Piropos poéticos
un artículo de joan carles march

3.293 exceso de muertes en Andalucía en 2022

E+I+D+i - Joan Carles March - Sábado, 14 de Enero de 2023
El prestigioso experto en Salud Pública Joan Carles March nos ofrece un riguroso análisis a tener muy en cuenta, en cuyas conclusiones incluye que el exceso de mortalidad también puede estar relacionado con factores como una atención sanitaria más deficiente derivada, justamente, de la pandemia. Imprescindible.

Ciudadanas y ciudadanos pasea y otros y otras toman el sol de invierno en Puerta Real. P.V.M.

Desde el 01 de enero de 2020 MoMo ha identificado en Andalucía 18.889 exceso de defunciones por todas las causas y 1.716 defunciones atribuibles a temperatura. En 2020 fueron 7.588 el exceso de muertes, siendo 367 atribuibles a la temperatura. En 2021 el exceso de muertes fue de 8.113 siendo 832 las atribuibles a la temperatura. Y en 2022, son 3.293 el exceso de muertes, siendo 516 las atribuibles a la temperatura.

La cifra de 2022 casi triplica la media de los cinco años previos a la pandemia (13.751), pero no es del todo extraordinaria: en 2015 el exceso fue mayor y superó los 39.000 decesos adicionales

A nivel de toda España, en estos tres años, 136.432 personas ha sido el exceso de muertes, de las cuales 11.578 son atribuibles a la temperatura. Estas cifras por año se reparten en 73.222 exceso de muertes en 2020, con 2.152 atribuibles a la temperatura, en 2021 con 29.310 exceso de defunciones con 3.550 ligado a la temperatura y por último en 2022, con 33.900 exceso de muertes y 5.876 atribuibles a la temperatura. La cifra de 2022 casi triplica la media de los cinco años previos a la pandemia (13.751), pero no es del todo extraordinaria: en 2015 el exceso fue mayor y superó los 39.000 decesos adicionales.

Un estudio que va a publicar la revista epidemiology, titulado HEAT-ATTRIBUTABLE MORTALITY IN THE SUMMER OF 2022 IN SPAIN, calcula que, en 2022, 6.738 fallecimientos estuvieron causados por temperaturas moderadamente elevadas, y 5.316 por las extrema

Un estudio que va a publicar la revista epidemiology, titulado HEAT-ATTRIBUTABLE MORTALITY IN THE SUMMER OF 2022 IN SPAIN, calcula que, en 2022, 6.738 fallecimientos estuvieron causados por temperaturas moderadamente elevadas, y 5.316 por las extremas. Además, si se restan estas 12.000 muertes por temperaturas a las casi 34.000 exceso de muertes, todavía quedaría un exceso de 22.000 fallecimientos en 2022, considerablemente por encima de la media antes de la pandemia.

Las tasas brutas más elevadas de fallecidos por COVID-19 por cada cien mil habitantes en 2021 se dieron en Castilla y León (111,2), Aragón (106,3) y Castilla La Mancha (106,0) y por su parte, Canarias (27,3), Cantabria (41,0) e Illes Balears (47,3) presentaron las menores tasas, siendo 78,2 la tasa bruta de Andalucía.

En el año 2021, además fallecieron por el virus del COVID-19, 22.449 hombres y 16.995 mujeres y el 82,2% de los fallecidos tenía 70 o más años. La mortalidad descendió en todos los grupos de edad respecto al año anterior, excepto en el grupo de 0 a 49 años, en el que creció un 2,9%.

Y la COVID-19 fue la causa de muerte más frecuente en los seis primeros meses de 2022, con 20.915 personas fallecidas, 11.248 hombres y 9.667 mujeres, por lo que, si nos fijamos en la tabla siguiente, este virus fue el principal motivo de fallecimiento en 2020, 2021 y primer semestre de 2022.

Las principales comorbilidades de las personas que fallecieron por COVID-19 y que fueron informadas por los médicos en el certificado médico de defunción fueron la enfermedad hipertensiva (10,9% en los fallecimientos) y la insuficiencia renal (10,1%). Si vemos las enfermedades cardio y cerebrovasculares, llegamos a cifras del 21,5%, a las que habría que añadir el 6,7% debido a la diabetes.

