Piropos poéticos
Nueva visita guiada por la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación

Un grupo de estudiantes lee las cartas de despedidas que presos republicanos escribieron antes de ser fusilados

Ciudadanía - Paco Vigueras - Viernes, 20 de Enero de 2023
La Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación sigue organizando visitas guiadas para dar a conocer a los más jóvenes los lugares de memoria histórica y democrática de Andalucía. Esta vez han sido los estudiantes del IES Severo Ochoa de Granada, los que han visitado el Memorial de la Tapia del cementerio, que recuerda a más de 4.000 víctimas del franquismo.
Estudiantes del IES Severo Ochoa de Granada, con el periodista Paco Vigueras, durante la visita guiada al Memorial de la Tapia del cementerio.
VJR Granada
Estudiantes del IES Severo Ochoa de Granada, con el periodista Paco Vigueras, durante la visita guiada al Memorial de la Tapia del cementerio.

Estudiantes del IES Severo Ochoa, acompañados por su profesora de Historia, Ana Álvarez, han conocido la lucha del movimiento memorialista granadino para conseguir que, el 5 de octubre de 2012, la tapia del cementerio fuera declarada lugar de memoria. Los jóvenes pudieron ver los impactos de bala, que aún se conservan en aquel muro del terror, donde los franquistas fusilaron a más de 4.000 personas en 20 años, de 1936 a 1956.

Los estudiantes conocieron la lucha del movimiento memorialista granadino para conseguir la declaración de la tapia como lugar de memoria histórica de Andalucía, el 5 de octubre de 2012. 

"Con esta lección de historia, queremos que toméis conciencia del peligro que supone el fascismo y la ultraderecha para la democracia. Es necesario que esta barbarie no se olvide para hacer justicia a las víctimas y para que no se repita nunca más", dijo a los estudiantes Paco Vigueras, periodista y portavoz de la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación, que ha guiado la visita.

El momento más emotivo se produjo cuando los jóvenes leyeron las dramáticas cartas que el alcalde Luis Fajardo Fernández, el pediatra Rafael García Duarte y otros presos republicanos escribieron desde la cárcel para despedirse de sus familias, antes de ser fusilados. 

Una estudiante lee una de las cartas.  

Los estudiantes acabaron la visita guiada con una ofrenda floral. Depositaron claveles rojos en el Memorial y pudieron leer, por orden alfabético, los nombres de las 4.000 víctimas del franquismo.

Claveles rojos para las víctimas del franquismo. 

Reproducimos las cartas de despedida de los presos republicanos, leídas por los estudiantes del IES Severo Ochoa de Granada:

Carta de Luis Fajardo Fernández, alcalde de Granada en marzo de 1936: "A mi esposa, mis hijos y mis hermanos: Escribo estas líneas ante la perenne eventualidad de mi fusilamiento, de día en día más posible. Y quiero que sean en forma de testamento y como despedida de todos ellos a los que les hago presente, en estos momentos trágicos por los que paso, el desvelo y profundo cariño que por todos siempre sentí. Escribo hoy viernes 7 de agosto de 1936 y son las ocho de la tarde. No sé lo que me sucederá esta noche… Al suceder lo que espero, todos los días tened la seguridad de que mi último recuerdo será para vosotros. Os abraza vuestro esposo, padre y hermano, Luis".

Carta del pediatra Rafael García Duarte

Carmen García, viuda del pediatra Rafael García Duarte recibió los artículos personales de su marido: una sortija de boda, una agenda, un termómetro y una pitillera. También recibió un trozo de tela del pijama impregnado de sangre y la última carta de despedida que Rafael García Duarte escribió desde la cárcel, antes de ser fusilado.

"Carmen adorada e hijos de mi vida. Después de un día horrible de sufrimiento, nos traen a la cárcel y, sin una declaración ni una pregunta, ni consentirme que hable con nadie, nos comunican a la una y media de la mañana que nos van a matar a los 25, cobardemente. Si mi vida va en beneficio de España, bien dada está. Tu y mis hijos, carne y vida míos, recibir todo el amor y toda la pasión que os tengo. No muero, porque mi alma queda con vosotros y durará siempre en vuestra compañía.

Muero entero, con el ánimo firme y decidido a apechar con mi suerte. La vida es así. Un hombre no tiene importancia en la historia de la Humanidad. A mis padres y hermanos, que los adoro, todo mi cariño en el último momento. Quedas libre y sin compromisos para abrirte camino como tu quieras. Y no tengo que decirte cómo quedas comprometida a cuidarlos. Miles de besos, muchos besos. Suerte. Arriba el espíritu. No decaer nunca, luchar
".

Carta de Pedro Martínez, fusilado por ser hermano de Eufrasio Martínez, militante del PCE y redactor de El Defensor de Granada: "Querida esposa e hijo, en mi hora suprema me despido de vosotros y Dios os depare mejor destino que a mí. No desesperéis que mi hermano Zacarías y mis padres no os abandonarán, pues es lo único que les pido, y a Dios sobre todo. Tu esposo y padre, Pedro. Os pido que recojáis mi cruz en el devocionario, también mi rosario y lo demás de mi uso".

Carta de un preso republicano no identificado:

"Mi queridísima e inolvidable Carmen: 

Llegó la hora que tanto temíamos los dos, que únicamente lamento que esta gentuza no lo hubiera  hecho antes para haberte evitado tanto sufrimiento como has padecido en estos dos últimos años, porque estaba convencido que yo no tenía salvación, porque un socialista honrado no puede convivir con estos canallas y han tenido que recurrir a todo lo que tu personalmente presenciaste el día que fui juzgado para justificar este crimen que cometen.

Sé que tu estás convencida de que doy mi vida por defender un ideal, un ideal noble que aspira la transformación de esta sociedad tan injusta y que defendía con más ardor por el bienestar de nuestras hijas, pero la fatalidad no ha querido que yo lo vea, pero estoy convencido que la lucha que hay entablada en el mundo pronto terminará con nuestro triunfo y disfrutaréis del sacrificio nuestro y de tantos como están cayendo por la causa de la libertad
".
Paco Vigueras, periodista y portavoz de la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación.