No tienes excusa: recicla
Artículo de Opinión

Cosas que pedir a un Ayuntamiento

Política - María Arnedo, secretaria de Igualdad del PSOE de Granada capital - Sábado, 20 de Junio de 2015
María Arnedo, secretaria de Igualdad de la Comisión Ejecutiva Local de Granada.
María Arnedo, secretaria de Igualdad de la Comisión Ejecutiva Local de Granada.

Por María Arnedo Campozo, secretaría de Igualdad de la Comisión Ejecutiva Local de Granada

Hace apenas unos días se han celebrado elecciones municipales en Granada y la abstención ha rozado el 40%. Y es que el mensaje machacón de la derecha mas reaccionaria ( al que desgraciadamente se han sumado demasiadas voces) sobre la inutilidad de la política, ese insistente “todos son iguales” está calando en la sociedad. 
 
Puede que haya motivos para enfadarse con una determinada forma de hacer política. Puede que deban cambiar muchas cosas en este mundo global y neoliberal. Pero lo que es innegable es que una sociedad al servicio de las personas requiere,  inevitablemente, organismos cercanos que presten servicios. Requiere ayuntamientos eficaces y bien dotados.  
 
De los ayuntamientos dependen la mayor parte de los servicios que pueden percibirse de forma clara por la ciudadanía. De su buena o mala gestión depende que la ciudad sea mas o menos habitable o amable: las farolas, la recogida de basura, el autobús, la teleasistencia... Pero me gustaría poner como ejemplo la atención a las víctimas de violencia de género en nuestra ciudad.
 
Es cierto que, en la ciudad de Granada, el área de Igualdad hace tiempo que pasó a llamarse área de ‘ Bienestar social, Familia e Igualdad’. Y, como ocurre siempre, las palabras que elegimos para nombrar las cosas no son inocentes. También es significativo que el presupuesto destinado a igualdad de género ( aunque ya no se consigne así en los presupuestos) haya disminuido en un 34%. Pero lo más llamativo es que todo esto haya ocurrido mientras la violencia de género ( la cristalización mas cruel de las muchas desigualdades entre hombres y mujeres) era noticia de portada de muchos periódicos. 
 
Durante el año 2014, en la provincia de Granada se produjeron 3447 denuncias por violencia de género. Son 9 denuncias al día,cada uno de los 365 días de ese año. Ahora  mismo, 1376 mujeres reciben algún tipo de protección policial, mujeres que necesitan alguien cerca para evitar su muerte, qué pueden tener 14, 40, 60 años,...
 
Son datos escalofriantes. Datos que no admiten mas contemplaciones. Que requieren intervenciones inmediatas, pero también actuaciones preventivas. Acciones que deberían partir de la administración mas cercana a la ciudadanía: su ayuntamiento.
 
En esas elecciones municipales que se celebraron hace apenas unos días, los partidos políticos (o coaliciones) han puesto sobre papel los compromisos que adquirían con ciudadanas y ciudadanos para los próximos cuatro años. ¿Qué espacio ocupaban, entre esos compromisos, las medidas relacionadas con la igualdad de género? En algunos casos, vagas referencias, declaración de intenciones,...pocas medidas concretas. Y, sobre todo, poco enfoque global para un tema tan importante.
 
El compromiso con la igualdad de género es una de las señas de identidad del PSOE, tanto en sus propuestas globales (su funcionamiento interno, propuestas legislativas,...) como en los compromisos municipales. En concreto, para la ciudad de Granada el programa socialista ( 300 medidas para cambiar la ciudad) contiene un apartado específico en el que traza las líneas maestras de la actuación que debería tener el ayuntamiento en un tema tan sensible. Pero, más allá del compromiso específico, el programa contiene una idea global de la necesaria lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, que se concreta en empleo, en organización interna del ayuntamiento, en formación, en juventud,... Y muy especialmente, en prevención y atención a la violencia de género.
 
Son medidas realizables, necesarias, medidas para las que –a causa de una ley aprobada en solitario por el PP- probablemente habrá que firmar convenios con otras administraciones. Pero, finalmente, medidas pensadas para salvar vidas. 
Los números enmascaran con demasiada frecuencia situaciones concretas, realidades duras, peligros específicos. Un ayuntamiento comprometido con su ciudad no puede pasar por alto los números que encabezan este artículo. Si cada día 9 personas de una determinada profesión sufrieran amenazas de muerte se generaría una alarma social difícil de contener. Que esas personas sean mujeres y que sufran esa violencia por ele solo hecho de serlo no debería hacer el hecho menos relevante, sino mucho más grave. Es la concreción terrible de una escandalosa desigualdad.
 
Y frente a ella toda la sociedad debería alarmarse y actuar. 
 
Nuestro ayuntamiento debería empezar desde el próximo 14 de junio, al día siguiente de su constitución