Este año 2022, en Andalucía, el exceso de mortalidad lo hemos encontrado en enero por una parte y en los meses de mayo, junio, julio y agosto. 632 fueron el exceso de muertes en enero, 315 en abril, 840 en mayo, 680 en junio, 1.497 en julio y 555 en agosto. Desde septiembre a diciembre el contraje de exceso de muertes en Andalucía, fue negativo. Las muertes atribuibles a la temperatura son 88 en junio, 273 en julio y 73 en agosto.

En 2021, Andalucía lideró el exceso de muertes con 8.113, seguida de la Comunidad Valenciana con 4.287 y Catalunya con 3.655

En el año 2020, Madrid lideró el exceso de muertes con 18.526 exceso de muertes, seguido de Catalunya (13.838), Castilla y León (8.720) y Andalucía (7.588).

En 2021, Andalucía lideró el exceso de muertes con 8.113, seguida de la Comunidad Valenciana con 4.287 y Catalunya con 3.655.

Y en 2022, lo lideró Comunitat Valenciana con 4.607, seguido de Castilla y León, con 3.402, Galicia con 3.333, Andalucía con 3.293 y Catalunya con 3.196. En España en diciembre han muerto 1097 personas “por” Covid (sin contar a los fallecidos “con” Covid). Se trata de una cifra similar a todos los fallecidos por accidentes de tráfico en el conjunto del año 2022. Una cifra que todos consideramos muy preocupante, sin duda.

Así, el exceso de mortalidad también puede estar teniendo que ver con factores como una atención sanitaria más deficiente derivada, justamente, de la pandemia. El déficit del sistema sanitario ligada a los retrasos en las citas que oscila entre días y dos semanas, seguro que afecta a ello. Y es importante añadirle el mal control de las personas con enfermedades crónicas, que llevan más de dos años con una disminución importante del número de visitas de seguimiento.

Es evidente que llegaron muchos diagnósticos tardíos en patologías como las cardíacas o el ictus, en las que la detección a tiempo es muy importante. Probablemente, estemos pagando la consecuencia de todo ello

Además, a raíz del confinamiento y de las normas que se impusieron se dejaron de hacer muchos diagnósticos y seguimiento, sobre todo en el caso de enfermedades crónicas. Es evidente que llegaron muchos diagnósticos tardíos en patologías como las cardíacas o el ictus, en las que la detección a tiempo es muy importante. Probablemente, estemos pagando la consecuencia de todo ello.

Cualquier persona que haya pasado la covid-19 tiene mayor riesgo vascular. Las enfermedades coronarias y el ictus son tradicionalmente la primera causa de mortalidad en España, las primeras, en los varones; el ictus, en las mujeres. Sin embargo, desde el año 2020 ambas fueron desbancadas por la Covid-19. Por ello, vemos que las patologías vasculares están entre las comorbilidades más importantes ligadas a la covid-19.

Vemos, por tanto, que lo único que está claro es que tendremos un futuro en el que habrá que añadir la Covid-19 a la lista de otras enfermedades que circulan entre nosotros

Vemos, por tanto, que lo único que está claro es que tendremos un futuro en el que habrá que añadir la Covid-19 a la lista de otras enfermedades que circulan entre nosotros. Hemos vuelto a subir algo en la gripe y ha habido una subida importante de bronquiolitis. También hemos visto casos raros de hepatitis. Y han aparecido casos de viruela del mono. Hay que recordar que alrededor del 60 % de las enfermedades infecciosas emergentes que se notifican a nivel mundial son zoonosis, es decir, se transmiten entre animales y humanos.

Tratar de centrar todo exclusivamente en Covid es simplificar. Hay que hacer un análisis de la situación actual del sistema sanitario para ver qué puede pasar de cara al futuro. Y valorar cómo debemos implicarnos entre todos para conseguir un cambio de tendencia de un sistema sanitario que necesita una mejora importante y en atención primaria, que es básico y fundamental, un cambio de modelo. A ver qué seremos capaces de hacer en España y en la CCAA.