Recicla la ropa que ya no usas. Es un mensaje del Ayuntamiento de Granada
Aprobado por la Junta de Protección Civil el Plan Municipal ante Inundaciones

El entorno del PTS, la zona con mayor riesgo de inundación de Granada

Ciudadanía - IndeGranada - Martes, 22 de Octubre de 2019
El Ayuntamiento de la capital actualiza el plan municipal de prevención y actuación ante inundaciones con un completo trabajo que incluye simulaciones con los riesgos que se plantearían en las peores circunstancias, todo ello para poder establecer medidas y protocolos de intervención.
El entorno del PTS, la zona con mayor riesgo de inundaciones.
P.V.M.
El entorno del PTS, la zona con mayor riesgo de inundaciones.

La Junta Local de Protección Civil aprobó por unanimidad este lunes el Plan Municipal ante Inundaciones, que se acaba de actualizar con un exhaustivo trabajo de la sección técnica de Protección Civil del Ayuntamiento de Granada, una unidad que depende del Cuerpo de Bomberos. El trabajo, calificado esta martes como "brillante" por el responsable de Seguridad Ciudadana, el teniente de alcalde César Díaz (PP), plantea medidas preventivas y protocolos de actuación coordinados entre distintas administraciones si se produjesen avenidas e inundaciones desde los ríos que atraviesan la capital: Beiro, Darro, Genil y Monachil. 

Es la cuenca de este último la "más preocupante" para la ciudad, según ha explicado en rueda de prensa Sergio Iglesias, responsable de la sección técnica de Protección Civil de Granada. Sería ahí donde se registrarían los mayores problemas, que afectarían a edificios estratégicos, como el Hospital del PTS, las instalaciones del 061, y a una gran superficie comercial como es el Nevada. 

La actualización del plan se ha hecho a partir de lo que los técnicos denominan "análisis de retorno", en el que se estudia cómo discurrirían esas inundaciones y qué efectos tendrían. Se hace ese estudio, partiendo de los peores escenarios que se podrían producir. Esos análisis de retorno, como ha explicado Iglesias, se plantean a 100 y 500 años. Porque un episodio de estas características "es más grave cuanto menos frecuente". 

César Díaz con el jefe de Bomberos, Gustavo Molinos, y Sergio Iglesias, responsable del estudio. ayto.granada

¿Qué pasaría ante una avenida de agua procedente de la cuenca del Río Monachil?

El análisis ofrece una detallada respuesta, que era necesaria porque en anteriores estudios no se había abordado con detalle la presencia del Hospital o el Centro Nevada. Se ha elaborado lo que técnicamente se denomina "modelado" específico para esa zona, teniendo en cuenta la zona de Vega y la urbana.

Para la primera zona, en un periodo de retorno de 10 años, gran parte del agua se "laminaría" por la Vega, según ha indicado Iglesias, recordando que precisamente esa es la función de la Vega. Desde la Ronda Sur discurriría por un área muy extensa, con zonas de calado de 15 centímetros e iría progresando por la Vega ya con calados muy pequeños.Sin infraestructuras residenciales ni de otro tipo afectada. Se pasaría de 230 metros cúbicos por segundo a 43, según el análisis.

Si ese periodo de retorno se amplía a 100 años, la avenida sería de 580 metros cúbicos y pasaría a 125. En este escenario se producirían calados superiores a un metro, en zonas muy concretas, y la Ronda Sur actuaría con  efecto talud para el agua. En un análisis de retorno de 500 años, El agua que entraría sería de 931 metros cúbicos por segundo, pasando a 173. Las zonas con calados superiores a 1 metro serían mayores y comenzaría a pasar agua por encima de la Ronda Sur.

En el tramo urbano, en un análisis a 10 años no ocurre nada. Ya en un periodo de 100 años, la Ronda Sur haría efecto presa y derivaría el agua hacia la salida Ogíjares. Y sería la mayor extensión de la inundación. La primera inundación llegaría por la salida de Barranco Hondo a Monachil a la hora y media. Eso daría, según los expertos, "capacidad de respuesta operativa". A las dos horas de la tormenta, el agua se desbordaría por la zona de Carrefour, y a las tres horas comenzaría a inundarse el área del PTS, canalizándose por las calles y con tendencia a discurrir hacia el Nevada (zonas más deprimidas). 

En un análisis a 500 años, la extensión máxima sería un poco mayor y los calados algo superiores.

¿Para qué se hace este exhaustivo estudio? Para tomar medidas de prevención y para diseñar planes de autoprotección de edificios, como pueda ocurrir con el Hospital o incluso con el centro comercial. Al respecto, el responsable de la sección técnica de Protección Civil ha indicado que están a disposición para asesorar en la redacción de esos planes de autoprotección para empresas y edificios singulares. 

