No tienes excusa: recicla
La impresionante manifestación, formada por mujeres y hombres, inspira para seguir conquistando terreno a la desigualdad

La lucha por la Igualdad toma las calles de Granada

Ciudadanía - M.Andrade - Domingo, 8 de Marzo de 2020
Una impresionante manifestación tomó este domingo, 8 de marzo, las calles de Granada para reivindicar con fuerza la lucha por la Igualdad, más necesaria que nunca, ante las amenazas de la ultraderecha y su influencia en los partidos conservadores con los que gobierna.
Cabecera de la manifestación de este domingo.
P.V.M.
Cabecera de la manifestación de este domingo.
De nuevo, la marea violeta salió a calles de Granada en un 8 de marzo, festivo y soleado, que no mermó participación. 
 

Pero, sobre todo, de las asociaciones feministas y de mujeres, que siempre están ahí, que han dado y siguen dando la cara. Ejemplos de que la lucha merece la pena

 
Al contrario. Puede que porque si siempre necesaria y justa, ahora, la lucha por la Igualdad requiere de más fuerza, ante la amenaza de la extrema derecha retrógrada, dispuesta a cercenarla y la influencia que ejerce en el PP y Ciudadanos, que la necesitan para seguir gobernando, en Andalucía o en la capital granadina.
 
Mujeres de todas las edades, pero también hombres comprometidos y familias, junto a sindicalistas y políticas de izquierda han alzado la voz contra la desigualdad y para exigir que no se dé un ni un paso atrás en una larga lucha modélica.
 
Amplias representaciones de socialistas, con la delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra García; de IU; del PCA y de Podemos. Pero, sobre todo, de las asociaciones feministas y de mujeres, que siempre están ahí, que han dado y siguen dando la cara. Ejemplos de que la lucha merece la pena.
 
Todas y todos partieron del Triunfo al mediodía. Pero desde tiempo antes ya se notaba el ambiente especial en la capital granadina, como en otros municipios y pueblos de la provincia, donde han reivindicado un mundo mejor, porque de eso trata la Igualdad: construir un mundo mejor, con los mismos derecho para mujeres y hombres.
 
Pancartas preparadas, concentraciones de mujeres y hombres. Jóvenes, muchas de ellas, que han cogido el testigo de aquellas pioneras que abieron el camino e inspiraron a generaciones posteriores. El metro abarrotado y los autobuses que llegaban al centro, con el violeta o morado, predominante.
 
En Avenida de Constitución, costaleras ensayaban para la Semana Santa. Y en el paso, habían colocado un cartel reclamando la igualdad, también en ese mundo. Todas las luchas suman.
 
Toda esa gran manifestación, que en un momento llenó Gran Vía, formada por mujeres y hombres, inspira para seguir conquistando terreno a la desigualdad.

Toda esa gran manifestación, que en un momento llenó Gran Vía, formada por mujeres y hombres, inspira para seguir conquistando terreno a la desigualdad

 
Pese al anuncio de que por primera vez partidos de derecha se iban a sumar a la manifestación, por aquello de que gobiernan en la Junta, la representación fue muy residual y sin querer llamar la atención, y acompañaron la marcha en los primeros metros.
 
Voces de mujeres y hombre reclamando la Igualdad real, con cánticos, lemas y pancartas.
 
Entre ellas, alusiones al querer llegar sola y borracha a casa de noche, deliberadamente malinterpretado por quienes denigran el principal reto de la sociedad, junto a la erradicación de la violencia machista.
 

La marea morada ha recorrido durante varias horas las calles de Granada hasta llegar, pasadas las dos y media de la tarde, al Paseo del Salón, donde se ha leído el manifiesto. La de este domingo ha sido probablemente la mayor movilización de un 8 de marzo -la Policía Nacional calcula que 18.000 personas han participado en la gran manifestación-. Prueba de ello es que mientras la cabecera de la marcha, difuminada por los cientos de mujeres y hombres que caminaban adelantados a las pancartas, llegaba a la Plaza de Isabel La Católica, Gran Vía estaba completamente inundada por la manifestación.

"Aquí estamos, un año más. La lucha no ha terminado y seguiremos saliendo día a día hasta que tengamos una vida digna. Estamos haciendo historia", ha dicho una de las portavoces del movimiento feminista, que ha proclamado que el feminismo es diverso, con sus debates a veces contradictorios, pero con una fuerza imparable: ¡estamos juntas!, en unas palabras aclamadas con aplausos. 

"La lucha sigue siendo necesaria; a pesar de los innegables avances, el patriarcado continúa, está enraizado y alimenta la desigualdad". Con este mensaje comienza el manifiesto del 8 de marzo, que alerta de que aún estamos muy lejos de la igualdad real y del rebrote de las ideas ultraconservadoras, que niegan la violencia machista o tratan de imponer en la escuela el veto parental. 

Un manifiesto que hace hincapié en la precariedad laboral de las mujeres, a la que este domingo han puesto voz colectivos que están luchando por sus derechos, como las 'kellys', las monitoras escolares, las profesionales técnicos de integración o las intérpretes de lengua de signos, además de mujeres bolivianas. Todas han tomado la palabra para cerrar una manifestación de nuevo histórica, con miles de personas que han marchado también por ti, que solo la miras discurrir o no te atreves aún a unirte. La lucha de las mujeres, la lucha por la igualdad ya no se para.

Juntas somos más fuertes. 

Informaciones relacionadas: