Descárgate la nueva App de Sierra Nevada
ENTREVISTA CON EL CANDIDATO A LA ALCALDÍA DE GRANADA POR UNIDAS PODEMOS

Cambril: "Nos pueden votar muchos desencantados del PSOE, progresistas, independientes, incluso de centro, que entiendan que Granada puede mejorar con otra política"

Política - Juan I. Pérez - Domingo, 24 de Marzo de 2019
Una entrevista en profundidad con Antonio Cambril, candidato de Unidas Podemos a la Alcaldía de Granada.
Antonio Cambril, candidato de Unidas Podemos a la Alcaldía de Granada.
P.V.M
Antonio Cambril, candidato de Unidas Podemos a la Alcaldía de Granada.
Antonio Cambril (Larache, Marruecos, 1958). Periodista. Le sirve una frase que Antonio Machado les decía a sus alumnos para explicar su paso a la política, después de 30 años en el otro lado, analizando la realidad de Granada :‘Haced política, porque si no la hacéis alguien la hará por vosotros y, probablemente, contra vosotros’. Socialdemócrata radical, o radicalmente socialdemócrata, es ahora la cabeza visible del proyecto municipal de Unidas Podemos, con el que quiere gobernar la capital con un gran equipo, señala. Y está convencido que al proyecto que lidera, "destinado a mejorar las condiciones de vida de la mayoría de los ciudadanos le puede votar "muchos socialistas sinceros y desencantados con la deriva errática del PSOE, sobre todo en Andalucía" y apela también al apoyo de "progresistas sin filiación, de personas independientes, incluso de centro, que entiendan que la ciudad se puede mejorar cambiando las maneras de hacer política y que deseen una ciudad más igualitaria, más cómoda, con los cielos, los suelos, los negocios y los despachos institucionales más limpios, y donde sus hijos puedan disfrutar seguros de las calles y plazas".

Pasó de ser el puente para tratar de convencer a José Antonio Pérez Tapias para que encabezara la lista de Unidas Podemos a hacerlo usted. ¿Cómo se ha gestado su paso del periodismo a la política?

Hubo gente ligada al Consejo Ciudadano de Podemos que me planteó si podía hablar con José Antonio Pérez Tapias. Lo hice. Se tomó un tiempo para pensarlo y finalmente dijo que no. Me llegaron rumores de que pensaban en mí. Pero no quise oír ni llamar a nadie. Hasta que una noche, tras la reunión de la Confluencia, me plantearon firmemente la propuesta. Tras meditarlo, pensé que podía devolverle a la ciudad donde he vivido 30 años y en la que puede que me jubile algo de lo que me ha dado. Haber estado seis lustros como observador me vale para conocer el pasado y poder utilizarlo como trampolín para mejorar el futuro. Sé que puedo hacer cosas que otros les resulta imposible.

“Granada tiene dos graves problemas: la bancarrota del Ayuntamiento, que precisa acometer su saneamiento con urgencia, porque está prácticamente en quiebra y apenas deja margen para hacer políticas para la gente, y, el otro, la clase política, altamente profesionalizada, en el peor sentido de la palabra. Llevan mucho tiempo y piensan seguir más porque han hecho de la política su modo de vida”.

Granada tiene dos graves problemas. El primero es la bancarrota del Ayuntamiento, que precisa acometer su saneamiento con urgencia, porque está prácticamente en quiebra y apenas deja margen para hacer políticas para la gente. Y el otro es la clase política, altamente profesionalizada, en el peor sentido de la palabra. La mayoría de ellos y ellas llevan mucho tiempo y piensan seguir mucho más porque han convertido la política en su modo de vida. Mi ventaja es que llevo 30 años en el ejercicio del periodismo. Mis ambiciones están colmadas. Y voy a ser libre. Figuro como independiente y haré valer esa condición, con tacto y respeto a Podemos e IU, para ayudar a mejorar la ciudad. Me ilusiona enormemente poder contribuir a rescatar y devolver a Granada parte del esplendor perdido en los últimos 40 años por el maltrato de las administraciones central y autonómica.
 

