Ven al Parque de las Ciencias
La oposición, incluido el PP que presentó una propuesta similar, pide alternativas

Rechazo frontal a la primera propuesta para cuadrar las cuentas municipales

Política - IndeGranada - Martes, 28 de Marzo de 2017
El marco presupuestario elaborado por el gobierno local entre 2018 y 2020 prevé incrementar los ingresos por el IBI de 69,7 a 94,7 millones de euros.

El primer marco presupuestario elaborado por el gobierno socialista, que es la base sobre la que deben asentarse las cuentas municipales para lograr la estabilidad a la que obliga la ley el cumplimiento del déficit, ha sido frontalmente rechazado por la oposición.

El incremento en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles que recoge ese marco y que prevé incrementar los ingresos por este concepto de los 69,7 millones previstos este año a 94,7 millones en 2020, con una subida por tanto cercana al 40 por ciento, es la razón del muro con el que se ha encontrado el equipo de gobierno, al que se le complica la elaboración del presupuesto. Ni siquiera el PP, que en su último año de gobierno ya elaboró un marco que recogía también la subida de impuestos, lo apoya, como reflejan los mensajes enviados a través de twitter y las declaraciones del propio Francisco Ledesma, que fue concejal de Economía del anterior gobierno municipal. 

El escenario que se presenta acerca mucho más el fantasma de la intervención por parte de Hacienda, Ministerio que ya advirtió al Ayuntamiento de Granada que el pasado año no cumplió con el plan de ajuste. Y no solo eso, pues como ha recordado recientemente el interventor, una vez conocida la liquidación del presupuesto de 2016, los 61 millones de euros de remanente negativo obligan a volver a adoptar medidas. 

En este contexto el marco presupuestario ha recibido duras críticas. Los grupos municipales exigen alternativas, como eliminar gastos superfluos, aunque el portavoz del gobierno local y responsable de Economía, Baldomero Oliver, insiste en que subir la presión fiscal es inevitable. "No sé si en los niveles que establecen los técnicos pero, desde luego no hay otra forma que -además del esfuerzo en gastos- incrementar la presión fiscal", dijo a los periodistas. 

Es "lo que dicen los técnicos que habría que hacer" y "lo que haya que hacer es lo que decidamos entre todos" habida cuenta, entre otras cuestiones, de que "una posible subida del IBI requeriría de una modificación de las ordenanzas fiscales" que "se vota y se aprueba en pleno".

A este respecto, según informa Europa Press, pidió al PP que explique "por qué era capaz de asumir ese marco presupuestario hace un año y ahora no".

Al resto de grupos también les solicitó "concretar medidas" con la vista puesta en un plan de saneamiento que permita "salir de una situación de quiebra técnica" pues "lo que no vale es decir no y mantener una situación que ya va siendo insostenible".

Los socialistas piden "el esfuerzo de todos los grupos políticos"

Está en juego "si esas medidas se siguen adoptando por el Ayuntamiento o dejamos que sea el Ministerio, una vez intervenidos, el que nos las aplique", agregó Oliver que indicó que "la situación es muy grave" y que el equipo de gobierno va a poner "encima de la mesa" una propuesta de presupuesto para cuya negociación es necesario el "esfuerzo de todos los grupos políticos".

"Esta situación no es de ayer ni de anteayer" sino un "cúmulo de decisiones fatales para la ciudad adoptadas por el anterior equipo de gobierno, entre otras cosas en materia urbanística, obligándonos a pagar sentencias millonarias", o también en materia de recaudación, señaló.

Para Ciudadanos, como ya adelantó su portavoz, Manuel Olivares, el lunes al criticar la subida del IBI prevista, "la clave del desequilibrio" existente son "los elevados gastos municipales". Con esta propuesta, los granadinos y granadinas seguirán pagando "las deudas y errores" que se cometieron "en el pasado. 

El grupo municipal de Vamos Granada reclama "un cambio en el rumbo económico" de la ciudad para poder articular medidas negociadas con el Ministerio de Hacienda "a cinco o a diez años para poder reconducir la devastadora situación" en las cuentas municipales "que la gestión del PP ha dejado en el Consistorio".

Así lo indicó la portavoz del grupo de Vamos Granada, Marta Gutiérrez, subrayando la necesidad de aplicar líneas estratégicas de recuperación económica en la ciudad como la recuperación de "servicios públicos privatizados, revisión de grandes contratos, inclusión de cláusulas sociales, plan de energía" así como de una "gestión eficiente para sanear las cuentas, generar empleo y riqueza local", entre otras. Se trata, según ha indicado Gutiérrez, de implementar medidas para "poder afrontar la situación de forma sostenible, sin que se hipoteque el futuro de la ciudad".

"Para cuadrar las cuentas de Granada no sólo necesitamos tiempo, sino que tenemos que cambiar 180 grados el rumbo económico", siendo necesario "reducir el gasto superfluo, que implica eliminar el despilfarro que sabemos que hay sin tocar un euro de las partidas en derechos sociales y las inversiones que sabemos que generan empleo", explicó la portavoz de Vamos Granada para quien "también hay que aumentar ingresos con la mejora de la gestión y poniendo en valor los recursos del Ayuntamiento, sin necesidad de subir impuestos".

En este sentido, la concejal afirmó "descubrir con sorpresa que el PSOE, más allá de advertir de los peligros y de descubrir la herencia recibida, algo que ya sabíamos todos, no tiene ninguna receta para dinamizar la economía de la ciudad".

El portavoz del grupo de IU en el Ayuntamiento de Granada, Francisco Puentedura, dejó claro que no apoyará ningún presupuesto o plan de saneamiento que implique una subida "abusiva y antiprogresiva" del IBI.

Puentedura mostró su rechazo a la medida de "subir más de un 40 por ciento el IBI para los próximos tres años" tras la información que a este respecto se ha enviado al Ministerio de Hacienda para informar sobre el marco presupuestario de los años 2018-2020 en el que "se plantea la subida lineal de este impuesto con el objetivo de recaudar más de siete millones de euros por año con esta medida".

Además, IU advierte de que este informe enviado al Ministerio supone la eliminación de la bonificación del 5 por ciento a quienes tienen domiciliado el recibo, con lo que la subida quedaría por encima del 40 por ciento. Para Puentedura se trata de un incremento "abusivo, injusto, antiprogresivo e irresponsable", pues, a su juicio, el gobierno local (PSOE) "no plantea ninguna medida estructural del control del gasto y hace pagar a la ciudadanía con una nueva subida de impuestos la nefasta gestión económica que ha llevado a la ruina al Ayuntamiento".

Por ello, animó al gobierno local a adoptar "el camino correcto" para mejorar la economía y garantizar la suficiencia financiera de los servicios públicos, que en su opinión "debe pasar por reducir altos cargos políticos y redes clientelares, acabar con el descontrol de horas extras que impiden la creación de empleo público, eliminar privilegios como escoltas y coches oficiales, así como acabar con la privatización de servicios municipales y grandes contratos en el transporte público, limpieza, recogida de basuras y agua".
Más información: