Ven, conoce la provincia de Granada.
El nuevo plan de choque destina más dinero a la privada que a los hospitales públicos andaluces

La Junta privilegia a la sanidad privada con un contrato millonario en su segundo intento por frenar las listas de espera

Ciudadanía - Juan I. Pérez - Domingo, 9 de Agosto de 2020
Tras fracasar el plan de choque de la Junta para aliviar, antes de la pandemia, las listas de espera, el SAS emprende uno nuevo en el que favorece a las clínicas privadas, a las que destinan más dinero que a los hospitales públicos andaluces. Te lo contamos.

El presdiente de la Junta, Juan Manuel Moreno, y el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre. Prensa Junta

La Consejería de Salud y Familias confía más en la sanidad privada que en la pública en su segundo intento para que no se disparen las listas de espera, tanto quirúrgicas, como de pruebas diagnósticas, tras el fracaso del plan de choque que tanto anunció la Junta, antes de que la pandemia del coronavirus afectara la actividad de los hospitales públicos andaluces.

Pero ahora, la Junta confía en la sanidad privada para acometer uno de los retos no resueltos por el gobierno andaluz de derechas, que con tanta fuerza criticaba en la oposición. En el mes de julio pasado, los primeros pacientes ya fueron derivados para su intervención o pruebas diagnósticas a clínicas privadas

Ante el temor de que una segunda oleada del coronavirus llegue en otoño o invierno y vuelva a centrar la atención hospitalaria en la pandemia, la Consejería de Salud ha emprendido un nuevo plan de choque para tratar de contener las listas de espera, que se dispararon durante el estado de alarma.

Pero ahora, la Junta confía en la sanidad privada para acometer uno de los retos no resueltos por el gobierno andaluz de derechas, que con tanta fuerza criticaba en la oposición. En el mes de julio pasado, los primeros pacientes ya fueron derivados para su intervención o pruebas diagnósticas a clínicas privadas.

Para tratar de frenar que sigan en aumento, Salud ha establecido dos itinerarios: el primero incide en incrementar el rendimiento de los hospitales públicos a través de turnos extraordinarios y el segundo, contar con la sanidad privada para que, mediante acuerdos concretos, colabore en el combate contra las listas de espera.

Tras el anuncio por sorpresa del gerente del SAS, Miguel Ángel Guzmán, de contratar con la privada operaciones para aliviar las listas de espera, criticada por sindicatos y los partidos de la oposición –PSOE y Adelante Andalucía, y los partidos que conforman la coalición, Podemos e IU, ya conocemos la inversión.

130 millones para la privada, 70 para la pública

El SAS destinará, según fuentes oficiales de la Junta, un total de 130 millones a la sanidad privada en este segundo plan de choque, que se extenderá hasta diciembre, mientras que a la sanidad pública, 70 millones, según fuentes del SAS. Es decir, el 65 por ciento de los 200 millones estimados fortalecerán a la sanidad privada, en detrimento de la pública.

De estos 130 millones, que el consejero Jesús Aguirre cerró con los representantes de la sanidad privada andaluza en una reunión, de la que no informó la Junta, la actividad quirúrgica en clínicas y hospitales privados de pacientes en lista de espera de larga duración se llevará cerca de 100 millones, mientras que los 30 restantes serán para pruebas diagnósticas, según las fuentes.

Una camilla, en la entrada del Hospital del PTS. P.V.M.

Los 70 millones para la sanidad privada se destinarán a para pagar turnos extraordinarios de trabajo en los 50 hospitales públicos de Andalucía en los que se aplicará el segundo plan de choque, entre ellos, el Hospital Universitario Virgen de las Nieves, el Hospital del PTS y el Santa Ana de Motril

Los 70 millones para la sanidad privada se destinarán a pagar turnos extraordinarios de trabajo en los 50 hospitales públicos de Andalucía en los que se aplicará el segundo plan de choque, entre ellos, el Hospital Universitario Virgen de las Nieves, el Hospital del PTS y el Santa Ana de Motril.

La Junta ha rechazado ampliar plantillas en los hospitales públicos para afrontar las operaciones y las pruebas diagnósticas pendientes, una nueva decisión que debilita la sanidad de calidad a la que tiene derecho todas y todos los andaluces.

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, se refirió al nuevo plan de choque, recientemente, en un encuentro privado, en el que aseguró que los hospitales públicos andaluces “se pondrá al 150 por ciento” con la extensión de la jornada a las tardes y sábados, lo que se va a pactar con los equipos quirúrgicos, de diagnóstico y de primera consulta, según dijo en un desayuno informativo organizado por Europa Press el pasado 27 de julio.

