El Patronato Provincial de Turismo de Granada, en Fitur 2022

Bienvenida a los menores saharauis que pasarán el verano en Granada

Implicados - IndeGranada - Viernes, 30 de Junio de 2017
Acogida temporal para unos 120 niños y niñas procedentes de campamentos de refugiados de Tindouf, en el Sahara Occidental.
Recibimiento a los menores saharauis en el pabellón deportivo de Gójar.
diputación
Recibimiento a los menores saharauis en el pabellón deportivo de Gójar.

Un año más, el programa 'Vacaciones en Paz', financiado por el Área de Bienestar Social de la Diputación de Granada y gestionado por la Asociación Granadina de Amistad con la República Árabe Saharaui Democrática, ha traído hasta Granada a un grupo de niños y niñas -este año han sido 120- que viven en los campamentos de refugiados del área de Tindouf, en el Sahara Occidental.

Se trata de una iniciativa que lleva en marcha 20 años y que tiene como principal objetivo la acogida temporal de menores saharauis durante los meses de verano. Esta estancia permite a los chicos recuperarse con una dieta equilibrada y variada, así como una cobertura sanitaria para solucionar los problemas de salud derivados tanto de la malnutrición, como de las patologías en los campamentos.

El pabellón municipal de Gójar ha abierto sus puertas para recibir a estos niños saharauis que pasarán los próximo dos meses en distintos puntos de la provincia granadina. En esta ocasión, la llegada de los niños está siendo escalonada; el jueves llegó un grupo que fue recibido en la Ciudad de los Niños de Granada, este viernes Gójar ha acogido a 61 más y este sábado vendrá el resto, hasta completar los alrededor de 120 saharauis, de entre diez y doce años, que disfrutarán del verano en Granada.

El Ayuntamiento de Gójar ha cedido las instalaciones deportivas para que, a lo largo de la mañana, se les hagan los reconocimientos médicos y entregarlos a las familias de acogida lo antes posible. Como comenta el alcalde del municipio, Francisco Javier Maldonado Escobar, “estamos encantados de poder ayudar y asesorar en todo lo que podemos, para que estos niños pasen un verano inolvidable aquí. Es un orgullo verlos jugar, reír y divertirse en nuestro pueblo”.

El programa de Vacaciones en Paz, como cuenta Agustín Jiménez, responsable este año, “tiene como objetivo alejar a estos niños de las altas temperaturas que sufren. Además, estas visitas les suponen coger tres o cuatro kilos, mejorar su salud, conocer qué es una fruta, qué es una piscina, el agua y además crear un vínculo de por vida con su familia de acogida. Es también la ocasión para llevarse prendas de ropa y calzado para pasar el invierno. Hay que tener en cuenta que son niños que vienen de familias refugiadas políticas que tuvieron que huir del Sahara Occidental y refugiarse en Argelia en la Hamada de Tinduf”.

Estos niños son, sin duda, los “embajadores del desierto” ya que hacen que no se nos olvide la problemática del pueblo saharaui. Son niños queridos por sus familias, no abandonados ni en desamparo.