Piropos poéticos

'Pintalabios rojo'

Blog - Punto de fuga - Cristina Prieto - Jueves, 19 de Enero de 2023
Ángela Rodríguez.
Ministerio de Igualdad
Ángela Rodríguez.

En estos últimos cuarenta y cinco años de democracia, en nuestro país se han puesto al frente de los órganos que nos gobiernan personas a las que sus actuaciones les han hecho merecedoras de un huequecito en la historia. Unas para bien y otras no tanto. La televisión nos ha ofrecido imágenes de ministros detenidos, otros negando ser titulares de cuentas en paraísos fiscales hasta que la evidencia de las pruebas les dejó al descubierto a pesar de pasar por todas las fases que contemplan la comunicación en situaciones de crisis. También hemos escuchado, con estupefacción, cómo algunas no sabían que en el garaje de su vivienda se encontraba, a buen recaudo, un coche de alta gama. Algunos de los que fueron introducidos en un coche policial con ayuda, se gastaron cantidades ingentes de dinero con tarjetas opacas mientras muchas familias perdían sus viviendas y otras dirigentes ministeriales pedían milagros para reducir las cifras del desempleo a la Virgen del Rocío. Hasta el jefe del Estado aseguró que no volvería a irse a cazar elefantes. No sabemos si porque no encontró la compañía adecuada, su escopeta ya no disparaba bien o por empatizar con los simpáticos paquidermos.

"El último despropósito ha sido ver a Ángela Rodríguez, secretaria de Estado de Igualdad y contra la Violencia de Género, bromear y reírse sobre las excarcelaciones de hombres condenados por violadores y la cantidad de varones que van a solicitar el Registro Civil el cambio de la mención sobre el sexo para convertirse en mujeres de pleno derecho"

Lo cierto es que ya creíamos que no íbamos a ver más tropelías hasta que llegó el equipo ministerial de Igualdad porque nunca un organismo destinado a mejorar la vida del 52% de la población ha hecho más por destruir los logros conseguidos por el Feminismo y su lucha sostenida durante tantos años. El último despropósito ha sido ver a Ángela Rodríguez, secretaria de Estado de Igualdad y contra la Violencia de Género, bromear y reírse sobre las excarcelaciones de hombres condenados por violadores y la cantidad de varones que van a solicitar el Registro Civil el cambio de la mención sobre el sexo para convertirse en mujeres de pleno derecho. Nos podríamos echar una risas juntas si estuviéramos hablando de cosas inverosímiles, pero, señora Rodríguez, lo que a usted le produce tanta gracia está ocurriendo ya –casi doscientas condenas reducidas- y lo veremos en España como se detecta ya en otros países que aprobaron hace algunos años normativas en la línea de la Ley Trans que ha impulsado su ministerio.

Y, frente a la condena del Feminismo a lo que tan gracioso le parece a la Secretaria de Estado, su actitud ha sido la de siempre, culpar a la extrema derecha de los bulos a pesar de que el vídeo donde pueden verse y escucharse las risas de ella y sus amigas era fácil de encontrar en redes sociales. Señora Rodríguez, nunca la extrema derecha pensó que su campaña electoral se la iban a hacer ustedes.

"Tranquila, su cese no llegará porque usted pertenece a la intocable parte del Gobierno que goza de inmunidad para terminar con el Feminismo. Tranquila, no lo conseguirán"

Una Secretaría de Estado es un cargo de altísima responsabilidad y, desde esta posición, cualquiera de sus actuaciones fuera de las cuatro paredes de su casa, tiene trascendencia y por ello, es necesario llegar a estos niveles de la Administración con una preparación adecuada. Porque, en la cúspide de la pirámide, no se puede estar como si se hubiera firmado un contrato en prácticas y aportar como aval de eficiencia unas amigas mejor posicionadas y un maletín con muchos carmines de color rojo. No se engañe y piense que quienes le ríen hoy sus gracias serán también quienes no duden en ponerle trampas si con ello vuelven a tomar posiciones ventajosas cuando el barco comience a hundirse. En este momento, sostener la coalición de Gobierno es la prioridad de un Presidente al que, sospecho, no le hacen tanta gracia sus cosas a tenor de las declaraciones de su portavoz. Tranquila, su cese no llegará porque usted pertenece a la intocable parte del Gobierno que goza de inmunidad para terminar con el Feminismo. Tranquila, no lo conseguirán.

Señora Rodríguez, si usted hubiera sido algo más avispada, habría escuchado a las organizaciones feministas que saben mucho de violencia machista porque llevan una larga trayectoria de trabajo empírico y teórico. No lucen tantos colorines ni brilli brilli pero conocen profundamente el problema y pueden aportar muchas soluciones. Si usted hubiera sido un poquito más inteligente, habría asumido como propias algunas de sus propuestas para venderlas bien desde su ministerio y apuntarse un tanto. Si usted hubiera sido capaz de ver el mundo con perspectiva, quizás un guiño aquí y otro allá la habría colocado en una mejor posición de cara al futuro. Pero, usted ha preferido hacerle la campaña a la ultraderecha, despreciar la experiencia de otras y reírse de las mujeres. Si no lo ve, piense sólo por un instante en este ejemplo. ¿Se le habría ocurrido al Director General de Tráfico reírse de las víctimas de accidentes? Ante la esperable reacción ciudadana, ¿habría considerado que son bulos de la extrema derecha? Dele una vuelta a ver si encuentra una respuesta.

Por cierto, el pintalabios rojo que usa debe ser de muy buena marca. Está siempre perfecto y le sienta muy bien.

 

 

Imagen de Cristina Prieto

Madrileña afincada en Andalucía desde 1987, primero en Almería y posteriormente en Granada donde he desarrollado mi carrera profesional como periodista. Me licencié en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, cursé mi suficiencia investigadora en la Universidad de Granada dentro del programa Estudios de la Mujer y leí mi tesis doctoral en la Universidad de Málaga.