No tienes excusa: recicla
Opinión por Francisco Vigueras

¿Qué hacer con los restos de Franco?

Ciudadanía - Francisco Vigueras - Viernes, 27 de Septiembre de 2019
El periodista y portavoz de la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación, Francisco Vigueras, analiza en este artículo la decisión del Supremo de avalar la exhumación del dictador.
Imagen del Valle de los Caídos.
IndeGranada
Imagen del Valle de los Caídos.

El Tribunal Supremo ha avalado la decisión del gobierno de sacar a Franco del Valle de los Caídos. El TS no tenía otra opción, pues dar la razón a la familia del dictador frente a un gobierno democrático, apoyado por el Congreso, habría supuesto un desprestigio internacional que este tribunal no podía permitirse. La familia Franco podrá interponer un recurso ante el Tribunal Constitucional, en un desesperado intento de impedir la exhumación, pero es improbable que prospere.

El Supremo ampara, por primera vez, a los familiares de víctimas del franquismo que han tenido que soportar, durante 44 largos años, la infamia de ver al verdugo, enterrado con honores en este mausoleo, junto a sus víctimas. Tenemos que hacer una profunda reflexión. Cómo es posible que un Estado de Derecho haya podido convivir, durante tanto tiempo, con este monumento que rinde homenaje a un dictador sanguinario, responsable de más de 100.000 desaparecidos. Cómo se puede hablar de la transición modélica de 1978 con semejante anomalía democrática, que se ha prolongado hasta 2019. Cómo es que la familia de un dictador ha podido mantener en jaque, durante 15 meses, a un gobierno democrático.Y cómo vamos a explicar todo este despropósito a nuestros jóvenes.

'Descartada ya la Catedral de la Almudena, el Gobierno pretende inhumar a Franco en Mingorrubio, que sigue siendo un destino muy polémico'

La siguiente cuestión es: ¿Qué hacer con los restos del dictador? Descartada ya la Catedral de la Almudena, el Gobierno pretende inhumar a Franco en Mingorrubio, que sigue siendo un destino muy polémico. Tengamos en cuenta que El Pardo sigue siendo un cementerio público y podría convertirse en lugar de peregrinación fascista para hacer apología de la dictadura, prohibida por la Ley de Memoria Histórica. La única alternativa, aceptable en una democracia, sería llevar los restos a un lugar secreto y en una tumba anónima, donde el dictador sea condenado al olvido, como él hizo con sus víctimas, después de asesinarlas. 

Sin embargo, sacar a Franco del Valle de los Caídos es un primer paso, muy importante por su carácter simbólico, pero no suficiente. Junto al dictador está la tumba de José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española, un partido fascista que participó activamente en el golpe militar contra la legalidad democrática de la República y fue responsable de miles de asesinatos. Por este motivo, la tumba de José Antonio también debe ser trasladada a un sitio desconocido, que la ultraderecha no pueda convertir en lugar de culto neofascista.

Y no basta con retirar las tumbas de los dos golpistas. Es necesario desmontar la cruz de 150 metros que corona el mausoleo y las esculturas decorativas, pues representan la Cruzada con la que los obispos dieron su bendición al golpe militar de Franco. Es además un símbolo del nacional-catolicismo con el que la dictadura agradeció a la Iglesia los servicios prestados. Algo incompatible con la Constitución de un Estado democrático que se proclama aconfesional.

Y qué hacer con el Valle de los Caídos, levantado con la sangre y el trabajo esclavo de miles de presos republicanos. Pues hay que desacralizarlo y convertirlo en un espacio de memoria para explicar a los visitantes, con la abundante documentación existente, que en este siniestro lugar la dictadura franquista violó sistemáticamente los derechos humanos. 

Sin olvidar a las 34.000 víctimas, enterradas ilegalmente en Cuelgamuros. Que sus restos sean devueltos a las familias, cuando sea posible la identificación, y sus nombres presidan un Memorial digno de la Democracia.

Francisco Vigueras es periodista y portavoz de la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación.