Ven al Parque de las Ciencias

Una roca procedente de un asteroide impacta contra la atmósfera y crea una bola de fuego que puede verse desde Andalucía

E+I+D+i - Europa Press - Domingo, 5 de Julio de 2020
El observatorio granadino de La Sagra fue uno de los que grabó el fenómeno, que llegó a ser casi tan luminoso como la Luna llena.
Bola de fuego recogida por los observatorios y difundida a través de redes sociales por el investigador José María Madiedo.
www.asteroides.net
Bola de fuego recogida por los observatorios y difundida a través de redes sociales por el investigador José María Madiedo.

Una roca procedente de un asteroide ha impactado este domingo contra la atmósfera y generado una bola de fuego, un fenómeno registrado desde el Complejo Astronómico de La Hita (Toledo) y que ha podido ser visto desde todo el país, también desde Andalucía. La roca entró en la atmósfera a 72.000 kilómetros por hora.

A las 0,58 (hora local peninsular) de este 5 de julio, desde todo el país ha podido verse cómo una brillante bola de fuego cruzaba rápidamente el cielo nocturno. El fenómeno, que llegó a ser casi tan luminoso como la Luna llena, se produjo al entrar en la atmósfera terrestre una roca procedente de un asteroide a gran velocidad y pudo ser grabado por los detectores que la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa opera en el Complejo Astronómico de La Hita.

Estos detectores trabajan en el marco del Proyecto Smart, que se desarrolla desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) con el objetivo de monitorizar continuamente el cielo para registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

También ha sido grabada por los detectores que esta misma red de investigación tiene instalados en los observatorios de Calar Alto (Almería), La Sagra (Granada) y Sevilla, según ha informado La Hita en nota de prensa.

Este fenómeno ha sido analizado por el investigador responsable del Proyecto Smart, el astrofísico José María Madiedo del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). Este análisis ha permitido determinar que la roca que originó esta bola de fuego entró en la atmósfera a unos 72.000 kilómetros por hora sobre el noreste de la provincia de Toledo. Debido a esta elevada velocidad, el brusco rozamiento con el aire hizo que la roca se volviese incandescente a una altura de unos 81 kilómetros sobre el nivel del suelo, generándose así una bola de fuego casi tan brillante como la Luna llena.

Fue precisamente su gran luminosidad lo que provocó que el fenómeno pudiera verse desde más de 400 kilómetros de distancia. La bola de fuego avanzó en dirección noroeste y sobrevoló el sur de la Comunidad de Madrid, extinguiéndose a una altitud de unos 34 kilómetros sobre la localidad de Fuenlabrada. El estudio realizado ha podido determinar también que la roca se desintegró totalmente en la atmósfera, por lo que ningún fragmento consiguió llegar al suelo.