Descárgate la nueva App de Sierra Nevada
séptimo presidente de la Junta y primero no socialista

Moreno se compromete al diálogo "entre todos, sin complejos, sin prejuicios, sin cordones sanitarios"

Política - IndeGranada - Martes, 15 de Enero de 2019
Te contamos el discurso de investidura del que será el próximo presidente de la Junta de Andalucía, el popular Juan Manuel Moreno Bonilla, y sus compromisos.
Juan Manuel Moreno y en segundo plano, Susana Díaz.
Parlamento Andalucía
Juan Manuel Moreno y en segundo plano, Susana Díaz.

El candidato del PP a la investidura como presidente de la junta de Andalucía, Juanma Moreno, se ha comprometido hoy a mantener durante esta legislatura un diálogo "entre todos, sin complejos, sin prejuicios, sin cordones sanitarios", después de que el pueblo andaluz haya votado "cambio" el pasado 2 de diciembre en las urnas.

En su discurso para solicitar la confianza de la Cámara autonómica, Moreno ha prometido un gobierno de cambio para una "transición" en la Comunidad frente a quienes intentan "desestabilizar" el nuevo gobierno antes incluso de que se conforme, "fomentando la crispación y la división social", en relación a la concentración feminista convocada a las puertas del Parlamento, a la que se han sumado dirigentes de PSOE-A y Adelante Andalucía.

Durante su discurso en la primera sesión del debate de investidura que se celebrará este martes y miércoles ante el Pleno de la Cámara andaluza, Moreno ha advertido de que "nadie pierda el tiempo" en intentar desestabilizar al nuevo gobierno y ha indicado que fomentar la crispación y la división social, "aparte de una grave irresponsabilidad va en contra de los principios de libertad y concordia consagrados en la Constitución".

El dirigente 'popular', que ha considerado "natural" que haya resistencia en todo proceso de cambio, ha destacado que, en este caso, "es la que de aquellos que temen perder la posición cómoda que han ostentado durante casi cuatro décadas, incapaces de concitar una mayoría alternativa a la que me propongo liderar".



Moreno, ha prometido actuar con "responsabilidad", y la ha exigido también "a todos", para sacar de la contienda política la violencia de género, y ha apostillado: "quienes sufran violencia encontrarán en mi gobierno un refugio seguro".

"El maltrato es una lacra social que debemos erradicar y hay que hacerlo construyendo sobre lo que ya tenemos; sumando, enriqueciendo, mejorando las leyes", ha defendido durante su discurso de investidura.

Aunque sin referirse de forma expresa a la violencia de género, ha asegurado que quienes sufran "violencia física, psicológica o social, de cualquier tipo y en cualquier ámbito, encontrarán en mi gobierno un refugio seguro, una mano para acogerle y otra para ayudarle a salir del infierno en que viven".

"Siempre hemos estado con los más débiles, y así seguirá siendo", ha resumido.
Asimismo, Moreno ha dicho que esperaba de aquellos grupos a los que durante esta legislatura les toca estar en la oposición, "si no cortesía, al menos el respeto institucional, el mismo que mi grupo y yo les hemos dispensado estos años". "Pero no ha sido así fomentando escraches en actos institucionales como este", ha lamentado el 'popular', quien ha pedido que "nadie se lleve a engaño ni pretenda engañar a nadie porque quienes han marcado este nuevo tiempo han sido los andaluces".

Para Moreno, "la política de titular frente a la gestión es un intento de esconder carencias y falta de proyectos, que no caben personalismos cuando del bienestar común se trata; el reformismo debe ser clave en la salvaguarda de derechos y oportunidades; y la ética se practica, no sólo se predica".

Ha defendido un paquete de más catorce medidas para reformar la educación y ha vinculado la creación de empleo a las "acertadas" políticas educativas.

En su discurso, el futuro presidente andaluz ha apostado por un sistema educativo eficaz que promueva lo valores constitucionales y garantice la promoción social y laboral.

"La educación debe ser una labor conjunta cuya ordenación básica corresponde al Estado, pero el marco competencial que estable el Estatuto nos permite actuar con firmeza para mejorar sus resultados", ha enfatizado.

