Nueva reordenación del transporte público en la capital.
Los efectos de la gran recesión permanecen en la provincia

Diez años de crisis en Granada: paro, bajos salarios y pobreza crónica

E+I+D+i - J. M. M. - Domingo, 9 de Septiembre de 2018
La provincia apenas se ha recuperado desde que se inició la recesión en 2008. El desempleo sigue siendo muy alto y los ingresos salariales son más bajos que hace una década.

La cifra de trabajadores pobles es ahora mayor que hace diez años. pixabay

Paro, sueldos de miseria, pobreza crónica y enquistada... Han pasado diez años desde que estalló la peor crisis que se recuerda y buena parte de la población granadina aún padece sus efectos. La recuperación iniciada tímidamente en 2014 apenas ha llegado a la provincia, pese a que el país presuma de llevar años creciendo y creando empleo.

Diez años después, ¿cómo está Granada respecto a 2008?

Un altísimo nivel de paro

El paro sigue siendo muy alto. La provincia tenía en el segundo trimestre de 2008 (ya llevada dos años subiendo) casi 78.000 personas sin empleo, según la Encuesta de Población Activa (EPA). Diez años después, se mantiene por encima de los 100.000 parados (101.800), un nivel del que no ha bajado en ningún momento durante la recuperación económica. 

Si se utilizan las cifras de paro registrado del antiguo Inem, las diferencias con 2008 son aún más abultadas. Ese año había unos 57.000 parados en Granada y ahora hay más de 82.000. 

La tasa de paro de la provincia continúa estando entre las más altas del país y tan lejos de la media como en 2008. En aquel año había un 18,45% de paro en Granada, frente al 10,36% de España. En 2018 la tasa de desempleo de la provincia es del 23,8%, por un 15,28% de la nacional. Es decir, casi una de cuatro personas en disposición de trabajar no puede hacerlo en Granada. 

Menos población ocupada

La población ocupada también es menor que hace diez años, se mire la estadística que se mire. Según la EPA, en 2008 la provincia tenía 344.400 personas con empleo (segundo trimestre de 2008). Una década después, son 325.600, unas 20.000 menos. 

Si se consultan los datos de afiliación a la Seguridad Social, en agosto de 2008 el sistema tenía en la provincia 330.933 cotizantes. Diez años después son 324.513. 

Destrucción de empresas

Durante la crisis desaparecieron miles de empresas en Granada. Se han creado muchas en los años de recuperación, pero el tejido empresarial de la provincia está lejos del de entonces, sin que fuera ni mucho menos el deseable. Según el Instituto Nacional de Estadística, la provincia contaba en 2008 con 62.269 sociedades mercantiles. Hoy día son 59.115. Son un 5% menos de negocios, mientras que en España el número se ha recuperado más, puesto que ahora hay un 2,5% menos que hace diez años, la mitad de reducción que en Granada. 

Sin referente financiero

Si la crisis estalló a nivel mundial con la caída del gigante financiero Lehman Brothers aquel 15 de septiembre de 2008, a Granada también le costó, finalmente, la desaparición de su 'gigante' bancario, Caja Granada, diluida primero en BMN y eliminada por completo tras la absorción por Bankia. 

Salarios más bajos

Los ingresos salariales cayeron con la crisis y no se han recuperado. La media de rentas por cuenta ajena declaradas en 2008 en la provincia fue de 15.980 euros por asalariado, según la Agencia Tributaria. En 2016, último año con datos disponibles, fue de 15.008 euros de promedio, casi 1.000 euros menos que hace diez años. En España las rentas salariales se han restablecido en mayor medida, puesto que apenas hay 150 euros de diferencia entre un año y otro. 

Más trabajadores pobres que en 2008

La insuficiente reducción del paro y, sobre todo, la creciente precariedad laboral que se ha instalado durante la supesta recuperación económica ha hecho que, diez años después de que se iniciara la crisis, en Granada hay más personas que, aún percibiendo ingresos salariales, se pueden considerar pobres. 

En 2008 había en la provincia 135.431 personas que tuvieron ingresos por cuenta ajena por debajo del Salario Mínimo Interprofesional. Los últimos datos disponibles indican que en 2016 esa cifra era todavía superior, 159.641. Y, de ellas, 113.169 cobraron menos de la mitad del SMI. 

Pobreza crónica

La pobreza se ha instalado tras la crisis, se ha vuelto crónica para miles de personas y se ha enquistado en la sociedad granadina, como confirma, año tras año, Cáritas. En su último informe anual indica que en 2017 prestó 21.264 asistencias para alimentación, ropa e higiene-. La recuperación no ha llegado a muchas personas que llevan más de tres años saliendo adelante con estas ayudas de la organización vinculada a la iglesia católica.