No tienes excusa: recicla

Empresarios de la Sierra de Baza critican la "imposibilidad" de desarrollar actividades productivas en el Parque Natural

E+I+D+i - IndeGranada - Viernes, 29 de Junio de 2018
Reunión de propietarios de la Sierra de Baza.
Asociación
Reunión de propietarios de la Sierra de Baza.

La Asociación de Propietarios de la Sierra de Baza celebró este jueves una nueva reunión de para analizar el borrador del II Plan de Desarrollo Sostenible del Parque Natural Sierra de Baza que ha publicado recientemente la Junta de Andalucía. Los propietarios se quejan de que la extensa normativa que afecta a la zona protegida impide emprender acciones productivas para el desarrollo económico del Parque Natural, lo que ha motivado la despoblación de los municipios del área de influencia en más de un 18% en la última década, según sus datos.

Por otro lado, la despoblación dentro del propio Parque ha sido mucho más alarmante, dicen, ya que según datos de 2001, apenas rebasaba oficialmente los 600 habitantes, casi todos ellos en el núcleo de Charches, cuando la Sierra llegó a tener una población superior a 5.000 personas, aseguran. 

Debido a este panorama, la Asociación de Propietarios pretende dar "un impulso al desarrollo económico de la zona pues tiene un gran potencial para generar actividades productivas, siempre desde un punto de vista compatible con los valores del Parque", dice una nota de la entidad. Por ello, como Asociación pretende ser un interlocutor con la Administración y representar a los propietarios en los Órganos de Gestión y la Junta Rectora del Parque Natural.

El presidente de la Asociación, Luis Moya Martínez, ha denunciado la "grave" situación en la que se encuentra la Sierra de Baza: “el decaimiento de la masa forestal, la apatía de las administraciones para fomentar su desarrollo, las dificultades para emprender actividades productivas que potencien el empleo, así como las denuncias y sanciones sin sentido ni proporcionalidad hacia los propietarios, hacen necesario un cambio de rumbo y una participación activa”, ha declarado.

Un claro ejemplo, según la asociación, es el referido a la edificación, pues muchos propietarios pretenden la rehabilitación de sus cortijos y construcciones tradicionales para emprender acciones de alojamiento rural impulsando el turismo activo. Sin embargo la normativa del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural (PRUG), así como el PGOU de Baza, "impiden cualquier obra ya que ningún cortijo es capaz de cumplir con los requisitos establecidos por tantas normativas, en muchos casos contradictorias entre sí. Lo mismo sucede con las infraestructuras ganaderas ante la dificultad normativa de restaurar apriscos, instalaciones de almacenamiento de forrajes, etc.", explican.

Otro de los "problemas constatados" son las dificultades de acceso a las propiedades y al resto de actividades dentro del Parque, ya que el estado de los caminos rurales impide la circulación hasta los asentamientos apícolas, las actividades de recolección de plantas aromáticas y especies micológicas, la actividad cinegética, así como el acceso a los cortijos, estiman. La "dejadez" de la Consejería de Medio Ambiente en cuanto a la rehabilitación y restauración de los caminos rurales del Parque "también puede generar dificultades en las tareas relacionadas con la repoblación y trabajos selvícolas, incluso con la prevención y extinción de incendios, con el consecuente peligro para el espacio protegido y la población", dicen los propietarios.

En cuanto a las actividades agrícolas y ganaderas, los propietarios denuncian la dificultad para volver a roturar los terrenos que habían sido anteriormente de cultivo, así como los "destrozos que provocan las especies de fauna silvestre debido a las restricciones normativas para los vallados, tanto en los cultivos, como en las crías de ganado con las especies depredadoras".

Desde el año 1989 que fue declarado como espacio natural protegido, los sucesivos gestores del Parque Natural Sierra de Baza "no han conseguido desarrollar el potencial dinamizador y económico que tiene el enclave a pesar de su gran riqueza natural y cultural", por ello la Asociación pretende "un cambio de rumbo en la gestión para ponerla realmente en valor y que sea visitada y conocida como se merece".