¿Qué le motivó para decidirse, finalmente, a dar el paso de abandonar el periodismo activo por la política?

Como dijo un colega, se puede ser un buen crítico taurino y un mal torero. Pero tengo un bagaje de 30 años de conocimiento de la ciudad que me servirán. Lo pensé durante 9 días, me apasioné. Sé que puedo contribuir a transformar la ciudad junto al gran equipo que me acompaña.

¿Lo peor que se ha encontrado desde que camina por el otro lado?

Durante tantos años de ejercicio profesional he vareado a mucha gente y tengo que acostumbrarme a soportar la crítica. Pero siempre, antes de escribir, he partido de información veraz, alcanzada por mí o por los medios en los que trabajaba. Y sí, es verdad que me he llevado la sorpresa de que algún compañero, quiero ser elegante y no citarlo, parece que estuviera esperando a que saliera desnudo de la trinchera para empezar a disparar. No importa. De todas maneras, Podemos e IU nunca han sido bien tratados por los medios tradicionales. Intentaremos que la convivencia sea buena, haremos lo posible para convencerlos de que somos mejores de lo que dicen y ofreceremos el programa más realista para ayudar desde el primer momento a la gente.

 

Llega a la política representado a la confluencia Podemos- IU, pero en el momento más delicado para esta izquierda, tras disminuir apoyos en cada cita electoral y divisiones internas.

Es cierto. En el Ayuntamiento de Granada se ha descompuesto absolutamente el grupo (se refiere a Vamos Granada, la marca que en las municipales de 2015 apoyó Podemos y logró tres concejales). Permanece Paco Puentedura, en IU. Partimos de uno, no de cuatro, que es de donde deberíamos partir. El nuevo Consejo Ciudadano de Podemos es muy sensato y he detectado muy buen ambiente y mucho talento entre la gente de la confluencia. Es verdad que a escala nacional las encuestas dan un resultado más pobre que en las anteriores elecciones, en parte por el maltrato de los medios de comunicación, que ha sido continuo e intenso. Ha habido un hostigamiento incesante para hacer parecer como viejo a un partido joven y con amplia capacidad de mejora. IU es distinta, tiene menos apoyo, pero muy arraigado. Creo que en las municipales eso importa menos. Si presentas un proyecto valioso, donde se aprecie que quieres y tienes voluntad para impulsar una ciudad mejor, con un ayuntamiento más saneado, más amable, que trate mejor a la gente, donde haya menos desigualdad, donde podamos gozar de un cielo más limpio y respirar un aire más puro, -que es de los peores de España-, conseguiremos un buen resultado.

"Yo era podemita antes de que existiera Podemos, porque el diagnostico que hace de la realidad española coincide mucho con el que he venido manteniendo en mis columnas desde hace 30 años"

¿Se siente cómodo ideológicamente en este espacio que representa? ¿Considera que siempre ha estado ahí?

Sí. Ahora el eje político se ha desplazado terriblemente a la derecha y el poder económico ha logrado imponer su paradigma intelectual. En ese espectro, el PSOE se sitúa a la izquierda, del sistema neoliberal, lo que en realidad significa que ha abandonado los principios socialdemócratas para ocupar un espacio de centro. Ni IU ni Podemos son, como algunos dicen con intención ofensiva, organizaciones de extrema izquierda, aunque por supuesto haya en su seno gente que se sienta así. Podemos es un partido transversal. Y abundan las personas que, como en IU, están convencidas de que se puede conseguir un mundo más justo. En ese sentido, yo era podemita antes de que existiera Podemos, porque el diagnostico que hace de la realidad española coincide mucho con el que he venido manteniendo en mis columnas desde hace 30 años.

IU, a la que malévolamente se le intenta acusar desde la derecha, como izquierda desfasada, ha sabido negociar en las instituciones, ha respetado de manera estricta las normas que nos dimos, ha sido uno de los pilares sobre los que se ha sustentado la Constitución de 78, tan pervertida por los partidos que presumen de sistémicos, y ha gobernado ocasionalmente con el PSOE, sin que nadie dijera entonces que eran comunistas con cuernos. Ambos son partidos constitucionales que con toda legitimidad defienden que se acabe con el proceso de desigualdad creciente que se desató con la crisis y que nos retrotrae a escenarios sociales propios los años 30.

