Loading
La Asamblea aprueba por unanimidad el informe de gestión

Caja Rural Granada cierra 2016 con un beneficio de 24,7 millones, después de impuestos

E+I+D+i - IndeGranada - Lunes, 24 de Abril de 2017
Caja Rural Granada cerró el ejercicio de 2016 con un beneficio de 24,7 millones de euros después de impuestos.
Asistentes a la Asamblea General Ordinaria de Caja Rural Granada.
Caja Rural Granada
Asistentes a la Asamblea General Ordinaria de Caja Rural Granada.

Caja Rural Granada celebró esta tarde su Asamblea General Ordinaria, en la que los socios han aprobado por unanimidad todos los puntos previstos en el orden del día, entre los que se encuentran el informe de gestión, las cuentas anuales, el informe de auditoría y la propuesta de distribución de excedentes, según informó la entidad en una nota de prensa.

El presidente de Caja Rural Granada, Antonio León, presentó un análisis del contexto económico en el que la Entidad desarrolla la actividad, explicando los aspectos más importantes desde el punto de vista financiero y de resultados de la Entidad durante el pasado ejercicio, en el que Caja Rural ha obtenido un beneficio de 24,7 millones de €,  el  balance ha cerrado en 5.458,5 millones de euros y la ratio de solvencia es del 17,31%, una de las más elevadas a nivel nacional, por lo que estamos ante una de las entidades más solventes de España.

El presidente también destacó el compromiso de Caja Rural con la sociedad a través de Fundación y del Fondo de Educación y Promoción, a los que se destinaron durante 2016 un total de 2,6 millones de euros, invertidos en el desarrollo de actividades culturales, sociales, deportivas, asistenciales y de fomento del cooperativismo, que repercuten en la mejora del bienestar social de nuestro entorno.

Mesa presidencial de la Asamblea General Ordinaria de Caja Rural Granada. Caja Rural Granada

Informe de gestión

El director general de Caja Rural Granada,  Dimas Rodríguez, presentó a la Asamblea con mayor detalle las cuentas anuales y el informe de gestión correspondientes al pasado ejercicio. Durante 2016, Caja Rural obtuvo un beneficio después de impuestos de 24,7 millones de €, de los que 18,0 millones de € irán a incrementar sus reservas, reforzando aún más sus recursos propios y sus perspectivas de crecimiento futuro. El resto estará destinado a nutrir el Fondo de Educación y Promoción y a retribuir las aportaciones al capital de sus socios.

Así, la cooperativa de crédito granadina alcanzó en 2016 un volumen de capital y reservas superior a los 525 millones de €, con una ratio de capital total (solvencia) del 17,31%, 0,38 puntos más que en 2015 y muy por encima del legalmente exigido, siendo una de las entidades más solventes del sector. La ratio de eficiencia se situó en el 49,8%, mejorando la del año anterior y superando a muchas entidades de mayor volumen. En cuanto a la liquidez, también alcanzó una más que respetable ratio LCR del 593%, sustentada en una magnífica estructura de Inversión sobre depósitos del 81,3%.

Todo ello, según Caja Rural Granada, gracias a una excelente labor de la plantilla de la Entidad, que alcanza los 803 empleados, y a una amplia red de oficinas, 197 sucursales, repartidas en las provincias de Granada (157), Málaga (31), Almería (8) y Madrid (1).

Principales magnitudes de la cuenta de resultados

RESULTADOS: Capacidad de generación de ingresos en un entorno de bajos tipos de interés

La Cuenta de Resultados en 2016, generada en un adverso escenario de bajos tipos de interés, tuvo un excelente comportamiento:

·       Margen Financiero: en valor absoluto, alcanzó los 94,6 millones de €, lo que supone una reducción del 11,6% respecto a 2015, como consecuencia del entorno actual de bajos tipos de interés, que ha afectado, de forma apreciable, a la rentabilidad de nuestro activo.

·       Comisiones Netas: se cifran en 29,2 millones de €, ligeramente superiores a las obtenidas en el ejercicio precedente, lo que muestra la cada vez mayor vinculación de nuestros clientes, que confían en la calidad y rentabilidad de los productos comercializados por nuestra Entidad, en línea con la estrategia de banca universal que constituye la misión de Caja Rural Granada.

·       Costes de Explotación: alcanzan la cifra de 67,9 millones de €, un 4,2% inferior a la registrada en 2015, gracias a la política de contención y reducción del gasto emprendida por la Entidad, alcanzando una excelente ratio de eficiencia del 49,8%.

·       Margen de Explotación: con 75,5 millones de € evidencia la capacidad de generación de ingresos de la Entidad y su rápida adaptación a las cambiantes condiciones del mercado, demostrando la eficacia en la gestión de los recursos y costes.

·       Saneamientos: La Caja ha continuado con la labor de saneamiento de los activos más allá de las exigencias normativas. Las dotaciones netas en el ejercicio han supuesto 54,9 millones de €, frente a los 38,1 millones de € de 2015, mejorando la cobertura de los activos problemáticos y aumentando la calidad de la inversión crediticia, que se complementa con una relevante valoración de las garantías que la respaldan.