En ese encuentro, también anunció conciertos con hospitales y clínicas de seguros privados por un volumen de unos 130 millones de euros, para atender a los pacientes que aguardan intervenciones y pruebas diagnósticas.

Y ello sin que al día de hoy se conozca lo que la Junta de Andalucía ha abonado a la privada por su participación en la atención a pacientes Covid, ni el número de pacientes que trató.

El nuevo plan se centrará, sobre todo, en reducir las listas de espera en cirugía ortopédica y traumatológica, en un volumen de 10.228 operaciones; en oftalmología, principalmente, en operaciones de cataratas, 13.240 intervenciones; en cirugía general, 8.128; en otorrino 2.596, y en urología, 2.000 operaciones, mientras que en pruebas diagnósticas previstas alcanzan  44.300 resonancias; 4.700 TAC; 17.900 endoscopias, sobre todo, para un diagnóstico precoz de cáncer, y la realización de 85.000 radiografías.

Después del parón registrado en la actividad médica que no fuera el coronavirus durante el estado de alarma, -aunque sí se se intrevino las de extrema urgencia y oncológicas- en junio comenzó lentamente a recuperarse la actividad asistencial habitual hospitalaria. En concreto, según la información de la Consejería de Salud, en junio se registró el 88,9% de la actividad hospitalaria en toda Andalucía, con respecto al mismo mes del año 2019.

Pero las listas de espera siguen en aumento, a falta de datos precisos, de los que no informa la Junta de Andalucía, a diferencia de otras comunidades autónomas, que sí detallan sus listas de espera.

Sin disponer de datos actualizados en Andalucía, los últimos de marzo pasado apuntaban a que en la comunidad había 890.000 pacientes en listas de espera, un 5,6% más que en 2019, de los que 163.672 enfermos aguardaban una intervención quirúrgica. En la provincia de Granada,  la lista de consultas procedentes de Atención Primaria aumentó por encima del 14 por ciento y la de las primeras consultas en un 5,25 por ciento, hasta llegar el número de pacientes a 61.272 y a 91.463, respectivamente, en solo un año. En cuanto a interconsultas hospitalarias, la cifra se sitúa en 30.191 personas.

En términos globales, se ha producido un incremento de 9.136 personas en las listas de espera durante el último año en la provincia, lo que supone un 5 por ciento de aumento y que, a su vez, unas 25 personas se han ido incorporado a diario al registro del SAS con expectativa de recibir atención sanitaria.

Datos privados de pacientes de la sanidad pública manejados por la sanidad privada

Los datos concretos de las listas de espera en la sanidad pública no los puede conocer la ciudadanía, pero sí la sanidad privada. Fuentes del SAS explicaron que se ha informado de la situación de la lista de espera a los hospitales privados andaluces, a través de la entidad que las engloba, y se les ha preguntado qué capacidad tiene cada uno para operar y hacer pruebas diagnósticas a enfermos de la sanidad pública.

En el caso de Granada será la mesa provincial de contratación la que fijará los acuerdos con los hospitales privados que acepten recibir a pacientes de la sanidad pública, si bien la capacidad de la privada en Granada es muy limitada, comparada con otras provincias, como la de Málaga

El sistema que se empleará será el de contratos abiertos. Es decir, el SAS distribuirá los 130 millones reservados en función del trabajo que cada centro privado lleve a cabo para atajar la lista de espera.

En el caso de Granada será la mesa provincial de contratación la que fijará los acuerdos con los hospitales privados que acepten recibir a pacientes de la sanidad pública, si bien la capacidad de la privada en Granada es muy limitada, comparada con otras provincias, como la de Málaga.

Para materializar los contratos, la Junta facilitará datos privados de pacientes –entre ellos el historial clínico- a empresas privadas, protegidos por la confidencialidad.

Pero, ¿y si usted recibe una llamada del SAS para que opere en una clínica privada y no lo desea porque reclama que sea en un hospital público al considerar que su centro público de referencia le ofrece más y mejores garantías? La Junta no ha resuelto este posible conflicto

De hecho, como ejemplo de privatización el PSOE gaditano reveló la inclusión de tres hospitales privados de la Sierra de Cádiz en la red informática del SAS y convertirlos en centros de referencia del sistema público, lo que supone que cualquier médico cuando entra en el sistema, a la hora de derivar a un paciente le sale como centro de derivación uno privado.

Pero, ¿y si usted recibe una llamada del SAS para que opere en una clínica privada y no lo desea porque reclama que sea en un hospital público al considerar que su centro público de referencia le ofrece más y mejores garantías? La Junta no ha resuelto este posible conflicto.