Recicla, para respirar un aire más limpio
Elecciones 2-D PSOE

Susana Díaz seguirá en el Parlamento si no gobierna y defiende que "todo el PSOE" debe reflexionar tras el 2D

Política - E.P. - Miércoles, 5 de Diciembre de 2018
La secretaria general del PSOE-A y presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, ha asegurado que, si su partido finalmente no consigue formar gobierno, ella se quedará igualmente en el Parlamento haciendo oposición y ha defendido que todo el PSOE debe "reflexionar" y hacer "autocrítica" tras los resultados del 2D, donde los socialistas han repetido como partido más votado pero perdiendo 14 escaños y más de 400.000 votos en relación a 2015.
Susana Díaz, en una entrevista en RNE.
PSOE
Susana Díaz, en una entrevista en RNE.
Así lo ha manifestado Susana Díaz en una entrevista en RNE en la que también ha criticado que el presidente del PP, Pablo Casado, esté dispuesto a "dar" consejerías a Vox a cambio de su apoyo para hacer presidente al candidato del PP-A, Juanma Moreno, y ha reivindicado que ha sido el PSOE-A quien ha ganado las elecciones y, por ello, tiene la "responsabilidad" de llamar al resto de fuerzas, aunque ya ha adelantado que no hablará con Vox. En cuanto al resto de partidos, según ha dicho, tendrán que decidir de qué lado están y si están dispuestos a recibir otros apoyos de la "extrema derecha" que es "tóxica".
 
En esta línea, ha lamentado que Casado, que "aspira a ser presidente del Gobierno, diga que está dispuesto a "dar consejerías" y esté en el "reparto de sillones a cualquier precio". "Se está decidiendo en Madrid y en Barcelona lo que hay que hacer en Andalucía, una cosa es que no se haya reflexionado como se debe y otra que lo que pasa en Andalucía se decida en Madrid o Barcelona", ha alertado.
 
Díaz ha insistido en que están sobre la mesa "dos modelos" y será Casado quien tendrá que decidir si da carteras a la "extrema derecha" y el líder de Cs, Albert Rivera, tendrá que pronunciarse sobre "si quiere el modelo de Salvini o de Macron". De momento, la socialista ha manifestado que su modelo es de la socialdemocracia que "ha venido para proteger nuestra democracia de los extremismos" y de un "partido de extrema derecha que venga a quebrar nuestra convivencia".
 
Cuando termine el proceso interno de análisis en su partido, Díaz se pondrá en contacto con todos los partidos menos con Vox porque el PSOE-A es el partido que ha ganado las elecciones, aunque no de la manera que a le habría gustado. En esta línea ha admitido que su fuerza ha perdido votos, pero quien más ha perdido en términos porcentuales "ha sido Podemos y después el PP-A". "El que más responsabilidad tiene es el PSOE-A que ha ganado", ha insistido.
 

Que se abstengan otros

Preguntada por si contempla una abstención a un gobierno de Moreno para frenar a Vox, la todavía presidenta se ha limitado a contestar que "lo normal" es que esa abstención se la planteen "los que van detrás" del PSOE-A en resultados. A su juicio, está "más legitimado" el que tiene más de un millón de votos que "el que va segundo o tercero".
 
Así, ha lamentado que los demás estén dispuestos a hacer "lo que sea" pactado con la "extrema derecha" tratando de "blanquearla" con tal de "no justificar que han perdido las elecciones". "La derecha sin la extrema derecha no tiene mayoría, lo normal es que digan que le toca liderar al PSOE-A", ha dicho Díaz, quien ha vuelto a admitir que sus resultados no han sido buenos y ha "cogido el mensaje", pero "quien ha ganado es el PSOE-A".
 
Sobre una posible repetición de elecciones, Susana Díaz ha dicho que no contempla ese escenario y solo está en que su partido ha ganado y tiene la "responsabilidad" de "frenar a la extrema derecha en Andalucía" que encarna Vox, el partido que "quiere cerrar Canal Sur, derogar la Ley Contra la Violencia de Género y la Ley de Memoria Histórica". Todo esto es "grave", por lo que ha hecho un llamamiento al resto de partidos para ponerse de acuerdo "por encima del reparto de sillones".
 
