El descenso del paro no esconde la "fragilidad" del mercado laboral granadino, según UGT

E+I+D+i - IndeGranada - Martes, 3 de Diciembre de 2019

Juan Francisco Martín, secretario general de UGT Granada, señala que los datos de paro publicados hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal, correspondientes a la provincia de Granada, con 503 parados menos, muestran que detrás del descenso del paro, que en este mes se debe sobre todo al inicio de las campañas agrícolas, se sigue encontrando un elevado nivel de empleo precario, con más del 90% de contratos temporales. Esto hace que el mercado laboral granadino esté en una situación de  fragilidad,  con un modelo productivo sustentado en trabajos temporales y mal pagados: abaratamiento de los despidos, agotamiento de las prestaciones por desempleo, reducción de salarios, novación de contratos, cláusulas de descuelgue, inaplicación de los incrementos salariales pactados en convenio, empobrecimiento de la negociación colectiva, precariedad laboral, discriminaciones, desigualdad de oportunidades, temporalidad, parcialidad involuntaria, etc. Y ello, en gran medida, por culpa de la reforma laboral de 2012.

Además, el ugetista apunta que aunque la tasa de cobertura ha mejorado aún deja fuera del sistema de protección a miles de granadinos y granadinas, por lo que resulta prioritario reforzar la protección de las personas, mejorando la cobertura de las prestaciones por desempleo.

Por todo ello, para el representante de UGT es vital que el nuevo Gobierno que se configure próximamente sea de carácter progresista, debe derogar la reforma laboral de 2012 y sentarse con los interlocutores sociales para diseñar medidas de políticas de mercado de trabajo contra las diversas formas de precariedad en el empleo y en el desempleo.

Mejorar la calidad en el empleo y de las rentas del trabajo, en un contexto de consolidación de la economía a nivel global, es fundamental para lograr un crecimiento sostenible y de futuro,  ha concluido Martín (UGT), sin olvidar el necesario cambio de sistema económico mediante un cambio de modelo productivo, sustentado en una política industrial activa y de Estado.