Ven al Parque de las Ciencias
El foro se ha constituido este jueves en Sevilla

El Consejo de la Memoria Democrática de Andalucía arranca con el reto de impulsar la ley

Ciudadanía - Europa Press - Jueves, 4 de Octubre de 2018
El presidente de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica, el profesor de Historia Contemporánea de la UGR Rafael Gil Bracero, forma parte del consejo.
El Consejo se ha constituido este jueves y ha celebrado su primera reunión.
EP.
El Consejo se ha constituido este jueves y ha celebrado su primera reunión.

 

El vicepresidente del Gobierno andaluz y consejero de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, ha presidido este jueves en el Palacio de San Telmo de Sevilla la constitución y primera reunión del Consejo de la Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, aprobado el pasado mes de mayo por el Ejecutivo autonómico.

Se trata del órgano consultivo y de participación que canalizará las aportaciones de los sectores sociales y profesionales vinculados a las políticas de reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista.

El Consejo está presidido por el vicepresidente de la Junta e integrado por 13 vocalías. De ellas, cinco corresponden a los departamentos de la Junta con competencias en educación, salud, bienes culturales y archivos, medicina forense y violencia de género.

Así, entre los miembros del Consejo figuran el director general de Innovación y Formación del Profesorado de la Consejería de Educación, Domingo Domínguez; la directora general de Investigación y Gestión del Conocimiento de la Consejería de Salud, Teresa Molina; la viceconsejera de Justicia, Isabel Mayo; la directora general de Violencia de Género de la Consejería de Justicia, Ángeles Sepúlveda, y el director general de Bienes Culturales y Museos de la Consejería de Cultura, Marcelino Sánchez.

Otras dos vocalías están ocupadas por profesionales destacados seleccionados por la Junta de Andalucía. Se trata de la catedrática de la Universidad de Huelva Encarnación Lemus López, y del catedrático de la Universidad de Cádiz Diego Caro.

En su intervención al inicio de la primera reunión del Consejo, el vicepresidente de la Junta ha destacado la trayectoria de ambos catedráticos, resaltando que Encarnación Lemus es una de las investigadoras más prestigiosas en el ámbito de la historia reciente de España, fundamentalmente de la época de la dictadura franquista y de la transición española, y ha sido galardonada en varias ocasiones por sus estudios sobre la Transición y la memoria histórica.

Por su parte, el catedrático Diego Caro ha impulsado investigaciones que han arrojado luz sobre la historia de la Segunda República en la baja Andalucía, los movimientos obreros y los comportamientos políticos de los dos últimos siglos, según destacan desde la Junta.

Entidades memorialistas

También integran el Consejo seis representantes de entidades memorialistas inscritas en el registro autonómico. Se trata del presidente de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica y profesor titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Granada, Rafael Gil Bracero; Francisco Alfonsín Velázquez, de la Fundación Estudios Sindicales-Archivo CCOO; y Miguel Ángel Valdivia Morente, que es presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Jaén, licenciado en Filosofía y Letras, especialidad de Geografía e Historia, y profesor de Historia en Educación Secundaria.

También son vocales Antonio Naranjo Torres, en representación de Memoria, Libertad y Cultura Democrática, que fue además represaliado político que estuvo preso en cárceles franquistas; Pepa Castillejo, de la Fundación para el Desarrollo de los Pueblos de Andalucía, y Manuel Velasco, de la asociación Guerra y Exilio.

Igualmente, forma parte del Consejo, en representación de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Teresa Muela Tudela.

Jiménez Barrios ha dedicado palabras de agradecimiento a los integrantes del Consejo por su "predisposición" para formar parte del mismo, porque, según ha explicado, estas entidades han sido seleccionadas a través de un procedimiento selectivo en régimen de libre concurrencia, y se han valorado criterios como el ámbito territorial -con preferencia para el provincial o superior-, el desarrollo de proyectos subvencionados por la Junta, los reconocimientos obtenidos o la antigüedad de inscripción.

La composición se completa con una secretaría y dos vicepresidencias, que ostentarán las personas titulares de la viceconsejería y de la dirección general competentes en la materia. De esta manera, forman parte del Consejo el viceconsejero de Presidencia, Fernando López Gil; el director general de Memoria Democrática de la Junta, Javier Giráldez, y la directora del Centro de Estudios Andaluces, Mercedes de Pablos.

Tareas del Consejo

Asimismo, en el seno del Consejo se constituirá un grupo de trabajo independiente encargado de elaborar un informe sobre la verdad de la represión franquista en Andalucía y su reparación.

El vicepresidente ha señalado que, en la conformación de este órgano, desde la Junta se ha puesto "sensibilidad y cariño", ha valorado la formación y el conocimiento de los temas que atesoran los miembros del Consejo, y ha destacado el "gran trabajo y responsabilidad" que tienen por delante.

Así, ha explicado que, entre otras funciones, el nuevo órgano consultivo informará con carácter preceptivo del Plan Andaluz de Memoria Democrática, de las propuestas de disposiciones reglamentarias de desarrollo legislativo y de las solicitudes de inscripción en el Inventario de Lugares de Memoria Democrática de Andalucía. Además, valorará el informe sobre las ayudas y apoyos de la Administración autonómica, y elaborará recomendaciones para mejorar las políticas en este ámbito.

Jiménez Barrios ha subrayado que, en relación a la memoria histórica, hay que ser "muy cuidadosos desde el punto de vista del rigor", y, en este asunto, "en absoluto se trata de reabrir heridas", sino de "esclarecer lo ocurrido" en el marco de una sociedad "madura" desde el "análisis riguroso en la aplicación de la ley" de Memoria Histórica y Democrática Andalucía, que, según ha resaltado, se aprobó en el Parlamento andaluz el pasado año "sin ningún voto en contra".