Recicla la ropa que ya no usas. Es un mensaje del Ayuntamiento de Granada

Stop Desahucios pide la colaboración ciudadana para evitar el desalojo de una familia con dos hijos en la capital el próximo martes, día 10

Ciudadanía - IndeGranada - Miércoles, 4 de Diciembre de 2019
El colectivo ha intentado, por ahora sin éxito, que el Banco Santander, propietario de la vivienda, les conceda un alquiler social.
Una de las protestas de Stop Desahucios.
pah granada/archivo
Una de las protestas de Stop Desahucios.

Isabel, Manuel su marido y sus dos hijos menores de edad -16 y 7 años- van a ser desahuciados el próximo martes 10 de diciembre -martes a las 10:45 h de su vivienda en la calle Diego de Arana 32, en la zona Norte, según informa Stop Desahucios en una nota.

El colectivo explica que hasta el año 2016 vivían, acogidos, en la vivienda de una hermana de Manuel. Por motivos de traslado de ciudad de esta persona, y ante la perspectiva de tener que abandonar esta vivienda, localizan una casa en la calle Diego de Arana que pertenece al Banco Santander. "Tenía muy mala pinta" -dice Isabel-, "la puerta de entrada estaba rota, pero nosotros no la ocupamos, sino que nos pasamos por la oficina del banco que hay cerca del supermercado, y le preguntamos al director si podíamos meternos allí".

Es el relato de Isabel cuando cuenta su historia en la asamblea de Stop Desahucios. "Nos dijo que sí, pero que el banco acabaría denunciándonos en el juzgado". Sin otra alternativa, dada su situación de precariedad, entran en la vivienda, la acondicionan y viven allí. Desde entonces, y a través del referido director, han solicitado al banco un alquiler social con derecho a compra. "Nos dicen que no tenemos ingresos suficientes, y que no nos lo pueden conceder".

Ya juzgados por el delito leve de ocupación por el juzgado de Primera Instancia Nº1 de Granada, tienen además el auto de desahucio para el próximo martes. Desesperados, "y dejados a su suerte por los Servicios Sociales del Ayuntamiento", según Stop Desahucos, les ofrecen piso compartido, pero sin fecha concreta de entrada, dado que ahora mismo no existen plazas libres, y acuden el pasado lunes, por consejo de la trabajadora social que los atiende, a Stop Desahucios.

Disponen de 430 € de ayuda familiar que cobra Isabel. "Manuel hace chapuzas, de lo que haga falta: pintura, albañilería...", cuenta Isabel. Tienen a sus hijos bien escolarizados en un centro de la zona y tratan de salir adelante con la mayor dignidad posible. Puestos al habla con los responsables de vivienda de los Servicios Sociales del Ayuntamiento para estudiar con urgencia el caso, "nos responden que ya le han dado una alternativa y que, puesto que la ocupación es un delito, no van a hacer nada más", indica el colectivo.

Stop Desahucios, a través de su abogado de oficio, ha presentado un escrito solicitando la suspensión del desahucio con base en la existencia de dos menores de edad, y se ha puesto en contacto con la entidad bancaria para intentar conseguir un alquiler social. "Lo urgente, ahora, es intentar parar el desahucio, para lo que pedimos la colaboración ciudadana. Teniendo en cuenta la indefensión en la que se ha dejado a esta familia, nos vemos, de nuevo, en esta terrible situación", explica Stop Desahucios, que solicita, asimismo, al "ocupadísimo concejal responsable del área de Servicios Sociales -y de otras muchas áreas- que busque huecos en su apretadísima agenda para preocuparse por la situación de las familias desfavorecidas de esta ciudad".