En este sentido, Iglesias ha precisado que la actualización del plan ha permitido "clarificar" aspectos como las competencias. En la actualidad hay "un batiburrillo complejo" respecto a estas competencias en limpieza de cauces o desbroces. Y este plan permite dejar "meridianamente claras las tareas". Así, al área municipal de Medio Ambiente le corresponde la limpieza de cauces, barrancos y vaguadas en suelo urbano, todo ello en coordinación con Protección Civil para tener un calendario apropiado para llevar a cabo las tareas. 

Al área de Mantenimiento se le encomienda la conservación de imbornables y colectores, además de embovedados, estos últimos con la participación de los Bomberos, dada la complejidad.

A Obras Públicas le correspondería las revisiones de obras e incluso valorar la oportunidad de construir muros en determinados puntos para evitar inundaciones.  

Medidas de prevención y mantenimiento a partir de las conclusiones

"Son medidas fundamentales porque los estudios se hacen, pero no se implementan medidas. En este caso se proponen también medidas de prevención y mantenimiento, y eso es lo que se está consiguiendo", ha destacado Iglesias que ha hecho hincapié en la importancia de la planificación urbanística, para evitar las construcciones en zonas de riesgo.

También ha subrayado la necesidad de incrementar la colaboración entre administraciones y la concienciación ciudadana. 

A Urbanismo, planificación para evitar construir en zona de riesgo. Protección Civil pretende incrementar colaboración con administraciones y concienciación ciudadana. 

El Centro y el Darro, la otra cartografía actualizada

Además de la Cuenca del Monachil, se ha actualizado la cartografía del Darro. Como ha señalado el responsable de la sección técnica de Protección Civil, y recuerdan aún muchos granadinos, en los años 60 reventó el embovedado. Entonces se instalaron unas rejillas por las que salen aire y agua.

Imagen de Reyes Católicos tras una tormenta en septiembre del pasado año. j.p.s.

El embovedado está dimensionado hasta para periodos de 100 años -si no hay obstrucciones, porque los modelos no tienen en cuenta esas obstrucciones provocadas por ejemplo por vehículos-. Lo que hace este análisis es plantearse a dónde iría el excedente de agua después de esos 100 años. Se ha planteado el escenario para 500 años. 

Lo único que no se ha podido medir es la cantidad de agua que iría a la red de saneamiento y pluviales. Lo ha explicado Iglesias: el agua saldría por las rejillas hacia la calle, pero también inundaría sótanos y aparcamientos, tanto públicos ocmo privados, que actuarían como sifones. Eos embalses subterráneos laminarían la avenida de agua. 

Ante una avenida, el 38% del agua discurriría por la Acera del Darro, otro 34% por Ganivet y el resto, por Recogidas y Mesones

Lo que sí está calculado es el caudal circulante por las principales calles desde la rejilla. El 38 por ciento iría por la Acera del Darro, otra parte muy importante iría a Ángel Ganivet (34 por ciento), y el resto a Recogidas y Mesones (65 metros cúbicos). Todo ello a lo largo de cuatro horas de inundación. El estudio calcula incluso la velocidad a la que discurriría el agua -mayor en el margen derecho de la Acera del Darro, por ejemplo-; y el calado de la aveida, que no pasaría de 0,5 metros en ningún caso, aunque es una altura que puede arrastrar a personas y coches. 

Ha incidido el responsable técnico de Protección Civil en el carácter preventivo de estos datos que, unidos a la red existente que permite saber cúando llegará la tormenta y también los aforos, permite adelantarse y, por ejemplo, desalojar aparcamientos. 

Iglesias ha reivindicado "la cultura de la prevención", que no es noticia, como ha lamentado, pero que permite poner en marcha medidas que reducen los riesgos y el impacto de situaciones como la ocurrida el pasado mes de septiembre, con la gota fría. Ha recordado al respecto los sistemas de alerta que están instalados en los pasos subterráneos de la ciudad, a raíz de esas medidas preventivas, y que activan alertas para cortar el paso de vehículos cuando el agua rebasa los límites. 

Granada, "más segura ante inundaciones", destaca César Díaz

Granada es la tercera zona de mayor riesgo potencial por inundaciones de la Cuenca del Guadalquivir, según ha destacado el responsable de Seguridad Ciudadana, César Díaz, que ha justificado por ello la importancia de que se hayan analizado cuál es la casuística que puede producirse y cuáles son las obligaciones que se establecen a partir de este plan municipal, cuyas conclusiones no constituyen eso, una obligación, "no una opción". Desde la ordenación del territorio y los planes urbanísticos, hasta la puesta en marcha de labores preventivas como limpieza cauces y ramblas, o un esfuerzo en el matenimiento de imbornales, arquetas y colectores. Incluso, según ha detallado, limitar el uso del suelo por ser un espacio con un alto riesgo de inundaciones. 

"Sinceramente creo que Granada está a la vanguardia de la prevención en materia de riesgo de inundaciones. Pero igualmente, no me atrevo a decir que Granada está segura ante una inundación; pero sí está más segura con este plan municipal de acciones de protección en caso de inundaciones", ha enfatizado el teniente de alcalde, que ha recordado que no solo estamos en una zona de riesgo sísmico, también hay un "riesgo alto de inundaciones".