Ven al Parque de las Ciencias
El equipo de expertos localiza restos óseos y un proyectil

La fosa de Pinos Genil, al descubierto

Ciudadanía - María Andrade - Jueves, 21 de Noviembre de 2019
Te informamos de los avances de los trabajos para dignificar la memoria de los catorce vecinos y vecinas de Güéjar Sierra que fueron asesinados por los golpistas en septiembre de 1936.
Los trabajos en la fosa de Pinos Genil han dejado al descubierto al menos dos cuerpos.
Equipo técnico de la excavación
Los trabajos en la fosa de Pinos Genil han dejado al descubierto al menos dos cuerpos.

A poco más de metro y medio bajo el suelo, Iván Sánchez y Paula Chirosa, ambos arqueólogos y antropólogos forenses, trabajaban este miércoles retirando cuidadosamente la tierra que cubre los restos que la excavación ha dejado al descubierto. En las paredes de la que fue una fosa asoman las raíces de dos de los cipreses que marcan el camino de entrada al cementerio de Pinos Genil. Y en el fondo, se aprecian, entre otros, los restos de un cráneo, vértebras y costillas. 

Observar los trabajos conmueve. Más aún conocer que mientras se retiraba la tierra apareció un proyectil de un fusil mauser, munición y arma utilizadas durante la guerra civil. Y estremece escuchar que algunos de esos huesos muestran fracturas provocadas antes de la muerte, una evidencia de que pudieron ser fuertemente golpeados antes de arrebatarles la vida. 

Proyectil mauser localizado durante las excavaciones. Foto: IndeGranada

Los restos descubiertos, tras semanas de trabajo, se corresponden al menos con dos cuerpos, según explica a El Independiente de Granada el profesor Francisco Carrión, director de la excavación de la fosa de Pinos Genil, a la que, según las investigaciones de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica (AGRMH) que han precedido a estas tareas, fueron arrojados tras su asesinato a manos de los golpistas, siete hombres y otras tantas mujeres de Güéjar Sierra. 

Hombres y mujeres por cuya memoria luchan sus familias. Ese es el objeto de esta excavación promovida por el Ministerio de Justicia. Comprobar primero, como indican las investigaciones desarrolladas y los testimonios recabados, tanto de familiares como de vecinos de Pinos Genil y Güéjar Sierra, que yacen en ese lugar, para dignificar su memoria. Que sus nombres y apellidos puedan figurar por lo menos en una placa en la que recordarles.

No ha sido fácil llegar a los restos. En los años 50 y 60 se hicieron nuevos enterramientos sobre la fosa original

El hallazgo es todo un éxito para el equipo técnico que lleva a cabo este trabajo -y para los familiares-. El primer sondeo se hizo, sin obtener resultados, junto a la tapia exterior del cementerio. En este segundo punto excavado, a pocos metros de la entrada al cementerio, a la izquierda, tampoco ha sido fácil llegar hasta estos restos. En los años 50 y 60 se hicieron nuevos enterramientos sobre la fosa original. El primer material encontrado al excavar estaba, en palabras de los expertos, descontextualizado. Se encontraron restos sin conexión.

En las últimas horas, sin embargo, el proyectil y la información que ofrecen los huesos encontrados permiten a los expertos dar por localizado "el enterramiento ilegal". Y seguir avanzando para tratar de recuperar los restos y para reconstruir la escena del crimen.

Fotos facilitadas por el equipo técnico.

"Los catorce no van a estar", advierte Carrión, refiriéndose de este modo a las consecuencias de los cambios provocados por los enterramientos posteriores y al propio devenir del tiempo. Han transcurrido, no se puede olvidar, 83 años desde el asesinato de estas catorce personas. Una vez que los expertos descarten la posibilidad de nuevos hallazgos, los restos localizados se extraerán para estudiarlos en el laboratorio. Es un paso inminente. Comenzará en ese momento una nueva fase del trabajo para elaborar un informe antropológico y forense que determinará, entre otros aspectos, si corresponden a hombres o mujeres, sus edades y cualquier otra información que aporten los restos óseos.



Según las investigaciones de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, estos son los vecinos y vecinas de Güéjar Sierra que fueron conducidos, un 13 de septiembre desde esa localidad a Pinos Genil, donde fueron fusilados: Serafina Benavente Campos, 64 años, casada; Francisca Experidón Cabrera, 70 años, casada; Filomena Paula González Sánchez, 46 años, casada; María Molina García, 50 años, viuda; Brígida Romero López, 50 años, casada; Francisca Ruiz Barroso, 46 años, casada; María López (por confirmar); Rafael García García, 41 años, casado; Domingo García Puente, 55 años, viudo; Francisco Lupión García 'Almobar'; y cuatro hombres más cuya identidad se desconoce.

La anhelada reparación para los catorce de Pinos Genil

El director técnico de la excavación expresa, mientras conversa con este diario, su agradecimiento al Ayuntamiento de Pinos Genil y, especialmente, a su alcalde, Gabriel Gómez Mesa. "Nos está ayudando muchísimo", enfatiza. El alcalde, que dictó un bando informando a sus vecinos y vecinas de los trabajos, visita a diario la carpa bajo la que se desarrollan. También este miércoles, una jornada fría en la que la lluvia acabó apareciendo. "Estamos colaborando para lo que haga falta", asegura a El Independiente de Granada subrayando que "todo se está haciendo legalmente".

"Son temas delicados" por tratarse de excavaciones en el cementerio, prosigue para añadir que los vecinos han entendido el sentido de esta intervención. Y destaca que se alegra de que los trabajos hayan dado resultados.

El alcalde de Pinos Genil, Gabriel Gómez Mesa, y el presidente de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica, Rafael Gil Bracero. Foto: IndeGranada

A la colaboración del alcalde también se refiere Rafael Gil Bracero, presidente de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica. "Con autoridades tan sensibles con la Memoria Histórica", la labor se facilita. "Alcaldes tan sensibles son un ejemplo a seguir en otros organismos que, puede que por desconocimiento, lo son menos", manifiesta. 

Las familias, destaca Gil Bracero, quieren "encontrar paz interior y saber qué fue de sus familiares"

Respecto al significado de la apertura de esta fosa, Gil Bracero afirma: "Como asociación estamos muy satisfechos por los trabajos preliminares". Pero, sobre todo, porque se podrá ofrecer a los familiares de estas víctimas del franquismo "datos fehacientes y definitivos de lo que han deseado durante años", que no es otra cosa, como recuerda, que "encontrar paz interior y saber qué fue de sus familiares". Como asociación, añade, "lo que hacemos es escuchar y dar voz" a los familiares, cumpliendo la Ley de Memoria. 

El equipo técnico que lleva a cabo la excavación. De izquierda a derecha, arriba, el profesor Francisco Carrión Méndez, director de los trabajos, junto a Ibrahim Torralba y René Palacios, estudiantes de Grado de Arqueología. Abajo, Iván Sánchez Marcos y Paula Chirosa Cañavate, arqueólogos y antropólogos forenses. En la excavación trabaja además Daniel García Quiroga, doctor en Arqueología, que no aparece en la imagen. Foto: IndeGranada

Más información: