Campaña Inagra contenedor marrón.
El Banco de ADN acumula muestras de 2.085 familiares y 3.128 procedentes de víctimas exhumadas

La UGR confía en agilizar las identificaciones de víctimas del franquismo y normalizar los plazos para final de año

Ciudadanía - M.A. - Miércoles, 14 de Junio de 2023
El Departamento de Medina Legal, Toxicología y Antropología Física de la Universidad de Granada admite el retraso espera que la ampliación de las instalaciones ayude a solucionarlo.
Instalaciones del laboratorio de la UGR encargado de la identificación genética.
IndeGranada
Instalaciones del laboratorio de la UGR encargado de la identificación genética.

El Departamento de Medina Legal, Toxicología y Antropología Física de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada, encargado de las identificaciones genéticas de las víctimas del franquismo en Andalucía, confía en agilizar estos procesos y poder normalizar el trabajo "para final de año". 

Así lo ha trasladado a los periodistas el profesor Juan Carlos Alvárez, que ha acompañado al viceconsejero de Turismo, Cultura y Deporte, Víctor González, en su visita a las instalaciones del laboratorio, ampliadas y con nuevo equipamiento y personal. 

"Éramos conscientes de que había un retraso, por el volumen importante de exhumaciones", ha señalado, apuntando a que, para solucionarlo, se han remodelado las instalaciones. Al respecto, el viceconsejero ha recordado el convenio que mantiene con el laboratorio para tal fin, asegurando que, a partir de la firma en 2018, se ha destinado a estas instalaciones más de un millón de euros y que hay una asignación anual, de 58.000 euros, para "mantener vivo" el banco de datos.

Para el viceconsejero, es "de vital importancia" la identificación para que "los trabajos que se hacen en materia de concordia lleguen a buen puerto" y los familiares puedan reencontrarse con quienes "perdieron en aquellos renglones torcidos de la historia"

Víctor González ha señalado que, si bien es "fundamental" la localización y exhumación de estos restos, la identificación es "de vital importancia" para que en definitiva "los trabajos que se hacen en materia de concordia lleguen a buen puerto" y que los familiares se reencuentren con quienes "perdieron en aquellos renglones torcidos de la historia". 

Según los datos facilitados por el profesor Juan Carlos Álvarez, el Banco de ADN guarda las muestras de 2.085 familiares y de 3.128 víctimas exhumadas. Como ha recordado el profesor, han sido 68 las fosas exhumadas hasta el momento. Solo en Víznar, en las dos primeras fases, se recuperaron los restos de 49 personas. Hay muestras cedidas voluntariamente por las familias de 33. Un gran número de víctimas procede de Pico Reja, la fosa de Sevilla en la que han sido recuperadas 1.600.

Como ha recordado el profesor y resaltan habitualmente los expertos que trabajan en las exhumaciones, como las de Víznar, una de las mayores dificultades que afrontan es que "por desgracia" ya hay "pocos" hijos de víctimas. Han transcurrido más de 80 años y quedan pocos familiares directos, lo que complica la identificación. 

Una vez que se obtiene el perfil genético de los familiares se compara con el de los restos óseos recuperados. Ese cotejo se hace a tres niveles, uno primero correspondiente a la fosa en la que han sido localizados; un segundo con la provincia; y un tercero con todos los existentes. 

Juan Carlos Álvarez ha reseñado las dificultades que conlleva estos trabajos. Se trata de restos óseos, que son las muestras "más complejas". Además del paso del tiempo, más de 80 años, se suma también las condiciones del terreno, a veces con suelos muy ácidos que degradan los restos, y también porque las condiciones de la inhumación "no son las óptimas". A lo que hay que sumar, como ha reiterado, el hecho de que cada vez queden menos familiares directos. No obstante, ha recordado que precisamente por ello en su día ya se tomaron muestras de familiares. 

La Junta apuesta por la "concordia"

La visita del viceconsejero, acompañado por la persona al frente del Comisionado por la Concordia, Ana Gil, se ha organizado con motivo del 14 de junio, día señalado por la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía para honrar a las víctimas del golpe y la dictadura, una fecha que ha pasado desapercibida. 

Un Día de la Memoria sin actos por parte de la Junta más allá de la visita al laboratorio

Lo que sí ha evidenciado la Junta en esta jornada es la incomodidad que le provoca al Gobierno andaluz hablar de Memoria Histórica, incidiendo, como ha resaltado el viceconsejero en que su apuesta es "la concordia". De ahí que la Junta en su momento prescindiera de la Dirección General de Memoria Democrática apostando en su lugar por dicho Comisionado. El propio presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, ha expresado su intención de derogar la ley andaluza y aprobar una ley de concordia, paso que no ha dado formalmente y sobre el que no parece que se haya avanzado, pues el viceconsejero se ha limitado a responder, a preguntas de los periodistas lo siguiente: "a nosotros nos gusta hablar de concordia, para honrar a la memoria". Realmente, la escasa implicación de la Junta, que va a remolque de las ayudas que llegan del Gobierno de España y del trabajo de las asociaciones memorialistas, tiene en 'stand by' la Ley de Memoria. 

El viceconsejero de Turismo conversa con el profesor Juan Carlos Álvarez. indegranada

Ha señalado también que cualquier plan en el ámbito estatal "escapa a su competencia", en clara alusión a los planes de Feijóo de derogar la Ley estatal de Memoria, y que, llegado el caso, desde Andalucía se estaría siempre dispuesto a realizar aportaciones con el trabajo del Comisionado. 

Si has leído esta información, también te puede interesar: