Un verano en el Parque de las Ciencias.
Contundente respuesta a las amenazas de la ultraderecha respecto a los derechos de la mujer

La igualdad no se negocia

Política - J.I.P. - Martes, 15 de Enero de 2019
Con el mensaje claro de que los colectivos feministas y la mayoría de la sociedad granadina no permitirán ni un paso atrás en igualdad y contra la violencia machista, una multitudinaria manifestación ha recorrido el centro de Granada.
Detalle de la cabeza de la multitudinaria manifestación que ha recorrido Granada.
P.V.M.
Detalle de la cabeza de la multitudinaria manifestación que ha recorrido Granada.

"Nuestros derechos no se negocian. Ni un paso atrás en igualdad". Dos mensajes claros y contundentes han sacado esta tarde de 15 de enero a las calles de Granada a mujeres y hombres para rechazar cualquier retroceso en igualdad y contra la violencia de género. 

Convocada por el movimiento feminista, Granada, como en tantas otras ciudades andaluzas y del resto de España, ha respondido así a las amenazas de la ultraderecha que, para dar su apoyo al nuevo Gobierno andaluz que encabezará Juan Manuel Moreno (PP), exigió la derogación de la Ley contra la Violencia de Género y coquetea con la posibilidad de difuminar en una Consejería de Familias los derechos de todos los colectivos.

La marea feminista, que despertó el 8 de marzo pasado, ha vuelto a salir con fuerza a la calle en una movilización respaldada por sindicatos y partidos políticos de izquierda. La Plataforma contra la Violencia de Género 25 de Noviembre, la Plataforma 8 de Marzo, la Asamblea Unitaria Feminista y el Café Feminista de Granada han organizado esta acción. En la marcha, colectivos como los citados, junto a asociaciones de acreditada y respetada trayectoria en la lucha por los derechos sociales de otros puntos de la provincia, como Guadix, Armilla o Maracena, entre otras muchas localidades.

Si 2018 fue el año de la mujer, una marea humana demostró que 2019 lo seguirá siendo. Muchas mujeres, pero también hombres, de todas las edades advirtieron que no consentirán ni un paso atrás, ni un retroceso en los derechos adquiridos para lograr una sociedad más justa pese a que aún queda camino por recorrer. 

En un ambiente festivo, una gran multitud se concentró a las 19.00 horas a las puertas de la sede de la Junta de Andalucía para marchar después hacia la Plaza del Carmen. Pero desde tiempo antes, las calles de Granada próximas ya se llenaban de manifestantes coreando consignas como en las grandes manifestaciones que ha vivido esta ciudad en los próximos años. Consignas como "Si tocan a una tocan a todas", "Ni un paso atrás", entre otras muchas escuchadas el 8M y el 25N junto a las alertas feministas. Era tal la multitud que se manifestaba que en un momento toda Gran Vía se llenaba de la marea feminista.

NUESTROS DERECHOS NO SE NEGOCIAN. NI UN PASO ATRÁS EN IGUALDAD, manifiesto 15 de enero

Las mujeres feministas de Andalucía convocamos a la sociedad de nuestra tierra, de nuestro estado, a que nos acompañe en las acciones que vamos a realizar hoy 15 de enero y en los días venideros, si volviera a ser necesario. Las mujeres feministas en Andalucía advertimos desde ya que vamos a estar vigilantes y organizadas como oposición civil para denunciar este sistema patriarcal que cada día nos agrede, nos viola y nos asesina. Para denunciar la justicia patriarcal que sólo nos cree cuando somos asesinadas, para reivindicar que seguimos siendo nosotras las que sostenemos la vida echándonos a nuestras espaldas el peso de los cuidados y las que realizamos los trabajos más precarizados.

Hoy nos movilizamos con motivo del debate de investidura que materializará el vergonzoso pacto de gobierno en Andalucía en que se está negociando con nuestros derechos, usándolos como moneda de cambio y negando la incuestionable realidad de la violencia machista.

La vigente ley de violencia de género es claramente insuficiente y así lo venimos denunciando, hay mucho aún por mejorar, pero las feministas no vamos a permitir que se dé ni un paso atrás. Ningún pacto de gobierno puede suponer deshacer lo que juntas y con tanto esfuerzo hemos conquistado.

Siguiendo las bases sentadas en el 8M, nuestra lucha seguirá siendo por un feminismo inclusivo, interseccional, antifascista y anticapitalista, que ponga la defensa de la vida en el centro de la economía, de la política y de la cultura. Porque somos conscientes de nuestras opresiones, no vamos a permitir ninguna otra.

Que quede claro: en Andalucía nos van a tener enfrente y bien organizadas, sabemos bien lo qué está en juego, la seguridad de vidas humanas, ni muertas ni heroinas, nos queremos vivas y libres, fundamentalmente libres de miedo a convivir libremente por nuestras ciudades o pueblos, por nuestras costas o montes, de noche o de día, asistiendo a ferias, haciendo deporte, trabajando en fábricas, cocinando, sirviendo copas, o haciendo encajes de bolillos, en bibliotecas o en discotecas,...

No permitiremos ni un paso atrás en nuestros derechos y libertades, de todas las mujeres, vengan de donde venga. Ahora es Andalucía, pero en unos meses esta amenaza de involución se puede hacer realidad en todo el país.