Seamos ejemplares

UGT denuncia ante la Junta "la penosa situación" de las residencias y centros asistenciales y exige test del Covid-19 para personal y usuarios

E+I+D+i - IndeGranada - Jueves, 2 de Abril de 2020

Desde el Sector de Dependencia de la Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT Granada se ha presentado escrito ante la Delegación Territorial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía denunciando la situación que se encuentran los profesionales de los centros sociosanitarios, centros residenciales, servicios de transporte sanitario y de los servicios de ayuda a domicilio, tanto de centros de titularidad púbica como privada, mostrando su preocupación por los cada vez más numerosos contagios de los profesionales tanto sanitarios, como no sanitarios.

Tras analizar la situación actual de muchas residencias de mayores en la provincia, se han detectado desde UGT "numerosas irregularidades" en materia de rpevención de riesgos laborales, entre ellas  la falta de los EPIS necesarios para hacer frente a la posibilidad de un positivo en cualquier residencia, y no tengan los trabajadores que atender desprotegidos a los residentes. A pesar de los esfuerzos que están haciendo desde los equipos de dirección de las residencias por conseguirlas, aún no disponen de ellos,  y no se están haciendo los test del COVID-19 ni al personal ni a los usuarios en algunos casos incluso cuando ha habido un positivo en el centro.  

Así, UGT considera necesario "un esfuerzo por el diágnostico precoz del COVID-19 entre los trabajadores y usuarios de los centros y/o unidades asistenciales con casos posibles, probables o confirmados". Y se dote a los centros de los EPI necesarios, pues en muchos casos "son escasos o no son adecuados" para la asistencia que se presta. Al sindicato le constan muchas quejas en el retraso, tardanza o negativa en la materialización de estos aspectos. 

Por ello, se ha reclamado  ante la Junta de Andalucía la realización de un test del coronavirus a todos los trabajadores y usuarios de los centros residenciales, así como de cualquier otro servicio esencial sociosanitario y de servicios sociales, a fin de detectar los posibles positivos asintomáticos, como medida necesaria para frenar la expansión de la infección. También, que se realice una limpieza y desinfección en profundidad de superficies y espacios, de forma periódica, en aquellos centros u unidades donde haya casos confirmados. 

En este sentido, UGT también considera necesarias otras medidas, como "reforzar el traslado de enfermos, evitando en lo posible en ambulancias colectivas, y especialmente con usuarios potencialmente sensibles como son los casos de enfermos de diálisis y enfermos inmunodeprimidos, o el establecimiento de un único circuito de demanda de necesidades de medios de protección y EPI, donde cada residencia pueda poner la no disponibilidad de alguno de los elementos de protección obligatorios, actualmente el programa impide avanzar si se pone “0”, algo totalmente ilógico. Hay residencias a las que se les piden los datos por tres sitios distintos".

Además, se reclama que una coordinación provincial para la distribución de los EPI en las distintas residencias así como para el resto de servicios esenciales, garantizando "el número indispensable para hacer frente a un posible caso de coronavirus". Actualmente, apunta el sindicato, hay residencias de mayores que "no disponen de ningún equipo obligatorio homologado: mascarillas FPP2 y FPP3, batas impermeables, gorros y patucos, o monos desechable o reutilizables, etc.. Escasean las mascarillas quirúrgicas teniendo que reutilizarlas durante varios días o incluso una semana en bastantes residencias".

Por otra parte, "en estos momentos más que nunca, sería necesario que se aumentara la ratio de personal en las residencias de mayores y especialmente de auxiliares", una reivindicación que UGT "continúa pidiendo y a la que las administraciones hacen oídos sordos".

Desde UGT se vuelve a insistir en "la necesidad de que todas las residencias cuenten con los EPI necesarios para hacer frente a la posibilidad de un positivo en cualquier residencia", y se exige "no sólo a la Junta de Andalucía sino a todas las administraciones con competencia en estas materias, que dejen de hacer política de partido y se pongan a gestionar como es debido, de forma organizada y coordinada para que en ningún centro falten las medidas de protección necesarias y se generalicen los test".