Descárgate la nueva App de Sierra Nevada
Los herederos ideológicos de la dictadura sitúan la Memoria Democrática en el punto de la diana

Las derechas pueden impedir restablecer la dignidad de las víctimas del franquismo

Ciudadanía - María Andrade - Domingo, 13 de Enero de 2019
La Memoria es un principio irrenunciable para cualquier sociedad democrática y no caben retrocesos en un trabajo iniciado para proporcionar reparación y justicia a los familiares de las miles de víctimas asesinadas por el franquismo.
Resto de una posta de cazador junto al Barranco de Víznar, Lugar de Memoria Histórica.
P.V.M.
Resto de una posta de cazador junto al Barranco de Víznar, Lugar de Memoria Histórica.
"El Estado democrático tiene una deuda con quienes fueron víctimas de violencia y represión a causa de su compromiso con la libertad. Esta deuda se extiende al conjunto de la ciudadanía, que ostenta el derecho a la verdad, en relación con el largo historial de persecuión llevado a cabo por el franquismo, así como sobre los valores y los actos de resistencia democrática que representan las víctimas". 

El texto que abre esta información está extraído de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía que, a poco menos de tres meses para cumplir sus dos años de vigencia, está amenazada por el pacto entre las derechas que ha recuperado argumentos del franquismo sociológico para impedir su desarrollo y así, la reparación pendiente a las miles de víctimas del golpe militar y la dictadura.

Derogar esta ley fue una de las exigencias de Vox para apoyar la investidura del popular Juan Manuel Moreno Bonilla como presidente. A diferencia de otras de las pintorescas y provocadoras medidas que la formación de ultraderecha puso sobre la mesa para que sus imprescindibles 12 votos abran paso a PP y Ciudadanos al frente de la Junta, el carpetazo a esta ley se mantuvo en el acuerdo finalmente firmado entre populares y Vox. 

En lugar de la Ley de Memoria Histórica y Democrática, aprobada por el Parlamento andaluz tras una amplia participación del movimiento memorialista y de familias de víctimas, el compromiso del PP es impulsar una Ley de Concordia.

"¿Qué es concordia? ¿Es que no la ha habido desde 1978?", se pregunta el profesor Rafael Gil Bracero, presidente de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica e integrante del Consejo de la Memoria impulsado al amparo de la ley andaluza. 

"Si Cs asume los postulados de PP y Vox, estará reivindicando el franquismo sociológico que quiere olvidar la memoria"

Al aceptar los planteamientos "más reaccionarios" de Vox, el PP evidencia que "nunca ha creído en la memoria histórica", agrega el profesor. Y en este punto recuerda a Ciudadanos para advertir: "Si asume los postulados de PP y Vox estará reivindicando el franquismo sociológico que quiere olvidar la memoria histórica". PP y Ciudadanos se abstuvieron en la aprobación de la Ley de Memoria de Andalucía. El PP "no tuvo aquí el valor de decir que no", apunta en una conversación con El Independiente de Granada Gil Bracero, quien enfatiza que la recuperación de la memoria es "un deber de justicia". 

Raíces al descubierto en el barranco de Víznar, Lugar de Memoria Histórica. p.v.m.

 

El movimiento memorialista reafirma su compromiso en seguir trabajando. "Porque nos mueven los intereses de los familiares, que no pueden verse frustrados. Lo haremos con los medios que tengamos", agrega para incidir en que "llevan muchos años esperando, y eso es prioritario". El trabajo seguirá, por tanto, como lo hicieron antes, durante y después de tener la colaboración institucional. 

Solo en la provincia de Granada, al menos 8.000 víctimas asesinadas por el franquismo

El trabajo para la recuperación de la memoria en Andalucía estaba minuciosamente planificado hasta 2023. Unas actuaciones recogidas en el plan integral de memoria, que convirtió a Andalucía en la primera comunidad con este instrumento y en ejemplo a seguir para otros territorios. Más de la mitad de esas acciones se centran en investigación y en recuperación de restos de fosas. Hace diez años que está elaborado el mapa de fosas de Andalucía, con 708 localizadas por todo el territorio, 110 de ellas en la provincia de Granada. Una mapa, además, susceptible de revisión para incluir nuevos enclaves. Las investigaciones apuntan a que, solo en la provincia granadina, al menos fueron 8.000 las víctimas asesinadas por el franquismo. 

Gil Bracero recuerda que la propia ONU ha advertido a España que no está cumpliendo con los mínimos de recuperación y verdad ante las miles de desapariciones forzosas durante el franquismo. 

El mayor temor ahora es que se paralicen las actuaciones en fosas que ya están en marcha. Como la de Pinos Genil, donde ya está autorizada la delimitación y exhumación de víctimas. Hay otras, como la de Chite o Tocón de Íllora; también actuaciones en el Barranco de Víznar y en los cementerios de Padul, Castell de Ferro y Jayena. Todos estos en el marco de la colaboración acordada entre la Junta de Andalucía y la Diputación Provincial el pasado verano.