"El Ayuntamiento está privatizado, entregado a los negocios particulares. Hay un rescate diario, que paga toda la ciudadanía, de más de 82.000 euros, los que afronta el municipio solo en concepto de intereses bancarios. Muchos servicios están externalizados sin necesidad. Una mina para las clases extractivas de la ciudad y una fábrica para las personas afines a los dos grandes partidos"

Hablemos de ciudad, de Granada. ¿Cuál es su diagnóstico?

El Ayuntamiento está en la UVI, tiene dos grandes problemas: 318 millones de deuda y una plantilla, sobredimensionada. En el capítulo 1, el de Personal, gasta 14 puntos más que el de Málaga y 12 más que el de Córdoba. Todo el dinero que se recauda va a nóminas y hay que acabar con eso. ¿Cómo?, saneando, primero, el Ayuntamiento, que es asunto capital y se puede hacer, solo hace falta valor, y, luego, reorganizando las plantillas, porque hay servicios que están doblados, como sucede en Urbanismo, mientras que otras áreas andan escasas de personal. No es cuestión de recortar la plantilla, sino de reorganizarla y suprimir puestos innecesarios. Estudiaremos la posibilidad de jubilaciones anticipadas y determinados puestos, que son prescindibles, amortizarlos. Uno de los grandes problemas es que los dos grandes partidos, sobre todo el PP en sus últimos y largos 13 años, han colocado a afines, que están mano sobre mano, sin dar palo al agua, cuando el otro partido gobierna. Es un contradiós que el Ayuntamiento de Granada solo sirva para pagar las nóminas y no para resolver los problemas ciudadanos. El Ayuntamiento está privatizado, entregado a los negocios particulares. Hay un rescate diario, que paga toda la ciudadanía, de más de 82.000 euros, los que afronta el municipio solo en concepto de intereses bancarios. Muchos servicios están externalizados sin necesidad. Una mina para las clases extractivas de la ciudad y una fábrica para las personas afines a los dos grandes partidos. Es mucha la gente que entra a dedo y acaba convirtiéndose en personal laboral, si no en funcionario. No se puede sostener.

¿Partidario, entonces, del rescate de servicios?

Estudiaremos cada caso. Cuando vayan caducando, exigiremos o una rebaja sustancial en los beneficios del contrato, porque obtienen muchísimo dinero por faenas que podía prestar directamente el municipio, o la salida a concurso público o bien el rescate, la municipalización. Hay servicios externalizados que son recuperables. El PP siempre ha llevado la iniciativa en este asunto. Al PSOE le achaco que nunca ha corregido los errores del PP. El equipo de Cuenca ha tardado mucho en poner pie en pared y en el último mes ha planteado ideas que no ha sido capaz de aplicar en tres años de gobierno. Muchos de los cargos medios y altos los ocupan personas cercanas al PP. Mi impresión es que la derecha sigue gobernando la ciudad con ocho concejales del PSOE. La estructura de poder es la misma.

¿Cuál es el proyecto de ciudad que ofrece a la ciudadanía desde la candidatura de Unidas Podemos?

"Granada es un faro universal, comparable a pocas ciudades del mundo. Málaga, por muchos museos que abra, nunca podrá estar a nuestro nivel. Ese tesoro hay que ponerlo en valor, y que vengan turistas, sí, pero no podemos vivir eternamente de una industria mal pagada y en la que se trabaja diez horas y media seis días a la semana. Hay que potenciar la ciudad del conocimiento"