Así, tras defender que éste "no es un pleno más de investidura del presidente de la Junta de Andalucía, sino algo mucho más trascendental", el presidente del PP-A ha hecho hincapié en que el pueblo andaluz ha votado el cambio "y nosotros, como sus dignos y legítimos representantes, estamos obligados a cumplir ese mandato expresado en las urnas el pasado 2 de diciembre".

Ha expresado su agradecimiento a los andaluces "por abrir las puertas y ventanas al cambio, a la renovación y a la esperanza", y se ha presentado "con la fortaleza de quien sabe que los andaluces han expresado en las urnas de forma inequívoca su voluntad de cambio, pero también con humildad, consciente de la tarea que todos afrontamos y consciente también de que necesito el apoyo de la mayoría de este Parlamento".

'Sin cordones sanitarios"

Moreno, que ha subrayado que el pueblo andaluz además de cambio, también ha votado diálogo", ha sostenido que "un gobierno de cambio, nos obliga a entendernos, a hablar entre todos, a hacer del diálogo la savia nueva de la política en Andalucía; sin complejos, sin prejuicios, sin cordones sanitarios".

Ha dicho ser consciente de que el gobierno de coalición que PP-A y CS han acordado no cuenta con la mayoría absoluta de este Parlamento y, por ello, como candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía, ha alcanzado un acuerdo de investidura con el partido político Vox para alcanzar el cambio y dotarlo de estabilidad.



Se ha comprometido hoy a aprobar una ley del flamenco para protegerlo como una de las principales señas de identidad de Andalucía, así como a crear una tarjeta turística cultural como elemento de promoción de la comunidad.

En su discurso de investidura en el Parlamento andaluz Moreno ha sostenido que la cultura "define transversalmente las señas de identidad material e inmaterial" de la comunidad, por lo que se convertirá en "la clave de bóveda para conseguir la cohesión y transformación social"."
 
Quiero ser un presidente reformista y para hacer reformas y para que éstas den sus frutos se necesita tiempo y apoyos suficientes. En una palabra, diálogo", ha manifestado Moreno, antes de comprometerse a que su gobierno sea "el del diálogo", mostrándose dispuesto "a hablar con todos". "No renuncio a hablar con nadie", ha garantizado el 'popular', quien citando a Suárez, ha dicho que "soy una persona normal y voy a gobernar desde la normalidad".

Para Moreno, en esta sesión de investidura se decide si se quiere llevar a cabo un cambio de ciclo. "Si recibo el respaldo de esta Cámara, Andalucía hará su propia transición a la alternancia política, como han hecho con normalidad todas las demás regiones de España después de la Transición", ha explicado el 'popular'.

'La alternancia impide que lo gobernantes nos creamos eternos'

A su juicio, "la alternancia impide que los gobernantes nos creamos invencibles, intocables y eternos, previene que acabemos confundiendo el interés general con el partidario o que fijemos objetivos de supervivencia personal en lugar de superación colectiva.

Ha anunciado un plan estratégico de competitividad para la agricultura, ganadería, pesca y desarrollo rural para "situar el campo andaluz en la agenda" después de estar "décadas marginado" por el Gobierno andaluz.

En su discurso de investidura, el líder del PP andaluz ha mostrado su deseo de acordar "mediante consenso" un pacto andaluz por el agua para reducir el déficit hídrico y tramitar un nuevo texto refundido de la ley del suelo con el fin de agilizar la gestión urbanística y hacerla sostenible "ambiental y económicamente"

Así, tras defender que "nadie puede tenerle miedo a la democracia", Moreno ha propuesto un cambio "conciliador y real". "El cambio debe ser un revulsivo para una Andalucía que lleva demasiado tiempo ralentizada, en manos de una clase dirigente acomodada a estar en el poder después de tantos años", ha expresado.

No obstante, ha dicho que sería injusto no reconocer que en los últimos 40 años se han hecho cosas buenas en Andalucía. "Siempre lo he dicho y nunca lo negaré", ha advertido Moreno, para quien Andalucía ha progresado en términos absolutos en muchos ámbitos, "pero nuestros servicios públicos siguen sufriendo graves carencias, acentuadas en la última década por la gestión de gobiernos anteriores".

