El Marrón Más Caro del Mundo

'Festividades locales'

Blog - Reflexiones del Por Venir - Chema Rueda - Jueves, 16 de Septiembre de 2021
Monumento a Mariana Pineda, en la plaza que lleva su nombre, en Granada.
P.V.M.
Monumento a Mariana Pineda, en la plaza que lleva su nombre, en Granada.

Nunca tan recurrente el debate sobre las "festividades" locales, como en esta ciudad nuestra, donde llegamos a conocer el nombre, el rostro y el timbre de voz de algun@s concejal@s, tan sólo por el hecho de sus trascendentales aportaciones al asunto de las festividades locales, las razones sobre porqué unas sí deben serlo y otras no y los argumentos, mitad metafísicos y mitad pretendidamente ciudadanos, que sustentan las respectivas posiciones.

Quizá solamente el cambio climático que ya está aquí y sus rigores según caigan los días de Corpus, podría hacer cambiar la ubicación de la Feria de Granada en torno a dichas fechas

Parece asumido, y me parece bien, que connotaciones religiosas al margen, una de las fiestas locales que puede establecer el ayuntamiento (todos los ayuntamientos del país) coincida con los días de feria y fiestas de la ciudad. En Granada, las fiestas "mayores" de la ciudad se celebran en torno al día del Corpus, y por tanto, el Jueves de Corpus es festividad local, lo que permite dotar a la ciudad de Granada de varios días seguidos de "feria y fiestas". No existe debate al respecto, porque todas y todos asumimos que esas son nuestras fiestas. Quizá solamente el cambio climático que ya está aquí y sus rigores según caigan los días de Corpus, podría hacer cambiar la ubicación de la Feria de Granada en torno a dichas fechas. Soy de los que piensa que, con el tiempo, será inevitable ese cambio. Y, además, conveniente para evitar temperaturas ya inaguantables, como en los últimos años.

Nadie me las ha contado, sino que yo "estaba allí", y por tanto ambas circunstancias, valoraciones al margen, pueden considerarse evidentes

Lo que no parece estar tan claro es el segundo día de fiesta local, que puede ser establecido por el Ayuntamiento. Normalmente era el 2 de Enero, día de la toma de Granada, pero dos circunstancias, entre seguramente muchas otras, contribuyeron a abrir el debate. Nadie me las ha contado, sino que yo "estaba allí", y por tanto ambas circunstancias, valoraciones al margen, pueden considerarse evidentes. De un lado, el PP gobernante trasladó esta segunda festividad, en los años en que el 2 de Enero coincidiera con día festivo, al 15 de septiembre, día en que se realiza una ofrenda floral a la Virgen de las Angustias, algunos días antes de su celebración real, que siempre es festiva, puesto que coincide con el último domingo de septiembre. Y de otro lado, y en aras a contribuir a un debate que ya existía en la ciudad y en la sociedad, el PSOE en la oposición, se abstuvo por primera vez respecto a la designación del 2 de Enero como fiesta local. Toma fuerza, a partir de ambas circunstancias, el día 26 de mayo, conmemoración de la ejecución de Mariana Pineda, como segundo día de fiesta local.

Existía el debate y esas dos circunstancias lo "hicieron carne". Y hemos contemplado en los últimos años, como el 2 de Enero, el 26 de mayo y el 15 de septiembre se han alternado, según las circunstancias, como segunda fiesta local de Granada. Incluso, se ha llegado a condicionar la festividad del 15 de septiembre a que, efectivamente, el 2 de Enero fuera considerado festivo por la Administración andaluza, cuando ha coincidido con un lunes posterior al domingo 1 de enero. Es decir, tan poco claro se ha tenido el asunto, y tan evidente ha resultado que se ha jugado con el sentimentalismo, que se ha recurrido a coyunturas del calendario para el establecimiento de nuestro segundo día de fiesta local.

Lo que quiero decir, en definitiva, es que las festividades locales han de ser dos fechas indiscutibles para la ciudadanía, y, por diversas razones, eso no ocurre ahora en Granada. La indiscutibilidad de la festividad local del Corpus, por ser las fiestas mayores de Granada, no parece que pueda ser equiparable a ninguna de las otras posibles festividades

Lo que quiero decir, en definitiva, es que las festividades locales han de ser dos fechas indiscutibles para la ciudadanía, y, por diversas razones, eso no ocurre ahora en Granada. La indiscutibilidad de la festividad local del Corpus, por ser las fiestas mayores de Granada, no parece que pueda ser equiparable a ninguna de las otras posibles festividades. Muchos y diferentes factores coadyuvan a ello, empezando por la inamovible convicción de muchos sectores ciudadanos de que celebrar, conmemorar o simplemente recordar hechos históricos, interpretables según cada cual, ha de coincidir con fijar como fiesta local, tales hechos. Que pueden ser igualmente celebrados, conmemorados o recordados, a criterio de cada cual, sin necesidad de que sean fiesta local. Y sin que, por ello, pierdan un ápice de importancia o significado. Tan sólo que no se consideran día de fiesta local, y, por tanto, las granadinas y granadinos nos ahorramos el debate anual al respecto, el mismo todos los años.

Y que se podrían fijar las dos fiestas locales en el mes de mayo, barajando con sabiduría, inteligencia y paciencia, no exentas de pragmatismo, un posible adelanto de nuestras fiestas mayores, la festividad de Mariana Pineda, símbolo inequívocamente granadino, y la recuperación ciudadana e institucional del Día de la Cruz

Quizá convenga despojarse de íntimas y férreas convicciones (respetables, por supuesto) para abordar el debate de las fiestas locales, y hacerlo desde la óptica más práctica y a la vez solidaria con todos los sectores ciudadanos que se dicen defender al socaire de estos debates. Posiblemente mirando con perspectiva de proyección de imagen de la ciudad, de potenciación de nuestras riquezas y fortalezas culturales, cívicas, comerciales, costumbristas y turísticas, de asunción de realidades como la defensa y reivindicación de valores constitucionales como la libertad, la solidaridad y la laicidad, y también siendo conscientes de la climatología granadina actual y la que nos viene, llegaríamos a la conclusión de que el mes de mayo cumple todos los requisitos para ser el mes de Granada. Y que se podrían fijar las dos fiestas locales en el mes de mayo, barajando con sabiduría, inteligencia y paciencia, no exentas de pragmatismo, un posible adelanto de nuestras fiestas mayores, la festividad de Mariana Pineda, símbolo inequívocamente granadino, y la recuperación ciudadana e institucional del Día de la Cruz.

Ni mucho menos soy el primero que lo piensa ni que lo escribe. Pero considero ineludible este debate, además de necesario, conveniente y profundamente constructivo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de Chema Rueda

Nacido en Guadix (Granada) en 1963, por tanto de la generación de "A hard days night" y "Satisfaction". Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada y funcionario de Administración Local, grupo A, trabaja en el Edificio de Los Mondragones. Fue concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Granada (desde 2003 y hasta junio de 2015. Ha sido Secretario general del PSOE de la ciudad de Granada entre 2008 y 2017 y es Miembro del Comité Federal del PSOE desde el 39 Congreso. Me apasiona escribir (lo que pienso), debatir y participar en la vida pública, desde todos los ángulos posibles. Me duelen bastantes cosas de la vida y de la política actual, y no pienso dejar de intentar arreglarlas. Me apasiona la vida, la amistad, la Alpujarra y el Atlético de Madrid.