El saneamiento de la ciudad no es un fin, es un medio para poder prestar más y mejores servicios a la gente. Porque si no se sanea el Ayuntamiento todo es un brindis al sol, como eso que cuenta el PP de hacer un túnel debajo de la ciudad, además de ser una barbaridad. Granada cuenta con una ventaja, aparte de situación geográfica, que le conecta de inmediato al mar a Sierra Nevada o a su vega, un patrimonio histórico, cultural y artístico mayúsculo. Es un faro universal, comparable a pocas ciudades del mundo. Málaga, por muchos museos que abra, nunca podrá estar a nuestro nivel. Ese tesoro hay que ponerlo en valor, y que vengan turistas, sí, pero no podemos vivir eternamente de una industria mal pagada y en la que se trabaja diez horas y media seis días a la semana. Hay que potenciar la ciudad del conocimiento. El Ayuntamiento debe poner los espacios, crear una agencia de desarrollo y actuar como mediador entre los sectores punteros de la Universidad, como los dedicados a inteligencia artificial, y las empresas con mayor nivel de investigación y desarrollo. Podremos así atraer compañías y personal cualificado, como ingenieros, o arquitectos, que hagan subir la renta media. Granada no puede alimentarse solo del monocultivo turístico, que empobrece a muchos y enriquece a unos pocos.

Pero para eso, necesitamos que esta no sea una ciudad contaminada -la temperatura ha subido grado y medio, casi el doble que la media del resto de España-, ni atascada. ¿Cómo van a implantarse empresas tecnológicas en una lugar así?

Trabajaremos para hacer una ciudad más igualitaria, con una mayor justicia fiscal, en la que los impuestos bajen para las rentas más bajas y paguen más quienes más ganan. Recuperaremos parte del parque público de viviendas vacías, para construir viviendas sociales y para poder costearnos, viviendas libres, para la venta o alquiler de la clase media -aunque esté en extinción-. Una ciudad con movilidad en que no haya barrios como el Albaicín, que se están despoblando, o como los de la zona norte, ignorados o excluidos.

¿Cómo abordar la contaminación que sufre Granada?

Tenemos que pensar a lo grande, en el área Metropolitana. La tarea no depende solo del Ayuntamiento, sí de la Junta y de los distintos ayuntamientos, que en ocasiones funcionan como reinos de taifas, con visión corta y sin más interés que el de los intereses de quienes los gobiernan, y un acuerdo de depuración y limpieza del aire común. En ese proceso, Granada debe actuar como centro y ejercer el liderazgo. Mientras eso sucede, -un golpe a la contaminación sería conseguir la extensión del metro a la mayoría de los municipios- se pueden hacer muchas cosas: grandes aparcamientos disuasorios, en las principales entradas de la ciudad combinados con el abaratamiento del uso del transporte público. Se puede ampliar e intensificar al máximo la peatonalización de todo el centro.

"Trabajaremos para hacer una ciudad más igualitaria, con una mayor justicia fiscal, en la que los impuestos bajen para las rentas más bajas y paguen más quienes más ganan. Una ciudad con movilidad en que no haya barrios como el Albaicín, que se están despoblando, o como los de la zona norte, ignorados o excluidos"

Se puede promover una circunvalación peatonal, que no vale dinero, que consiste en diseñar un gran paseo seguro, de 8,6 kilómetros, desde la ruta del colesterol, pasando por la Bomba, Salón, Violón, hasta la zona del antiguo Urende y bajar a la derecha hasta la confluencia con el Beiro. Solo hay que alumbrarlo, aterrarlo y arbolarlo. Y completarlo con otro cinturón verde, por el Genil, Barranco del Abogado, cementerio, Alhambra, Cuesta de los Chinos, Paseo de los Tristes, Albaicín, San Miguel, Campus de cartuja. Arbolar la ladera de los ríos. Sembrar de verde el borde de la circunvalación, desde la Carretera Málaga a la salida de Motril y establecer un mapa del arbolado urbano. Y se puede lograr pese a la ruina económica actual.

¿Qué es eso de recuperar el esplendor de Granada? ¿Cómo se recupera, con grandes proyectos?

Lo primero, quitar la mugre y luego encalar, como en casa, recuperando todo el patrimonio histórico y artístico, incluida, por supuesto, la Granada cristiana renacentista, no malvendiéndolo, como la casa Ágreda. Si presentas esta ciudad limpia, sin corrupción atmosférica, ni de la otra, y recuperas para la ciudadanía las calles y plazas, Granada será una fiesta, una ciudad, saludable, amable y atractiva para empresas no exclusivamente turísticas. Se puede, claro que se puede… y lo vamos a hacer. 

