Loading
En change.org, por los presuntos delitos de odio, contra el honor, y la igualdad

Iniciativa ciudadana recoge firmas para pedir a la Fiscalía que actúe de oficio contra Candel

Ciudadanía - IndeGranada - Sábado, 11 de Noviembre de 2017
Una iniciativa ciudadana, que se posiciona contra la corrupción y en defensa de la sanidad pública, ha emprendido la recogida de firmas para pedir a la Fiscalía que actúe de oficio contra el doctor Jesús Candel; al Colegio de Médico, que culmine los expedientes abiertos contra el doctor y al SAS, para que le exija el cumplimiento de la normativa laboral.
Candel, a las puertas de los juzgados tras presentar una denuncia.
P.V.M.
Candel, a las puertas de los juzgados tras presentar una denuncia.

Auspiciada en change.org, la mayor plataforma de peticiones del mundo, la iniciativa ciudadana, subida este sábado, 11 de  noviembre, requiere “la intervención de oficio de la Fiscalía para que investigue al doctor Jesús Candel/Spiriman por la presunta comisión de delitos de odio, delitos contra el honor, delitos de discriminación y delitos contra la igualdad entre hombres y mujeres”.

La recogida de firmas se produce después de que el pasado martes, El Independiente de Granada desvelara una denuncia firmada por 85 profesionales sanitarios ante la Comisión de Igualdad del Hospital Virgen de la Nieves contra Candel por 'ataques machistas' y 'acoso psicológico' a compañeras y pidieran la reprobación de Spirimán, apodo que usa el doctor en las redes sociales.

La petición a la Fiscalía es una de las cinco reivindicaciones que recoge el documento, que también solicita la “actuación urgente del Colegio de Médicos de Granada para que resuelva los expedientes abiertos contra Jesús Candel y determine si ha vulnerado el código deontológico y actúe en consecuencia”.

Portada en change.org de la petición.

En otro punto, requieren “la intervención de los responsables del SAS en Granada, para que exijan a Jesús Candel el cumplimiento de la normativa laboral interna y las recogidas en los convenios laborales de aplicación en lo relativo a horarios, relación con compañeros/as, usuarios, uso de instalaciones, uso de material, régimen disciplinario... tal como se le exige a cualquier otro trabajador/a de la plantilla, sea funcionario, interino, eventual”.

En las peticiones expresadas, “con el ánimo de avanzar para conseguir un servicio público sanitario eficaz y de calidad que responda a las necesidades de la ciudadanía de Granada”, exige a la Junta de Andalucía “la dotación presupuestaria suficiente” para “garantizar a los granadinos y granadinas una atención sanitaria eficaz y de calidad en el número de hospitales y servicios que sean necesarios, pero determinados con criterios científicos”.

También incluye una petición dirigida a los trabajadores y trabajadoras de los hospitales y Centros de Salud de Granada para que “sigan haciendo su trabajo como lo han hecho siempre, con vocación, de manera ejemplar, con pasión, dedicación y esfuerzo”. “Los usuarios de la sanidad pública les estaremos siempre agradecidos”, subraya el documento.

‘Hoy estamos peor que entonces’

En la argumentación, la petición recuerda las movilizaciones contra la fusión sanitaria, -promovidas por Candel, y que han supuesto las mayores manifestaciones de la historia de Granada- y consideran que,” hoy estamos peor que entonces, en el aspecto sanitario y, sobre todo, en el social. No importa lo que cada persona opine sobre el modelo sanitario, si está a favor o en contra de la fusión hospitalaria: el movimiento liderado por Jesús Candel/Spiriman ha impedido un debate sereno sobre el asunto y ha dejado decisiones cruciales para el futuro de nuestra sanidad pública en manos de plataformas autoerigidas como representantes de los ciudadanos, aunque nadie las haya elegido”.

“Las acusaciones sin pruebas, las campañas de difamación, el señalamiento de quienes opinan distinto para su ‘linchamiento’ virtual, las amenazas, la difusión de datos privados, los ataques personales y a colectivos concretos –a menudo de carácter machista y homófobo– han sido una constante en los mensajes dirigidos por este señor en las redes sociales y en los medios de comunicación”, señala el documento.

La petición subraya: “Estamos en contra de la corrupción y a favor de la sanidad pública, pero no creemos que crear un clima de miedo y odio sea el mejor camino para lograr esos fines” y recalca que “la violencia verbal es la antesala de la violencia física”, tras referirse a los distintos insultos a los que se refiere contra políticos, sindicatos, los médicos que no le siguen y los periodistas que informan.

Contenido íntegro de la petición

"Hace ya un año que se produjo en Granada la primera gran manifestación en contra de la reorganización hospitalaria emprendida por la Consejería de Salud y, aunque muchos ciudadanos están orgullosos de los objetivos logrados por aquellas movilizaciones, lo cierto es que, objetivamente, hoy estamos peor que entonces, en el aspecto sanitario y, sobre todo, en el social. No importa lo que cada persona opine sobre el modelo sanitario, si está a favor o en contra de la fusión hospitalaria: el movimiento liderado por JesúsCandel/Spiriman ha impedido un debate sereno sobre el asunto y ha dejado decisiones cruciales para el futuro de nuestra sanidad pública en manos de plataformas autoerigidas como representantes de los ciudadanos, aunque nadie las haya elegido. Todo esto está costando mucho dinero público y mucho sufrimiento, al envenenar el clima de convivencia entre los profesionales sanitarios entre sí y en su relación con los usuarios.

