las asociaciones de vecinos, añade el candidato, también podrían participar en las sesiones plenarias e intervenir en el capítulo de ruegos y preguntas.

Asimismo, UPyD entiende que debe ampliarse el número de vocales vecinales “para dar más fuerza” a las juntas de distrito y que en éstas también tendría que haber mayor representación de los partidos.

José Juan Ramírez, por lo demás, ha hecho hincapié en que la participación ciudadana es clave para la regeneración democrática, algo por lo que UPyD ha pugnado desde su fundación. “Ahora, a los partidos antiguos se les llena la boca hablando de eso, cuando no han hecho nada, y algunos nuevos, como Ciudadanos, copian nuestro mensaje”, concluye.

Por su parte, la candidata a la Alcaldía, Mayte Olalla, considera imprescindible que el 5% del presupuesto municipal sea participado “y que los vecinos sepan, a través de las juntas de distrito, que pueden determinar en qué se va a gastar ese porcentaje año tras año”.

Olalla también aboga por “un verdadero Defensor del Ciudadano”, figura que ya existe pero que “ni se conoce ni lo eligen los vecinos, sino un partido”. Debería ser alguien, añade, “que realmente defienda los intereses de todos, sin ataduras, y que fuera elegido por consenso”.

Ese mismo consenso, según la candidata, fue el que faltó cuando se cambió el Reglamento Orgánico Municipal. “El Gobierno hizo algo inaudito, lo alteró con nocturnidad y alevosía y pese a la negativa de la oposición”. Lo hizo “para recortar pluralidad, voz y democracia”, motivos más que suficientes como para “derogarlo y consensuar otro entre todos”.