Cita a Machado, Kennedy y Lorca

Para el candidato a la Presidencia de la Junta, "la estrategia basada en hacer lo mínimo creyendo que el cambio jamás se produciría, ya no daba más de sí. La sensación de final de ciclo, como la sombra del ciprés, era alargada. Y el final del ciclo ha llegado. Señorías, el cambio ha llegado a Andalucía".

Moreno, que ha citado durante su intervención a importantes personalidades como Adolfo Suárez, John Fitzgerald Kennedy, Federico García Lorca o Antonio Machado, ha dicho que lo que se propone el nuevo gobierno es "algo parecido a una Transición, y que como Suárez "no puedo asegurar soluciones inmediatas a todos los problemas ni que de la noche a la mañana se satisfagan todas las reivindicaciones, incluso las de estricta justicia, pero sí puedo comprometer y comprometo mi esfuerzo, mi honor y mi fe en Andalucía".

Ha garantizado hoy que su Ejecutivo defenderá la sanidad pública, después de una etapa en la que se ha vivido "un lamentable proceso de desmantelamiento", y ha prometido un cambio en la gestión reforzando a los profesionales.

En su discurso de investidura, Moreno ha recordado que "si el edificio de la sanidad pública se mantiene en pie es gracias al esfuerzo de los profesionales" a pesar de la "gestión errónea" de los gobiernos socialistas.

Ha avanzado que habrá un refuerzo de la Atención Primaria, que se eliminarán las subastas de medicamentos y que se acortarán los plazos de espera de los enfermos oncológicos, entre otras medidas.

Además, se ha comprometido a la equiparación salarial de los profesionales sanitarios y de los docentes con la media nacional, "acabando con la precariedad y el abuso de la temporalidad".

Moreno ha afirmado que buscarán garantizar la igualdad de todos los andaluces, vivan donde vivan, y para ello utilizarán el diálogo, "también con los alcaldes", que para él "son mucho más que representantes de un partido político, son embajadores de sus vecinos".
"Es hora de inundar los despachos de la Junta del sentir de los pueblos y las ciudades de Andalucía", ha dicho Moreno.

Ha asegurado que si la Cámara andaluza así lo decide, "a Andalucía llegará de manera inminente un cambio de estilo, de forma y de gestión que podrá resumirse en varias palabras: respeto, honestidad y determinación". "Respeto hacia los ciudadanos, honestidad en mi trabajo diario, poniendo mi mejor saber y entender al servicio de todos, para procurar a los andaluces una vida mejor, y determinación, siendo un reformista radical, pero con la máxima participación y consenso posibles", ha explicado.

Ha dicho que dialogará y negociará "hasta la extenuación" con los agentes económicos y los sindicatos, a los que ha pedido una colaboración "leal y constructiva" para favorecer la creación de empleo en Andalucía.

"Lo diré una y otra vez: el empleo es el objetivo prioritario de mi programa y la tarea más importante que va a abordar este gobierno es crear empleo", ha subrayado durante su intervención en la sesión de investidura.

Así, ha garantizado que el nuevo gobierno viene "con los brazos abiertos, las camisas remangadas y las manos tendidas para un trabajo arduo que haremos en común, con el espíritu de la concordia, con tesón, porque creemos en nosotros, creemos en Andalucía y porque la voluntad mueve montañas". Según ha precisado, "no hemos venido a demoler lo que se haya hecho bien sino a levantar un nuevo porvenir".

Según ha relatado, el cambio que propone es un cambio "real, un cambio de verdad, pero un cambio conciliador porque el tiempo de las verdades únicas ha terminado". "Mi gobierno no excluirá a nadie, porque a nadie excluye la Constitución y el Estatuto de Autonomía, que serán los únicos límites de nuestra acción de gobierno", ha indicado.

"Vengo a cumplir un sueño colectivo y llego con el ejemplo de los que entregaron su vida al servicio a los demás; llego con el recuerdo de quienes soñaron con este cambio y partieron de aquí sin verlo y llego con la memoria de quienes derramaron su sangre y entregaron su vida por la libertad y la democracia", ha indicado.

Ha cerrado su discurso prometiendo gobernar para todos los andaluces "sin distinción de ideología" y asegurando que "el cambio es ley de vida, si el futuro es el cambio, podemos decir que hoy comienza el futuro de Andalucía".