Las acusaciones sin pruebas, las campañas de difamación, el señalamiento de quienes opinan distinto para su ‘linchamiento’ virtual, las amenazas, la difusión de datos privados, los ataques personales y a colectivos concretos –a menudo de carácter machista y homófobo– han sido una constante en los mensajes dirigidos por este señor en las redes sociales y en los medios de comunicación

Las acusaciones sin pruebas, las campañas de difamación, el señalamiento de quienes opinan distinto para su ‘linchamiento’ virtual, las amenazas, la difusión de datos privados, los ataques personales y a colectivos concretos –a menudo de carácter machista y homófobo– han sido una constante en los mensajes dirigidos por este señor en las redes sociales y en los medios de comunicación. Escudándose en su papel de salvador del pueblo, justifica graves insultos y descalificaciones hacia todo el que no piense lo mismo que él y sus acólitos como un medio legítimo para alcanzar un fin superior. Según él, los políticos (excepto los de un partido) son ladrones, los sindicatos (menos el suyo) están apesebrados, los médicos que no le siguen son corruptos y los periodistas que hacen su trabajo de informar sobre lo que ocurre desde distintos puntos de vista están a sueldo de la Junta de Andalucía. Pero también ha promovido una campaña de boicot a un humilde taxista, publicando su foto y su número de licencia para que sus seguidores pudieran identificarle. La violencia verbal es la antesala de la violencia física. No hace falta saber mucha historia para recordar que este modo de actuar tiene un nombre y ha conducido a episodios trágicos en el pasado.

Estamos en contra de la corrupción y a favor de la sanidad pública, pero no creemos que crear un clima de miedo y odio sea el mejor camino para lograr esos fines. Hasta el momento, Jesús Candel/Spiriman no ha llegado a probar ni una sola de sus graves acusaciones: la única denuncia interpuesta ante la Justicia ha sido archivada por carecer de fundamento. Otras revelaciones sensacionales que prometía resultaron ser meros rumores sin respaldo documental, como él mismo reconoció. Últimamente ha promovido una denuncia colectiva por corrupción contra los dirigentes del SAS de los últimos trece años, que según fuentes jurídicas consultadas responde más a un interés publicitario que judicial, al plantearse la denuncia de manera genérica sin aportar pruebas sólidas.

Estamos en contra de la corrupción y a favor de la sanidad pública, pero no creemos que crear un clima de miedo y odio sea el mejor camino para lograr esos fines

Consideramos que las actuaciones de Jesús Candel/Spiriman no solo enrarecen la convivencia ciudadana, sino que en algunos casos podrían tipificarse como delitos. No comprendemos la pasividad del Servicio Andaluz de Salud, dado que este médico realiza parte de sus vídeos dirigidos contra compañeros y superiores en sus propias instalaciones y durante su jornada laboral, algo que en cualquier otra empresa supondría un despido disciplinario fulminante. Tampoco nos explicamos la inacción del Colegio Oficial de Médicos ante la reiterada vulneración de numerosos artículos de su Código Deontológico. Quizá detrás de la pretendida ‘defensa de una sanidad digna’ haya, después de todo, intereses políticos y económicos que aún estarían por conocer.

Por todo ello, y con el ánimo de avanzar para conseguir un servicio público sanitario eficaz y de calidad que responda a las necesidades de la ciudadanía de Granada los firmantes de este documento, ciudadanos y ciudadanas de Granada, pedimos:

1.- La dotación presupuestaria suficiente por parte de la Junta de Andalucía para garantizar a los granadinos/as una atención sanitaria eficaz y de calidad en el número de hospitales y servicios que sean necesarios, pero determinados con criterios científicos.

2.- La intervención de oficio de la Fiscalía para que investigue al doctor Jesús Candel/Spiriman por la presunta comisión de delitos de odio, delitos contra el honor, delitos de discriminación y delitos contra la igualdad entre hombres y mujeres.

3.- La actuación urgente del Colegio de Médicos de Granada para que resuelva los expedientes abiertos contra Jesús Candel/Spiriman y determine si ha vulnerado el código deontológico y actúe en consecuencia.

4.- La intervención de los responsables del SAS en Granada, para que exijan a Jesús Candel/Spiriman, el cumplimiento de la normativa laboral interna y las recogidas en los convenios laborales de aplicación en lo relativo a horarios, relación con compañeros/as, usuarios, uso de instalaciones, uso de material, régimen disciplinario... tal como se le exige a cualquier otro trabajador/a de la plantilla, sea funcionario, interino, eventual.

5.- Y a los trabajadores y trabajadoras de los Hospitales y Centros de Salud de Granada les pedimos que sigan haciendo su trabajo como lo han hecho siempre, con vocación, de manera ejemplar, con pasión, dedicación y esfuerzo. Los usuarios de la sanidad pública les estaremos siempre agradecidos".

Información relacionada: