El Patronato Provincial de Turismo de Granada, en Fitur 2022

Intervenidas 9.000 plantas y 103 kilos de marihuana en otro invernadero de supuesto cáñamo industrial, esta vez en Torvizcón

Ciudadanía - IndeGranada - Miércoles, 1 de Diciembre de 2021
Una agente requisa plantas de marihuana en el invernadero.
guardia civil
Una agente requisa plantas de marihuana en el invernadero.

La Guardia Civil, en el marco de la operación Xarra-Rosa,  se ha incautado de 9.000 plantas de cannabis sativa y de 103 kilos de marihuana ya recolectada en un invernadero de Torvizcón, tras descubrir que el propietario de una plantación de cáñamo industrial había manipulado las plantas y estas tenían cogollos con un THC de 0,8%, cuatro veces superior al 0,2% permitido.

En esta operación la Guardia Civil ha detenido al propietario de la plantación, un hombre de 36 años de edad con antecedentes policiales previos, y ha investigado a nueve personas más de entre 21 y 51 años de edad, como presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo de sustancias estupefacientes y de un delito de organización criminal.

A lo largo de todo este verano la Guardia Civil ha estado inspeccionando los cultivos de cáñamo industrial que se están realizando en la provincia de Granada para comprobar que los agricultores no habían manipulado las plantas para conseguir sumidades floridas, cogollos de marihuana, consideradas como estupefacientes con dicho procedimiento.

Poca colaboración del dueño

La Guardia Civil comenzó a inspeccionar este invernadero el pasado mes de junio y ya entonces los agentes detectaron algunas irregularidades en la documentación y "muy poca colaboración por parte del propietario", afirma la nota de la Guardia Civil.

En una de las inspecciones la Guardia Civil tomó una muestra representativa de la plantación y la mandó a analizar para determinar que el contenido de THC de las plantas fuera inferior al 0,2%. El análisis ha determinado que el THC cuadruplicaba esta cantidad.

"Este resultado por sí solo ya sería motivo suficiente para intervenir la plantación y poner a disposición judicial al cultivador por un delito contra la salud pública, pero se produjo otra circunstancia que ponía aún más en evidencia la ilegalidad de la plantación: los agentes descubrieron a siete personas recolectando las sumidades floridas de las plantas del supuesto cáñamo industrial, los cogollos de marihuana, e intervinieron 103 kilos de marihuana ya recolectados", explica la Guardia Civil.

Para que las plantas de cáñamo industrial generen sumidades floridas, el propietario de la plantación debe poseer una autorización de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, y el detenido carecía de ella; y, por otra parte, el cáñamo industrial no puede superar un nivel de THC del 0,2% para no ser considerado sustancia estupefaciente y las muestras que ha mandado analizar la Guardia Civil demuestran que el nivel de tetrahidrocannabinol de las plantas intervenidas es de 0,8%.

Esta operación se incardina en una operación que a nivel nacional está desarrollando la Guardia Civil contra el cultivo ilegal de marihuana, la operación Miller.