En cada una de esas fosas hay restos de padres, madres, hermanos, abuelos y tíos. Asesinados por defender la legalidad democrática. Y sus hijos e hijas, muchos ya con noventa años, y sus nietos esperan a dar una sepultura digna a sus familiares. Es una obligación democrática reparar la dignidad de personas que fueron asesinadas en un golpe militar y durante la represión de la dictadura.

Memorial a las víctimas del franquismo junto a las tapias del cementerio de Granada. a.v.casasola

"Nuestros muertos están siendo moneda de cambio en unos pactos. Es inmoral"

Cuando Pepa Miranda, nieta de José Miranda Lara, asesinado el 6 de agosto de 1936 en las tapias del cementerio de Granada, y con otros muchos miembros de su familia represaliados, vio el nombre de su abuelo en el Memorial junto al lugar en el que fue vilmente masacrado, lo primero que hizo fue tocarlo.  Su familia sufrió amargamente la represión franquista y durante muchos años imperó "el silencio". Se hablaba de él bajito. Su nombre, como el de otros familiares, no se pronunciaba. "Era como recuperar parte de mi historia".

Al preguntarle qué siente al conocer que la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía está en el punto de mira del nuevo Gobierno andaluz, recuerda a El Independiente de Granada cómo para su elaboración se abrieron las puertas del Parlamento a los familiares de las víctimas. "Para mí, hablar fue como una liberación", cuenta explicando su experiencia en el trabajo de la comisión que alumbró la ley.

Durante muchos años, "a las víctimas se les ha tratado como números, casi como restos arqueológicos", reflexiona para incidir en la importancia de la Ley de Memoria Histórica de Andalucía. "Mis familiares -agrega- ni fueron traidores ni criminales, fueron héroes que defendieron con su vida la República".

Y ahora, lamenta con tristeza, "nuestros muertos están siendo moneda de cambio por unos pactos. Es inmoral", advierte, recordando que Andalucía fue un territorio donde la represión fue "terrible". Y siente que se está traicionando la memoria de esos represaliados y represaliadas, legitimando además a la ultraderecha.

Para el periodista Francisco Vigueras, de la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación, lo que el "tripartito de ultraderecha" está planteando es "una ley de contramemoria". "Los mismos que se niegan a exhumar a Franco del Valle de los Caídos y a Queipo de Llano de la Basílica de la Macarena y niegan la legalidad de la República, querrán justificar el golpe, decir que la transición fue modélica e imponer el olvido", afirma a este diario.

Vigueras recuerda este retroceso paraliza la búsqueda de un "símbolo" para la memoria como es Federico García Lorca, que se activó el pasado verano con la planificación de una intervención en el Parque de Alfacar. 

Mensaje depositado entre flores en la fosa del barranco de Víznar. p.v.m.

"Vamos a seguir transmitiendo la Memoria a los estudiantes"

Especialmente preocupado se muestra por el futuro de la Memoria Democrática en las aulas. "Estamos interesados en que se conozca la verdad y vamos a seguir transmitiéndola a los estudiantes", resalta. Su asociación viene dando charlas en institutos de secundaria públicos con el apoyo de profesorado comprometido. Vigueras teme que se obstaculice esta labor porque "hay que decirle a los jóvenes lo que ocurrió y ellos -en alusión a las derechas- quieren silenciarlo". 

El representante de Verdad, Justicia y Reparación lamenta que a esta situación se llegue con mucho trabajo pendiente "porque se ha ido con mucha lentitud" por parte del Gobierno socialista. Quedan lugares de la Memoria por declarar, como la cárcel de Mujeres de la Cuesta de San Gregorio, y simbología y calles aún con nombres franquistas. 

El retroceso, augura, será "brutal" para las víctimas del franquismo y para los derechos humanos, "porque hablamos de eso". Y ve también más obstáculos para que se puedan investigar los crímenes del franquismo, como la causa impulsada en Argentina. Y espera que, en este contexto, el Gobierno de Pedro Sánchez responda. 

La reparación es "una deuda pendiente de la democracia con las víctimas del franquismo y cuando pensábamos que lo íbamos a conseguri, un partido que no entiende de derechos humanos quiere apostar por una ley negacionista", reflexiona Vigueras para subrayar que frente a un partido 'neofranquista' como Vox, "toca defender la ley" a todo el movimiento memorialista y a toda la sociedad. 

Una partida en los PGE tras siete años a cero

En este contexto en el que el pacto de derechas en Andalucía pone en peligro la recuperación de la Memoria Histórica, se ha conocido que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado recupera la financiación para estas actuaciones de localización de fosas, exhumación e identificación, además de la investigación de los crímenes. En concreto recoge un partida de 15 millones de euros.

La última cantidad consignada fue en 2012, de 2,5 millones de euros. A partir de ese momento, el Gobierno de Rajoy no destinó fondos para la recuperación de la Memoria.