Vive Sierra Nevada. Ahora, también esquí nocturno

'Denzel Curry mira al futuro con nuevos ojos'

Blog - Un blog para melómanos - Jesús Martínez Sevilla - Miércoles, 13 de Abril de 2022
Denzel Curry – 'Melt My Eyez See Your Future'.
Portada de 'Melt My Eyez See Your Future', de Denzel Curry.
IndeGranada
Portada de 'Melt My Eyez See Your Future', de Denzel Curry.

He de reconocer que, a pesar de su reputación como uno de los raperos más versátiles y originales de los últimos años, nunca había escuchado detenidamente a Denzel Curry. El de Florida había recibido un amplio reconocimiento, especialmente entre los medios especializados en hip hop, por sus últimos discos: UNLOCKED (2020), un EP colaborativo con el gran productor Kenny Beats; ZUU (2019), un homenaje a Miami, su ciudad de origen; y sobre todo TA13OO (2018), el trabajo con el que se consolidó como uno de los raperos más interesantes en salir de la escena de SoundCloud. Todo esto lo fui siguiendo desde fuera, siendo consciente de su trayectoria pero sin sentarme a descubrir a qué se debía todo el alboroto. Pero este año ya no he podido resistirme: con los singles de adelanto de su quinto LP, Melt My Eyez See Your Future, me quedé prendado, y al escuchar el álbum completo he flipado en colores. El talento de Denzel no requiere de mucha interpretación para entenderlo: es obvio, es descarado, es avasallador.

En primer lugar, hay que decir que el disco es una demostración de esa versatilidad que todo el mundo aplaude en él desde hace años

En primer lugar, hay que decir que el disco es una demostración de esa versatilidad que todo el mundo aplaude en él desde hace años. Curry ya había hecho de todo y todo bien, pero aquí se lanza con un sonido con el que pocos se atreven hoy en día: un jazz rap de fuertes influencias neo soul. Según él mismo ha reconocido, su principal punto de referencia eran los Soulquarians, el mítico colectivo de artistas de hip hop y soul que consolidó la unión de ambos géneros a finales de los 90 y principios de los 2000. Pero la lista de influencias es mucho más amplia: desde el trip hop al synth pop, pasando por el punk, el drum'n'bass o el funk, todo eso estaba en el trasfondo de lo que Curry quería crear con este disco. Al mismo tiempo, el género que le ha dado sus mayores hits, el trap, no desaparece, pero pasa a un segundo plano relativo en favor de un hip hop más vieja escuela, más boom bap.

El disco tiene una gran cohesión sonora pese a la pluralidad de influencias, gracias a que incluso las canciones que más se alejan de esa base neo soul y jazz mantienen una gran calidez

Con todos esos sonidos podría surgir un auténtico pastiche, pero nada más lejos de la realidad: Melt My Eyez See Your Future tiene una gran cohesión sonora pese a la pluralidad de influencias, gracias a que incluso las canciones que más se alejan de esa base neo soul y jazz mantienen una gran calidez. El trabajo de producción es excelente aun cuando cada canción está a cargo de personas distintas, con grandes nombres como JPEGMAFIA, Thundercat, Robert Glasper, Karriem Riggins o Noah Goldstein compartiendo créditos con figuras menos conocidas como DJ Kahlil o Powers Pleasant (el único que trabaja en dos cortes del disco). Pero la clave es que, sobre estos ricos y variados instrumentales, Denzel Curry rapea a un nivel altísimo. El despliegue de flows es alucinante, la capacidad camaleónica de adaptar su voz a todos los registros posibles solo es comparable a la del rey Kendrick Lamar, y sobre todo las letras tienen una profundidad que pocos de sus contemporáneos alcanzan. La muerte, la violencia policial, el racismo, los pensamientos suicidas... todas estas duras temáticas, que ya aparecían en discos como TA13OO, reaparecen aquí con un grado aún mayor de profundidad.

La metáfora central que da nombre al disco es la imagen de fundir tus ojos: el paso necesario para poder ver la realidad más allá de todas las distorsiones que nuestra sociedad impone en nuestra mirada

La metáfora central que da nombre al disco es la imagen de fundir tus ojos: el paso necesario para poder ver la realidad más allá de todas las distorsiones que nuestra sociedad impone en nuestra mirada. También para poder verse a uno mismo: Curry no tiene problema en reconocer que ha estado yendo a terapia, y que esto le ha ayudado a cambiar muchas de sus actitudes y hacerse responsable de sus propios errores. “Dealt with thoughts of suicide, women I've objectified/Couldn't see it through my eyes so for that, I apologize/I'm just hypnotized, working hard to empathize”, nos comparte en la inicial “Melt Session #1”, una canción que dedica a las personas a las que ha hecho daño, y la honestidad y vulnerabilidad con la que cuenta su proceso nos hace empatizar de inmediato. Al mismo tiempo, no se trata en absoluto de un ejercicio de narcisismo: el disco refleja precisamente una mayor apertura al mundo y sus problemas, pero mirado desde esos nuevos ojos, los de quien avanza en su proceso de comprenderse a sí mismo. Todo el principio del álbum, incluyendo el monumental single “Walkin” y “Worst Comes to Worst”, aborda esta cuestión.

De este modo, podemos comprender mejor al personaje que, inspirado por el cine de Kurosawa, el anime Cowboy Bebop o la saga Star Wars, Curry plantea como su alter ego: el samurai, el cowboy, el jedi; es decir, el guerrero solitario de gran poso espiritual. Esa lucha por encontrar el propio camino se encuentra con obstáculos, ya sean internos, como los que aborda en “Mental”, la canción más neo soul del álbum, o en “Troubles”, un auténtico temazo de trap melódico con T-Pain; o externos, como el racismo y la violencia policial que explora en “John Wayne” o “Sanjuro”, los problemas asociados a la fama que explica en “X-Wing” y “Angelz” o los efectos de la pandemia en “The Last”. En cualquier caso, las canciones son siempre dinámicas y Denzel mantiene nuestra atención con sus cambios de flow y sus dobles sentidos. Mi favorito: cuando en “The Ills” dice “the purest form of Zeltron made me alkaline”, es decir, que en su forma más pura, Denzel es alcalino, o sea, está basado. Inserte aquí meme de “me explota la mente”.

En fin, para qué alargarlo más: este es uno de los discos de hip hop del año. Hay un poco para todos los gustos: quien prefiera al Curry agresivo y trapero flipará con “Ain't No Way”, donde también brillan Rico Nasty y JID; a quien le guste la electrónica le flipará “Zatoichi”, con ese brutal breakbeat en el estribillo; también hay espacio para el sonido más experimental en “The Smell of Death”, y por supuesto a quien le guste el jazz o el neo soul tendrá de sobra donde elegir. Las pegas son mínimas: “The Last” es un poco más plana, el estribillo de “X-Wing” suena algo extraño, la aparición de 454 en “Sanjuro” es decepcionante. Por lo demás, el álbum es redondo. Con Melt My Eyez See Your Future, Denzel Curry se consolida como uno de los raperos más talentosos y consistentes del panorama. Yo ya no podré ignorarlo, y tú tampoco deberías.

Puntuación: 8.7/10

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de Jesús Martínez Sevilla

Investigador en formación, trabaja en la Universidad de Granada. Le interesa hacer ciencia social comprometida, por lo que estudia la salud mental desde perspectivas despatologizadoras y transformadoras. Además, milita en colectivos de la ciudad. En sus ratos libres, escribe sobre música pop. (Osuna, 1992).