Sierra Nevada, Copa del Mundo 24
Exclusión financiera

Los bancos han cerrado 140 sucursales en Granada desde la pandemia

E+I+D+i - J. M. M. - Domingo, 24 de Diciembre de 2023
La provincia cuenta con 425 oficinas bancarias, la mitad que en 2008, y han cerrado una de cada cuatro desde mitad de 2020 mientras empeora la atención personal al cliente, especialmente a las personas mayores.

Cajero automático instalado en Cáñar, municipio de la Alpujarra de apenas 400 habitantes. indegranada

Granada ha perdido 140 sucursales bancarias en los últimos tres años, desde que comenzó la pandemia del coronavirus. Los cierres de oficinas ya se venían produciendo desde mucho antes, a partir de la anterior crisis económica, pero con las restricciones sanitarias que limitaron la atención al público las entidades aprovecharon para dar la 'puntilla' a muchos locales, acelerar su transformación digital y reducir su presencia física. La consecuencia ha sido el abandono financiero de muchos pueblos y una cada vez menor atención directa al cliente también en las ciudades. 

La provincia cuenta, según los últimos del Banco de España, de junio de este año, con 425 sucursales bancarias. Son prácticamente la mitad de las que había en 2008, cuando empezó la gran crisis económica que desembocó en la desaparición de las cajas de ahorro y un proceso de concentración bancaria que perjudicó notablemente a Granada, al perder su entidad señera, diluida primero en BMN y extinguida después con Bankia y su posterior absorción por Caixabank. 

78 menos en solo un año

Cuando la sangría de oficinas parecía haber concluido, llegó la pandemia y las entidades dieron una nueva vuelta de tuerca a su red de sucursales. Prueba de ello son esas 140 oficinas perdidas en Granada en  poco más de tres años. Más de la mitad de esos cierrres se produjeron entre junio de 2021 y junio de 2022, con 78 sucursales menos en esos doce meses, una debacle que solo tiene parangón con el año 2011, en plena crisis y fusión de entidades, que dejó a la provincia sin 79 locales en ese año. 

La siguiente tabla muestra cómo han ido reduciéndose las oficinas bancarias de la provincia desde que empezó la pandemia:

EVOLUCIÓN DEL NÚMERO DE SUCURSALES BANCARIAS EN GRANADA
Marzo 2020 565
Junio 2020 562
Septiembre 2020 551
Diciembre 2020 542
Marzo 2021 523
Junio 2021 519
Septiembre 2021 510
Diciembre 2021 474
Marzo 2022 461
Junio 2022 441
Septiembre 2022 435
Diciembre 2022 432
Marzo 2023 431
Junio 2023 425

Fuente: Banco de España

En 2021 se aceleraron los cierres, que continuaron en 2022, para ralentizarse este año, porque ya queda poco por eliminar. Entre enero y junio se este año se han cerrado 'únicamente' siete oficinas, mientras que en el primer semestre de 2022 fueron 33. 

El caso es que Granada ha perdido un 25% de oficinas bancarias en estos tres años, una de cada cuatro, con especial impacto fuera del área metropolitana, en las zonas más rurales. La provincia tenía en 2018 más de medio centenar de municipios sin oficina bancaria.

Para intentar paliar la falta de servicios financieros en la provincia, la Diputación y la Caja Rural iniciaron la implantación de cajeros automáticos en localidades sin oficina para que al menos sus habitantes pudieran hacer sus operaciones básicas, aunque la mayor parte de la población, muy envejecida en el medio rural, tuviera grandes dificultades para operar en esos terminales. 

Y también la Diputación firmó un acuerdo con Caixabank para que una oficina móvil del banco, ubicada en un autobús, hiciera recorridos por pequeños núcleos y atender así hasta 35 localidades. 

Sin embargo, la exclusión financiera no solo se ha producido en el medio rural, sino también en la capital y principales ciudades de la provincia, al reducirse la atención física y directa en las oficinas y relegar a los clientes cada vez más a operar mediante medios electrónicos y cajeros, que un gran número de personas, sobre todo las de mayor edad, no pueden utilizar. 

Maltrato a las personas mayores

Se han hecho habituales las colas en los cajeros o en el interior de las oficinas, donde los clientes más mayores intentan infructuosamente resolver dudas o recibir atención directa de un personal financiero cada vez más mermado. Y, mientras, las entidades 'crujiendo' a sus clientes con abusivas comisiones

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) denunció en mayo de este año que las personas jubiladas llegaban a sufrir, según la entidad, hasta 104 euros de comisiones al año, la mayoría por hacer uso de la ventanilla para hacer sus operaciones. 

Esta semana, al fin, el Gobierno ha decidido prohibir por ley el cobro de comisiones a las personas mayores de 65 años por retirada de efectivo en las ventanillas bancarias, una medida de justicia cuya aplicación era un clamor popular. Y más aún cuando, con la subida de los tipos de interés, las entidades financieras han multiplicado sus beneficios -Caixabank, por ejemplo, ganó 3.659 millones de euros entre eneo y septiembre de este año, un 48% más que en el mismo periodo del año pasado- sin que haya mejorado su atención al cliente, especialmente a las personas mayores.