Si no se logra formar un gobierno del PSOE-A, Díaz ha admitido que permanecerá en el Parlamento igualmente porque ella se ha presentado a unas elecciones, las ha ganado y es su "obligación" hacer que los ciudadanos que han votado al PSOE-A se sientan "orgullosos". Lo que le extraña, según ha dicho, es que del discurso del PP-A hayan desaparecido las "barbaridades" sobre el "pacto de perdedores" y sobre las alianzas con partidos con valores inconstitucionales porque ahora es algo que "les afecta" y, por tanto, no quieren hablar de ello.
 
Díaz ha aclarado que no se arrepiente de haber adelantado los comicios porque, según ha dicho, habría "dado igual" tres meses antes que tres meses después porque la "ola de extrema derecha" ya estaba ahí "fruto de distintos elementos". Ese "sentimiento de extrema derecha" estaba "dentro del PP" y "ahora sale", por eso, si Casado habla con "frivolidad" de dar carteras a Vox es porque es "su primo hermano". Ahora en el PP-A tendrán que decidir si esto es así y en Ciudadanos, "que se consideran moderados", tendrán que valorar si "quieren compartir presente y futuro" con "lo que han combatido en toda Europa".
 

Clave interna

En clave interna, Susana Díaz ha defendido que todo el PSOE debe "reflexionar" y hacer "autocrítica" tras los resultados de las últimas elecciones del 2 de diciembre y, preguntada sobre si ha podido perjudicar a partido la gestión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha explicado que Sánchez está "haciendo lo que puede" con 84 escaños pero tiene "voluntad".
 
La socialista se ha pronunciado sobre las últimas palabras de Sánchez en las que le brindaba todo su apoyo y ha señalado que eso ella ya lo había dicho con anterioridad, al igual que también valoró las declaraciones del secretario de Organización, José Luis Ábalos, que hablaba de regeneración en el PSOE-A. "Yo ya dije que se tenía que regenerar aquello que está degenerado y el PSOE-A es un partido decente y honesto", ha dicho Díaz, al tiempo que ha indicado que ella estaba "tranquila" porque su conversación con Sánchez no se correspondía con la "salida de contexto" de las palabras de Ábalos que se vincularon a su dimisión.
 
A su juicio, "todo el partido" debe haber una reflexión en torno a lo que ha pasado el 2D y hacer "autocrítica" porque han sido 400.000 los andaluces socialistas "que se han quedado en casa". Que estos votantes no hayan acudido a las urnas es, por otro lado, un "horizonte de esperanza" porque son personas que "no querían votar a otro partido, que querían votar al PSOE-A pero por distintas circunstancias" no se había ganado la confianza esta vez.
 

Reflexión, donde corresponde

Así, según ha continuado, el resto de fuerzas han "hablado de todo menos de Andalucía" y ella no lo ha hecho porque "pensaba que todo el mundo sabía" su posición que va en la línea de la "defensa de la Constitución y del estado de Derecho" y de que "un gobierno nunca puede estar en manos de aquellos que están en el marco inconstitucional". "Igual también tengo que reflexionar de no haber hablado de eso", ha dicho, aunque ha añadido que ella lo hace "donde corresponde", en los órganos del partido, como ahora hacen las provincias y el próximo lunes se hará en el Comité Director.
 
Aun así, Díaz ha subrayado que cuando una se presenta a las elecciones, la principal responsable es quien se presenta y, aunque no ha ganado los comicios de la forma que le gustaría, tiene la "satisfacción" de haberlo hecho en mitad de "una ola brutal de la extrema derecha". Por eso, quien haya votado al PSOE-A puede estar "orgulloso" porque esta fuerza se encargará de "defender a Andalucía frente a la extrema derecha".
 
Preguntada por si considera que la necesidad de pactar los PGE con partidos independentistas ha afectado al resultado del PSOE-A, Díaz ha dicho que el presidente del Gobierno "está haciendo lo que puede en circunstancias adversas con un gobierno del 84 escaños". "Si verdaderamente algunos sintieran por España lo que sentimos nosotros no estarían en el tacticismo electoral dejando que crezca la ola de extrema derecha", ha dicho.