Un verano en el Parque de las Ciencias.
precariedad y desigualdad en el mercado laboral

Casi la mitad de los contratos a mujeres en Granada son a tiempo parcial

E+I+D+i - J. M. M. - Sábado, 9 de Febrero de 2019
Las contrataciones con jornada reducida se han disparado en los últimos años, pero con especial incidencia en el ámbito femenino, donde el peso de los contratos a tiempo parcial duplica al de los hombres.

Las mujeres lo tienen mucho más difícil para conseguir un trabajo a tiempo completo. pixabay

Si conseguir un contrato indefinido siempre ha sido una aspiración casi imposible para buena de las personas empleadas por cuenta ajena, lograr un contrato a jornada completa empieza a convertirse también en un objetivo difícilmente alcanzable. 

Las contrataciones a tiempo parcial se han disparado en los últmos años, hasta el punto de que un tercio de los contratos totales que se firman en Granada conllevan una jornada reducida. Una circunstancia que, en el caso de las mujeres, se agrava aún más, pues los contratos a tiempo parcial suponen ya cerca de la mitad del total.

El año pasado, de los 209.000 contratos de trabajo (sumando las principales modalidades) suscritos por mujeres en la provincia de Granada, nada menos que el 45% fueron a tiempo parcial, más de 90.000, según datos del SEPE (Servicio Estatal Público de Empleo). Antes de la crisis, en 2007, el peso de las contrataciones a tiempo parcial a mujeres era mucho menor, no llegaba al 29%

En el caso, por ejemplo, de los contratos indefinidos (que apenas representan un 4% del total), durante 2018 se formalizaron incluso más contratos a tiempo parcial, 2.598, que a jornada completa, 2.425, en el ámbito femenino. Y otros 2.186 contratos fueron fijos discontinuos, es decir, solo para algunos meses al año. No ocurre igual, ni mucho menos, para los hombres: 4.601 contratos fijos a tiempo completo, por 1.932 a tiempo parcial, una cifra notablemente menor.

PESO DE LA JORNADA PARCIAL EN LOS CONTRATOS EN 2018
Tipo de contrato Mujeres Hombres
Indefinidos  36% 18%
Obra o servicio 48% 22%
Eventual por circunstancias de la producción 44% 26%
Interinidad 42% 20%

Fuente: Servicio Estatal Público de Empleo

Los contratos temporales por obra o servicio son los que muestran las mayores diferencias entre mujeres y hombres. De los firmados por ellas en la provincia el año pasado, 40.159 fueron a jornada completa y 37.300 (el 48% del total) a tiempo parcial. Y, sin embargo, los hombres firmaron en Granada 101.304 contratos de obra o servicio a tiempo completo y 29.508 con jornada parcial (el 22,5%). 

También hay grandes desigualdades en la otra modalidad de contrato temporal más utilizada, el eventual por circunstancias de la producción, que es el de mayor temporalidad (un 80% duran menos de un mes). Se suscribieron 61.583 contratos de este tipo para mujeres a jornada completa, y 47.672 a tiempo parcial, el 44%, mientras que en el caso de los hombres los de jornada parcial fueron un 26% del total.

Para comprobar cómo ha crecido el peso de la jornada parcial en los contratos eventuales por circunstancias de la producción, basta el siguiente dato: en 2007 el 23% de estos contratos a mujeres fueron a jornada parcial. Ahora representan prácticamente el doble, el 44%.

Es uno de los signos de la precariedad instalada en el mercado laboral en los últimos años. Ahora se hacen más contratos que nunca, más incluso que antes de la crisis, pero el tener trabajo no implica en muchos casos abandonar la pobreza, porque a los bajos sueldos se suman la imposibilidad de trabajar toda la jornada, lo que a su vez conlleva todavía un menor salario. Y se trata de jornadas reducidas sobre el papel, que en la práctica suelen alargarse sin contraprestación alguna. 

Y, según un reciente informe de Comisiones Obreras realizado a nivel nacional, "es necesario señalar que las mujeres no optan a ellos [contratos a tiempo parcial] voluntariamente, sino por falta de otras oportunidades".

No es una decisión voluntaria

Porque, aunque haya casos en que las mujeres eligen trabajar a tiempo parcial para disponer de más tiempo para el cuidado de hijos o utros familiares, el principal motivo que alegan para ello es no encuentran empleo a tiempo completo, con un 60% de los casos, según el estudio de CCOO.

Las que tienen una jornada reducida por motivos familiares no llegan al 19%. Y entre ellas la principal razón de optar por la jornada a tiempo parcial es "no poder costear los servicios adecuadaos para el cuidado de menores". Es decir, no es en realidad una elección voluntaria, sino forzada por la escasez de recursos económicos. 

"La presencia de las mujeres en la jornada a tiempo parcial certifica que es un elemento estructural en la vida laboral de las mujeres. Es por ello que son necesarias políticas públicas de empleo dirigidas a paliar los efectos del trabajo a tiempo parcial", indica el informe.