Habla del turismo y Granada parece a veces un parque temático para turistas. ¿Cómo hacer compatible el disfrute de la ciudadanía con el sector turístico, principal sector?

Hay que ordenarlo y hacerlo convivir con otras industrias, como la del conocimiento. Primero, cumplir la ley, porque no puedes arrebatar todas las plazas y calles en beneficio privado. No solo es que haya muchas sillas y mesas en las terrazas, más de lo permitido, es que no funciona la inspección municipal. Primero quitaron la posibilidad de sentarse en una plaza al que no tuviera dos euros para tomar una cerveza. Y ahora han dado otro paso: la mayoría de las mesas lucen el cartel de reserva desde primera hora para todo aquel que disponga al menos de 15 o 20 euros para comer. Prefieren que queden vacías a que se siente alguien a realizar una consumición barata. Es imposible pasear. Supone un abuso, una carrera de obstáculos que no se puede permitir. Las calles y plazas deben recuperarse para sus dueños legítimos: los ciudadanos.

"La derecha no tiene más idea, si es que tiene alguna, que la de insistir en el modelo del monocultivo turístico, con la Alhambra como único referente"

A veces hay que ver más allá de la noticia. Es curioso que la persona que el PP coloca en Alhambra haya sido su concejala de Turismo, Rocío Díaz. Y a la vez ficha a Trinitario Betoret, bajo cuyo mandato al frente de la Federación de Hostelería se paralizó el convenio de un sector en el que muchísimos cocineros y camareros sufren jornadas interminables. Sospecho que Betoret es el hombre en el que Sebastián Pérez piensa para ocupar la Concejalía de Turismo, si gobiernan, claro. Y me inquieta que su primera frase tras conocerse el fichaje sea: “La Alhambra es una fuente de riqueza inagotable”. ¡Qué cóctel! La Alhambra deben heredarla las generaciones futuras, como nosotros la heredamos de las pasadas, es un patrimonio de la Humanidad.  Estos dos hechos combinados apuntan que la derecha no tiene más idea, si es que tiene alguna, que la de insistir en el modelo del monocultivo turístico, con la Alhambra como único referente.

¿No siente que Granada está harta de incumplimientos de la clase política?

Junto a la ruina del Ayuntamiento, el otro gran problema es la clase política, siempre dependiente de Madrid y Sevilla, eternizada en la defensa de sus propios intereses. Creo que es hora de dar la oportunidad a alguien que haya vivido de su profesión y no de la política. ¿Van a ejercer de bomberos los pirómanos? Sería suicida confiar en el hombre que fue teniente de alcalde y concejal de Presidencia, presidente de la Diputación, senador del Reino de España, que estuvo ahí sin advertir nada cuando se produjo el presunto y oceánico saqueo de la ciudad que ahora se dilucida en los tribunales... el mismo que preside el partido que ha dejado a Granada con 318 millones de deuda. O de otro señor que estaba en un gabinete en Diputación, que fue senador ocho años, que cuando lo desalojaron del cargo disputó y perdió la secretaría provincial del PSOE, que se daba golpes en el pecho presumiendo de rojo y de socialista poco antes de convertirse con fervor a la fe de Ciudadanos y pactar después con VOX y que ahora se presenta como candidato a alcalde y segundo al Congreso de los diputados para evitar cualquier riesgo. Los que los han apoyado deberían entender que no arriesgan nada si cambian su voto. Es imposible ir a peor.

Ha opinado de Sebastián Pérez y de Luis Salvador, en tu anterior respuesta. ¿Y del actual alcalde, Francisco Cuenca?

He hablado muchas veces de su sobrexposición fotográfica, y sí, en la calle hay que estar, pero a los vecinos también se le puede atender en el despacho. Si no lo pisas, la política te la hacen otros. Es un hombre honrado, pero no ha sabido enderezar el entuerto que heredó del PP. No se atrevió, tardó en reaccionar y, cuando se dio cuenta, el Ayuntamiento estaba en manos de la misma gente que había trabajado para el PP, con el PP y por el PP. Ahora trata de solucionar en dos meses lo que no ha sido capaz en tres años. La ciudad no ha empeorado ostensiblemente con él, pero tampoco ha mejorado.

