Un verano en el Parque de las Ciencias.

CSIF Granada gana las elecciones sindicales en la Administración General del Estado en la provincia

E+I+D+i - IndeGranada - Miércoles, 26 de Junio de 2019

CSIF Granada ha ganado las elecciones sindicales celebradas este 25 de junio en la Administración General del Estado en la provincia. Ha resultado la fuerza sindical más votada tanto por los funcionarios (419 votos) como por el personal laboral (191 votos), según informa en un comunicado.

Así, obtiene 11 delegados de los 25 que integran la Junta de Personal, órgano que representa a los 2.300 empleados públicos que hay en Granada al servicio del Estado y que trabajan en centros como la prisión de Albolote, Centro de Inserción Social Matilde Cantos, jefatura de Tráfico, Ministerio de Defensa, Seguridad Social o Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

En el caso de Instituciones Penitenciarias, CSIF ha sido la fuerza más votada entre los 442 funcionarios que desempeñan su trabajo en el centro penitenciario de Granada con una participación del 73%, dato que refuerza la victoria sindical de CSIF en las urnas. Asimismo, consigue 9 delegados de los 21 a elegir en el Comité de Empresa, en el que están representadas un total de 780 personas –personal laboral- que trabajan en estos organismos estatales en la provincia de Granada.

Con estos resultados, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios obtiene 20 delegados en total en la Administración General del Estado y aumenta su ventaja respecto al resto de sindicatos con 5 delegados más respecto a las elecciones de hace cuatro años, distanciándose de las segundas fuerzas sindicales más votadas en ambos órganos de representación.

El responsable de Administración General del Estado de CSIF Granada, Francisco Amaya, ha agradecido a “el respaldo que han dado los empleados del Estado en las urnas a nuestro modelo de sindicalismo, alternativo a los sindicatos de clase, basado en la independencia, profesionalidad y transparencia. Este resultado nos hace sentir una gran responsabilidad para seguir trabajando día a día en la defensa de los intereses y en la recuperación de los derechos del colectivo como la carrera profesional, la equiparación salarial o el reconocimiento de los empleados de prisiones como agentes de la autoridad”.