Seamos ejemplares

Decenas de cartas piden a la Junta que cumpla su compromiso de ofrecer hospitalización a pacientes con anorexia y bulimia

Ciudadanía - IndeGranada - Miércoles, 28 de Octubre de 2020
Tras año y medio, ni Granada ni Málaga cuentan con las unidades completas prometidas para atender trastornos de la conducta alimentaria.
Collage de personas que han enviado cartas a la Junta.
change.org
Collage de personas que han enviado cartas a la Junta.

Decenas de ciudadanos anónimos están escribiendo cartas a la Junta de Andalucía pidiendo que cumplan su compromiso de implantar al completo unidades médicas especializadas de atención a pacientes con trastornos de conducta alimentaria (TCA), una reivindicación liderada por Patricia Cervera, la madre granadina de una chica con anorexia que ha logrado que más de 380.000 personas hayan firmado su petición en change.org/TratemosLaAnorexia.

En mayo de 2019, tras el registro de sus firmas,  la Junta se comprometió a crear en Andalucía dos unidades especializadas en TCA, en Granada y Málaga, “pero ha pasado casi un año y medio y seguimos sin ninguna Unidad Integral de Referencia para atender los trastornos alimentarios en Andalucía”, afirma Patricia. 

En Granada se empezó a implantar en verano, pero tan solo para consultas externas, sin hospitalización, servicio indispensable para atender debidamente la gravedad de estas enfermedadas cuando llegan a un estado avanzado, lo que obliga a muchas familias a tener que trasladar a los pacientes a otras comunidades autónomas donde sí disponen de esta atención, como tuvo que hacer en su día Patricia Cervera con su hija, o recurrir a la medicina privada, con gran coste, muchas veces inasumible, para las familias. 

Por eso el pasado jueves 22 de octubre Patricia pidió a los firmantes de su petición que enviaran una carta al director general de Cuidados Sociosanitarios de la Junta de Andalucía, José Repiso, el cargo político que está al frente de la creación de estas unidades. Y la respuesta no se hizo esperar: “No os podéis imaginar la emoción al veros, al sentirme realmente acompañada, al recibir vuestro apoyo, vuestro cariño y vuestro compromiso activo. ¡Gracias!”, escribió este viernes Patricia Cervera al ver que en menos de 24 horas desde su propuesta ya había cartas camino de la Junta de Andalucía y en apoyo a su campaña.

Una de las cartas enviadas al director general José Repiso, desde Sevilla. change.org

No ha pasado ni una semana desde su llamamiento y Patricia ya ha recibido decenas de fotos de personas escribiendo cartas a la Junta y mensajes de apoyo de quienes están enviando sus mensajes a la Junta a través de email: “Estoy emocionada. Es increíble ver la implicación y el compromiso activo de los ciudadanos. Sé que juntos lo vamos a conseguir.”

“Estos pequeños gestos nos demuestran que como ciudadanos podemos hacernos oír y luchar juntos contra una injusticia injustificable y mantenida durante décadas en nuestra comunidad autónoma. Podemos entrar en la agenda pública para que se aborden los problemas que nos afectan o que algún día nos pueden llegar a afectar”, ha señalado Patricia. “Especialmente cuando hablamos de un grave déficit de asistencia en la salud pública de la población más vulnerable: nuestra infancia, adolescencia y juventud.”

La campaña de Patricia en change.org/TratemosLaAnorexia

Aleixandra, la hija de Patricia, tiene 22 años y padece anorexia desde los 13. En marzo de 2019 inició una recogida de firmas en change.org/TratemosLaAnorexia demandando la creación en Andalucía de al menos una unidad especializada en trastornos de la alimentación. Pues, según Patricia Cervera, “en toda Andalucía, con 8,5 millones de habitantes, no hay ni una unidad especializada en TCA, cuando en otras Comunidades Autónomas como Castilla la Mancha (2 millones de habitantes), la Región de Murcia (1,5 millones de habitantes), o el Principado de Asturias (1 millón), entre otras, llevan décadas funcionando”.

En el texto de su petición Patricia explicaba que su hija se encontraba en estado de desnutrición severa: “Nunca ha tenido la menstruación, no ha podido terminar sus estudios, sus huesos son los de una persona anciana, apenas tiene masa muscular, su estómago ya no acepta ni el agua, sus piernas apenas la pueden sostener, su cabecita cuelga hacia un lado, y su risa dejó de sonar para siempre…”.

En su campaña de recogida de firmas alertaba de la gravedad de los TCA (Trastornos de la Conducta Alimentaria) y de sus consecuencias si no se tratan a tiempo: “la ausencia de tratamientos adecuados convierte su trastorno en una enfermedad crónica con resultados irreversibles y un grave deterioro tanto físico como mental. A menudo esta enfermedad termina con la muerte, a veces porque la persona que la sufre no lo aguanta más y se suicida y otras muchas veces porque se produce un fallo en un órgano vital. Y cada día se detectan más casos y en edades más tempranas.”

En menos de tres meses Patricia Cervera recogió más de 314.000 firmas y las registró presencialmente en la Junta de Andalucía. Unas horas después de la entrega de sus firmas, la Junta de Andalucía hizo público el compromiso de poner en marcha en Andalucía dos unidades especializadas en TCA “en el mes de septiembre” (de 2019).

"Sin hospitalizar es como no tener nada"

De aquel compromiso ha pasado casi un año y medio y aunque, gracias a la lucha de Patricia, ya se ha iniciado la creación de dos unidades especializadas en TCA, ninguna de ellas ofrece todavía la posibilidad de hospitalización: “si los pacientes no pueden ingresar es como no tener nada”, ha explicado Patricia. “Las personas que están tan graves como mi hija, desgraciadamente, necesitan poder ingresar. Las unidades deben incluir hospitalización”.

Con el fin de que la Junta de Andalucía cumpla su promesa antes de finalizar el año 2020 y por fin inaugure al menos una unidad especializada en TCA que incluya hospitalización, Patricia ha pedido a los firmantes de su petición que escriban cartas a la Junta y las envíen por correo postal. La respuesta de los ciudadanos no se ha hecho esperar y ya hay decenas de cartas camino de la Junta de Andalucía: “Me siento muy acompañada en esta doble lucha: vencer a la anorexia de mi hija y conseguir que haya recursos para todas las personas que lo necesiten en el presente y en el futuro. Estas cartas encima de la mesa del cargo político que está al frente de estas unidades producirá su efecto, no me cabe ninguna duda”.