"Han florecido partidos superfluos que pueden suponer que se lancen 200, 400 o 3.000 votos al cubo de la basura.  Esos partidos, que no tienen posibilidad de obtener un solo concejal, sólo pueden entorpecer la posibilidad del cambio"

La izquierda vuelve a concurrir atomizada a las municipales.

Este fraccionamiento de las fuerzas de la izquierda solo puede facilitar la llegada de la derecha, pero intentaremos no sea así, por el bien de Granada. Han florecido partidos superfluos que pueden suponer que se lancen 200, 400 o 3.000 votos al cubo de la basura.  Esos partidos, que no tienen posibilidad de obtener un solo concejal, sólo pueden entorpecer la posibilidad del cambio. Confío en que la ciudadanía que desea un modelo de gestión progresista y distinto sepa verlo.

¿Satisfecho con la lista que le acompaña?

Es un equipo supervalioso. De dos está Elisa Cabrerizo, una mujer excelente que defiende con firmeza los derechos sociales y dedica tiempo a pie de calle a atender a los más desfavorecidos. Paco Puentedura es brillante, necesario, conoce las tripas del Ayuntamiento y es el mejor concejal de Granada de los últimos 8 años. Está Maylo Sánchez, una mujer que ha trabajado en Renfe, feminista, sindicalista, con una visión de la realidad muy pegada a la tierra, que nos supone un valor enorme. Alejandra Chenoll, inmersa en los movimientos sociales, nos dará mucha frescura, a la hora de relacionarnos con gente joven y  de otras sensibilidades. Miguel Martín Velázquez, que conoce la vida municipal al dedillo, nos puede ayudar mucho en el saneamiento de las cuentas. Y podría seguir así con el resto de la lista…

Aunque independiente, representa a Unidas Podemos, pero su proyecto, por lo que dice, no es exluyente. ¿A quién se dirige para pedir su apoyo?

Soy independiente y un socialdemócrata radical, o radicalmente socialdemócrata. Creo que, adaptándolo a las condiciones actuales del Planeta, el proyecto socialdemócrata, especialmente el ensayado en los países de la Europa nórdica tras la II Guerra Mundial, mejoraría ostensiblemente la existencia y la dignidad de la mayoría de la población. Ese modelo ha sido abandonado por el PSOE actual y, por tanto, entiendo que nos pueden votar muchos socialistas sinceros y desencantados con la deriva errática del PSOE, sobre todo en Andalucía. También apelo al apoyo de progresistas sin filiación, de personas independientes, incluso de centro, que entiendan que la ciudad se puede mejorar cambiando las maneras de hacer política y que deseen una ciudad más igualitaria, más cómoda, con los cielos, los suelos, los negocios y los despachos institucionales más limpios, y donde sus hijos puedan disfrutar seguros de las calles y plazas. Y cuento, sobre todo, con el respaldo de la militancia y los simpatizantes de IU y Podemos, las organizaciones que me han elegido para diseñar con ellas un proyecto destinado a mejorar las condiciones de vida de la mayoría de los ciudadanos.

"Ni presidiré una procesión ni obstaculizaré que otros lo hagan. Tampoco creo en FITUR… con nosotros no habrá autobús de recreo a Madrid. Se acabó el gratis total"

La derecha tiene tendencia a llevar el debate en municipales a una rancia olimpiada de granadinismo relacionada con la religión cristiana, en la que otros entraron y pasaron de decir no a presidir procesiones por creer que así suman votos.

Siempre me he considerado un gran pecador y un cristiano sin dios con una gran fe en el laicismo. El Ayuntamiento, si gobernamos, garantizará el derecho y la libertad de los creyentes de cualquier religión para expresarse públicamente, pero procurará que no se mezcle ni confunda lo confesional con lo institucional. Ni presidiré una procesión ni obstaculizaré que otros lo hagan. Tampoco creo en FITUR… con nosotros no habrá autobús de recreo a Madrid. Se acabó el gratis total.