·       Resultado del Ejercicio: El excedente neto después de impuestos se ha situado en 24,7 millones de €,  de los que 4,7 millones se destinarán a retribuir las aportaciones de los socios, 2,0 millones al Fondo de Educación y Promoción y 18,0 millones a incrementar las reservas de Caja Rural de Granada. Este resultado tan positivo es fruto, sin duda, de una aplicación sistemática de las políticas, procedimientos y prácticas de gestión, con objeto de analizar, valorar y evaluar los riesgos bajo un entorno de bajos tipos de interés, así como de una constante labor de calidad de servicio y vinculación del cliente, en un escenario de fuerte competencia y reestructuración del sector.

 

BALANCE: Crecimiento solvente y gestión competente de la liquidez

Recursos Propios y Solvencia: el continuo reforzamiento de los recursos propios permite obtener unas ratios de capital muy por encima de las legalmente exigidas. Así, Caja Rural Granada cierra el ejercicio 2016 con un volumen de capital y reservas de 525,1 millones de €. La ratio de solvencia se sitúa en el 17,31%, siendo la ratio Common Equity Tier 1 (CET 1) del 16,89%, una creciente cifra que mantiene, un año más, a Caja Rural Granada en el grupo de las entidades más solventes del sector.

inversión Crediticia: al finalizar 2016, el saldo de esta figura del balance ascendía a 3.002,1 millones de €, habiendo aumentado 108,3 millones de € en dicho año, un 3,7%, por encima de lo registrado por el resto del sector, lo que ha favorecido un incremento de la cuota de mercado. En la provincia de Granada, dicho incremento ha sido de más de medio punto, pasando del 14,14% al 14,65%. Es preciso señalar que la labor de financiación a particulares y empresas mantuvo su ritmo creciente, pues durante 2016 entre nuevas concesiones y renovaciones de operaciones de crédito, se han formalizado casi 843 millones de €, un 20,9% más que en 2015.

Activos Dudosos: Se ha continuado con la senda descendente comenzada en el ejercicio 2015, y cuyo efecto en Caja Rural Granada ha sido una reducción del 7,6% en el saldo de esta figura. Consecuentemente, la ratio de dudosidad ha disminuido hasta el 7,67%, 1,4 puntos por debajo de la media del sector.

Recursos Gestionados de Clientes: Durante 2016, se ha alcanzado un crecimiento de 277,3 millones de €, que supone un 7,1% sobre final del año anterior y alcanzar los 4.188,4 millones de €. Sin duda, este crecimiento tiene aún mayor valor si consideramos que se ha producido en un entorno de desvinculación de los productos de ahorro a plazo y de bajos tipos de interés. La Caja ha mejorado sustancialmente en depósitos a la vista y en recursos fuera de balance, lo que ha contribuido a mejorar nuestra cuota de mercado, que, en la provincia de Granada, se sitúa en el 23,30%, frente  al 22,65% de 2015.

 

 

CLIENTES  Y SOCIOS: Vinculación y confianza

Hay que destacar su mayor vinculación con la Entidad, demostrada por un sostenido aumento del número de productos contratados, gracias a la banca de proximidad y calidad comercial de la plantilla de la Caja. La base de Clientes en 2016 alcanza los 420.021 clientes, de los que 103.217 son, a su vez, socios; es decir, 1 de cada 4 clientes es, además, socio de Caja Rural de Granada, lo que consolida nuestro modelo de negocio, basado en el cooperativismo.

 

FONDO DE EDUCACIÓN Y PROMOCIÓN Y FUNDACIÓN: Compromiso Social

Durante 2016 se han destinado 2,0 millones de € a actividades relacionadas con la formación y promoción del cooperativismo, así como a otros fines relacionados con la economía social, como apoyo a colectivos más desfavorecidos o en riesgo de exclusión social, actividades culturales y deportivas, fomento de la investigación e innovación en campos como la salud o el sector primario, etc.; estas acciones reflejan la vocación de compromiso y apoyo constantes contenida en la responsabilidad social corporativa de Caja Rural Granada.

Este compromiso se concreta en la realización de alrededor de 500 actividades en este año, es decir, iniciativas organizadas y patrocinadas por el Fondo de Educación y Promoción o por nuestra Fundación, así como en las que hemos llevado a cabo algún tipo de colaboración. El público al que hemos llegado mediante estas actividades supera las 600.000 personas

GRUPO CAJA RURAL: Solidez financiera y Modelo contrastado en Europa

El Grupo Caja Rural, al que pertenece y con el que está comprometido Caja Rural Granada, está compuesto por 29 entidades que funcionan bajo el modelo de banca cooperativa. El Grupo, constituido en torno a la Asociación Española de Cajas Rurales (AECR), gestiona un total de 57.359 millones de € de activos y cuenta con 8.317 empleados y 2.350 oficinas en toda España.

Este Grupo representa un modelo de “banca de proximidad”, inspirado en otros modelos europeos, como DZ Bank en Alemania, Rabobank en Holanda o Credit Agricole en Francia, que han sido los que, basándose en un esquema federal de apoyo mutuo y economías de escala compartidas, mejor han resistido la crisis financiera, sin necesidad de apoyos o ayudas de ninguna naturaleza, al tiempo que han mantenido su red comercial, evitando el riesgo de exclusión financiera de una amplia población en sus territorios de implantación.

(Se adjunta cuadro con los datos más relevantes correspondientes a 2016)