Campaña Toca Granada esta Primavera. Patronato de Turismo
El equipo de Prevención de Desastres Sísmicos aboga por la pedagogía y formación sobre cómo actuar ante terremotos

El Instituto Andaluz de Geofísica llama a la tranquilidad por ser un terremoto "pequeño" y pide vivir "de cara al riesgo sísimico"

Ciudadanía - IndeGranada - Domingo, 24 de Enero de 2021
La responsable de Prevención del instituto, Mercedes Feriche, enmarca el terremoto de 4,4 grados registrado este sábado y el resto de seísmos en una serie sísmica que comenzó hace tiempo y es similar a otras sucedidas en Loja, Armilla o Iznájar (Córdoba).
El equipo del Instituto Andaluz de Geofísica con el alcalde de Santa Fe, este domingo.
R.Troyano
El equipo del Instituto Andaluz de Geofísica con el alcalde de Santa Fe, este domingo.

 

"La población debe estar tranquila. Es un terremoto pequeño. No llega a ser ni siquiera moderado". Así se ha expresado este domingo, en declaraciones a los periodistas, la responsable del área de Prevención del Instituto Andaluz de Geofísica y Prevención de Desastres Sísmicos de la UGR, Mercedes Feriche.

En una visita a Santa Fe con el equipo del instituto para evaluar los daños, como ya hicieron este sábado en Atarfe, Feriche ha enmarcado el seísmo de 4,4 grados en una serie sísmica que comenzó "hace tiempo". Ha explicado que una serie sísmica es "un conjunto o enjambre de terremotos próximo en el tiempo o geográficamente, en la que no destaca ninguno, pero sí varios". En esta serie en la que encaja el de Santa Fe, "de momento el principal es el de 4,4". 

Pese a que es leve según la escala macrosísmica europea, al ser superficial y registrarse en una zona densamente poblada, "los efectos son alarmantes" para la población que lo siente.

Que se haya registrado el terremoto de 4,4 no quiere decir que vaya a cesar la actividad, ha manifestado a preguntas de los periodistas. No obstante, Feriche ha aclarado al respecto que para conocer cómo funcionan estas zonas habría sido necesario contar desde hace siglos con instrumentación y el uso de estas herramientas, como ha indicado, es relativamente reciente. 

La serie sísmica que se está registrando en Granada es similar a otras ocurridas en Iznájar (Córdoba), Loja o Armilla. Están, según ha explicado la científica, relacionadas con las fallas de borde de la Cuenca de Granada, una cuenca intramontañosa que se está hundiendo por su propio peso. Según ha abundado en su explicación, por acúmulo de materiales y por los abanicos fluviales que se entrecruzan entre sí. Al hundirse se producen estos terremotos. 

"Hay que pensar que vivimos en una zona sísmica y aunque no haya grandes terremotos pueden producir daños"

¿Entran dentro de la normalidad? "Es una normalidad relativa. Para nosotros sí, pero para la población no", ha respondido para incidir en que "no hay memoria generacional apenas" sobre terremotos con daños. El último gran terremoto destructor fue el de Lorca (Murcia) en 2011 y, antes, el registrado en la provincia de Granada en 1956. A pesar de vivir en una zona con mucha actividad sísmica, la población vive "de espaldas al riesgo sísmico". Y la directora de Prevención del Instituto Andaluz de Geofísica ha enfatizado la necesidad de vivir "de cara al riesgo sísmico". "Hay que pensar en que vivimos en una zona sísmica y aunque no haya grandes terremotos pueden producir daños". Ha abogado por ello a tenerlo en cuenta y aplicarlo "a todos los niveles de la vida". 

Como ejemplo ha puesto que en el terremoto de Lorca, "la gente que murió, murió en la calle o saliendo de edificios". De ahí que haya insistido en la importancia de la pedagogía, sobre todo entre los escolares. Una labor de divulgación que ya hace el Instituto Andaluz de Geofísica y Prevención de Desastres Sísmicos con los colegios y que aboga por reforzar. Tenemos que conocer cómo actuar y qué recomendaciones seguir ante este tipo de situaciones. Por ejemplo, la importancia de permanecer dentro de los inmuebles, tirándose al suelo y protegiéndose la cabeza. Si salimos fuera pueden caernos aleros, fachadas, trozos de chimena...y herirnos.

¿Una serie de terremotos de esta magnitud evita otro mayor? Tampoco es así. "Si fueran los terremotos más grandes, probablemente sí". "Uno de 4,4 no significa gran cosa", ha matizado. 

Daños en las instalaciones de la piscina de Atarfe. 

Sin daños estructurales

La científica del Instituto Andaluz de Geofísica ha hecho hincapié, a la espera de evaluar lo ocurrido en Santa Fe, que en Atarfe, la otra localidad más afectada, no hay daños estructurales. Se concentran fundamentalmente en un terreno que es blando y saturado de agua, pero los daños -ha insistido- son leves, aunque aparatosos.

Más información:

El siguiente vídeo recoge algunas de las imágenes grabadas este sábado, con el momento del terremoto de 4,4 y los desperfectos ocasionados: